Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
En agosto se alza el telón de la fiesta Edimburgosetransformaen verano. Lascallesse llenande atracciones. Losescenariossemultiplican. Lasactuaciones sucedensin se descanso. LapoblaciónseduplicaduranteelFestivaldeagosto POR FELIX ROMEOESCRITOR. FOTOS: GONZALOCRUZ Y REUTERS dimburgo es una ciu- dad que hay que reco rrer caminando: dejarse llevar por sus ca lles, por sus bares, por sus comercios. Está dividida en dos zonas, la del Castillo (Oid Town) y la del ensanche (New Town) alrededor de las cuales ha ido creciendo la ciudad, que no lle ga al medio mifión de habitantes, la segunda de Escocia, detrás de Glasgow. Dividiendo las dos zonas hay una enorme isla en la que se en cuentran Waverley, la estación central; los jardines de Princes Street, un estupendo parque ver de creado en el siglo XIX sobre una zona pantanosa, y la National Gallery of Scotland, un museo de dicado al arte nacional. La Old Town y la NewTown están conec tadas por varias vías, pero la más imponente es el North Bridge. Caminar por la Oid Town es más difidil y también más atracti vo porque, al estar asentada sobre una colina, el trazado está lleno de cuestas, de callejuelas, de cur vas, de escaleras, de pasadizos, de callejones... Su impronta medie val está muy presente. Royal Mlle es la calle principal de la Oid Town y conduce al castifio: está llena de tiendas de souvenirs (kil ts, la tradicional falda escocesapa rahombres; whisky; banderas; ar maduras... La Royal Mlle está cortada por muchas callejas laterales, con es calinatas muy pronunciadas, en las que se escondentabernas y res- taurantes, pero también peluque rías y comercios tradicionales: por algunas de esas calleshay que andar de perfil. En la Oid Town es imprescindi ble visitar el Castifio, al que se ac cede desdeuna gran explanada en la que a veces hay exhibiciones militares, y entrar en la Camera Obscura, una atracción muy sin gular que ofreceuna vista decons truida de la ciudad, y en la cate dral de St. Giles, centro de la refor ma protestante, y en el antiguo Parlamento (más armónico y más hermoso que el nuevo Parlamen to, en el otro extremo de la Royal Mlle, obra de Enric Miralles, bas tante criticado por los escoceses) En el entorno del Castifio (entre el South Bridge y Grassmarket) hay muchos hoteles económicos, y por eso las calles adyacentes es tán llenas de establecimientos pa ra la gente joven: tiendas de dis cos, galerías de arte (la pública Fruitmarket ofrece una curiosa programación) de librerías cool de vinotecas, que tratan de competir con los pubs tradicio nales con sus platos internaciona les y con vino de todo el mundo. Paseoporla ciudad nueva Caminar por la New Town, crea da en el siglo XVffl, es mucho más fácil. Como si estuvieras en un pe queño París. Eltrazado es muy or denado, con calles rectas, plazas, parques y edificios muy annóni cos, surgidos del anhelo raciona lista del arquitecto James Craig. En la New Town está la zona de negocios y financiera. En la que fue sede central de un banco, está uno de los restaurantes más chic de Edimburgo, The Dome (en el 14 de George Street) En la primera periferia de la Oid Town, y hasta la Universidad, está la zona más muiticultural, en la que abundan las kebaberías, los restaurantes indios, los comer cios de inmigrantes... Muy cerca de la Mezquita está el Royal Scot land Museum que funde dos edifi cios en uno: el más antiguo, del XIX, es maravifioso y merece la pena visitarlo, aunque sólo sea pa ra disfrutar de su enorme fuente y del armazón metálico de sus gale rías, donde se alberga una colec ción de maravifias del mundo y, más recientemente, la oveja DoUy, disecada; el edificio más re ciente, del XXI, es aparatoso, pero ofrece en su terraza bar una estu penda vista de Edimburgo. En el distrito de la Universidad abundan los espacios alternati vos: galerías de arte, como Total Kunst (Bristo Place, 3) tiendas vintage cafés trendies Edimburgo es la capital de Esco cia. En las calles ondea la bandera azul cruzada por barras blancas; sus habitantes usan el kilt (que pueden combinar, sin problemas, con unas botas militares hasta las Edimburgolaciudad Stevenson de es de y la Conan Doyle. huella JekyllHyde la La de y y de lastramas criminales sedeja aún sentir, e incluso rutas seguir pasos hay para sus