Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 SÁBADO 29 7 2006 ABC Deportes Landis: Mi cuerpo produce el exceso de testosterona Eligió Madrid y al abogado de Heras para defenderse y negar el dopaje DOMINGO PÉREZ MADRID. Las redacciones se convulsionaron al comienzo de la tarde. Floy Landis citaba a los medios en una hotel de la capital. Había elegido Madrid para realizar su primera comparecencia pública tras el anuncio de su positivo en el Tour de Francia. Ni cuando el domingo ganó en París tuvo encima tantos fotógrafos y cámaras de televisión. Atravesó el pequeño salón atestado de periodistas, rodeado por una nube de flashes, cables, micrófonos... Empujones gritos. Aquella masa informe no empezó a abrirse hasta unos diez minutos minutos después de que el ciclista consiguiera tomar asiento. Poco a poco pudo adivinarse la figura del todavía campeón del Tour. Gorra negra y roja girada y calada hasta las orejas, camisa del Phonak- -todavía su equipo- -y vaquero. Él mismo tomó el micrófono para intentar calmar el alboroto y en un español titubeante pidió: Por favor, asientos, ya Llegaba la hora de la explicaciones. La tradición en cualquier caso de dopaje marca unas líneas argumentales de justificación muy similares y bien conocidas: o la culpa viene de fuera- -una mano negra, una comida o una bebida ingerida de forma involuntaria- -o de dentro- -el deportista produce esa sustancia de forma natural. Lo que casi nunca sucede es el reconocimiento de culpa. Los argumentos de la defensa No existe doping. El resultado que ha dado positivo es perfectamente natural para Landis, puesto que desde juvenil sus parámetros fisiológicos de testosterona y epitestosterona son altos, aún mayores que los de otros deportistas de elite. Un estudio endocrinológico. Para demostrar que la relación entre la testosterona y la epitosterona que ha hecho saltar las alarmas es absolutamente natural y producido por el organismo del ciclista El laboratorio no es fiable. El de París utiliza un sistema, el IRMS, que ya no se usa en ningún otro sitio y ha decidido por su cuenta, sin contar con la UCI, que el positivo es de origen exógeno, algo que debe demostrar el laboratorio. esos altos parámetros. Si lleva toda su carrera sufriendo- -o disfrutando- -esa particularidad fisiológica: ¿por qué nunca había dado positivo antes de esos valores? La culpa es del laboratorio de París y su método de detección. Si lo produce naturalmente: ¿por qué justo da positivo en la etapa, la 17, en la que realiza una increíble exhibi- ción justo al día siguiente de haberse hundido estrepitosamente? No se sabe, pese a que según confesó antes de ese control pasó otros seis en el mismo Tour y 14 antes de la ronda gala. Conociendo su peculiaridad: ¿por qué no lo tenía comunicado a la UCI y al Tour? Uno de sus abogados cortó por la tangente: Sería imposible que cada uno de los 200 participantes presentara un dossier con sus características médicas El caso es que la defensa de Landis se va a basar en tres premisas. La primera es que no existe dopaje, puesto que los valores detectados los produce naturalmente. La segunda se refiere a que, además del contraanálisis- Damos por hecho que volverá a ser positivo porque él lo produce señaló uno de sus abogados- -se va a solicitar un estudio endocrinológico que demuestre que las sustancias encontradas en su organismo las genera su propio cuerpo de forma natural y no tienen nada que ver con sustancias químicas Y la tercera se centrará en el sistema utilizado por el laboratorio de París. El IRMS: No hay ningún laboratorio en el mundo que emplee ya este sistema pues adolece de fallos tremendos y aunque haya dado positivo según ese sistema no quiere decir en absoluto que eso signifique un caso de dopaje Demasiadas incógnitas Tampoco en esta ocasión. Floyd leyó un comunicado- -en inglés, debidamente traducido al español- -en el que enseguida dejó claro que su defensa se iba a basar en causas endógenas. Así, el ciclista estadounidense desveló a la opinión pública mundial que: No existe doping, porque lo único que pasa es que mis parámetros fisiológicos de testosterona y epitetosterona son altos, como los de cualquier deportista de elite, y en casos especiales como el mío, y por motivos naturales, ese índice es aún mayor y esto me viene ocurriendo desde mi época juvenil Hasta ahí todo creíble, lógico y previsible, pero desde ese momento surgieron muchas preguntas sin respuestas concretas. Ni siquiera de sus abogados, José María Buxeda y Luis Sanz, los mismos que defendieron a Roberto Heras, cuando su positivo en la pasada Vuelta a España. Si sufre esa alteración desde muy joven: ¿Cuáles son sus niveles y en cuánto son superiores a los de la gente normal? No lo sabía a pesar de tener ya 30 años, ser un ciclista profesional y haber convivido desde casi siempre con Un laboratorio avanzado y altamente fiable EFE MADRID. Pese a las declaraciones de los abogados de Landis, el Laboratorio Nacional de Detección del Dopaje, ubicado a las afueras de París en Chatenay- Malabry, es uno de los más prestigiosos del mundo y altamente fiable. Aplica hasta cinco procedimientos, de forma automática, que le permiten detectar alguna de las 300 sustancias que la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) considera ilícitas. Su procedimiento permite, entre otras cosas, el cálculo del nivel de testosterona y, mediante una técnica denominada IRMS, distinguir si se trata de testosterona exógena (de síntesis) o endógena y generada por el propio organismo del deportista. De hecho se mide la relación entre la testosterona y la epitestosterona y cuando el resultado es superior a cuatro se considera positivo (era a partir de seis hasta 2005 cuando la AMA decidió rebajar el umbral) El primer análisis de cada muestra de orina se efectúa de manera programada, aplicando cinco procedimientos de búsqueda automática que permiten detectar alguna de las trescientas sustancias definidas como ilícitas por la AMA explicó el director del centro, Jacques de Ceaurriz. En dos o tres días Las muestras llegan primero por avión hasta el aeropuerto de Le Bourget, al norte de la capital francesa, y desde allí por carretera hasta Chatenay- Malabry el mismo día de su toma al final de la etapa. Se analizan al día siguiente y, en general, los resultados están listos entre uno y dos días después, aunque en La técnica denominada IRMS permite distinguir si se trata de testosterona exógena o endógena algunos casos la espera puede prolongarse hasta 96 horas. Se comunican directamente a la Unión Ciclista Internacional (UCI) y a la AMA. Si el examen no revela anomalías, la muestra se clasifica directamente como negativa, pero si advierte la presencia de algún producto ilícito, se realiza una operación de confirmación siempre sin conocer la identidad del deportista, cuyo anonimato se garantiza con un código de barras. Dicho código permite a la UCI llegar posteriormente hasta el corredor que ha dado inicialmente positivo. El contraanálisis sigue un proceso diferente, en el que no se trata ya de buscar alguna de las sustancias, sino de trabajar directamente sobre la que ha generado el positivo añadió Ceaurriz. La nueva prueba se realiza sobre una segunda muestra tomada el mismo día que la primera y los resultados se conocen en pocos días. Como en la primera prueba, el veredicto se trasmite a la UCI y la AMA para que actúen en consecuencia.