Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Internacional SÁBADO 29 7 2006 ABC Mientras un médico gana 77 dólares al mes, un ministro se embolsa 4.000 y un director de empresa pública 25.000 socios de Zimbabue, como Sengamines. El partido del presidente ralentizó el compromiso de liberalizar el control de Gécamines y MIBA (las dos principales empresas mineras) pero la presidencia mantuvo el control sobre nuevos contratos y concesiones Gécamines alcanzó acuerdos con compañías privadas en un proceso opaco que garantizó a las empresas condiciones muy favorables (bajos o nulos impuestos, y ninguna obligación de contraprestaciones sociales) Según el acuerdo de paz, el ministro de Minas debería estar controlado por la oposición. Sin embargo señala el informe, justo antes de que el Gobierno de transición tomara el poder, Kabila creó un Comité Permanente para la Reestructuración de Gécamines que transfería el control administrativo a la presidencia Saqueadores congoleños muestran el arma que más tarde utilizaron contra los seguidores del candidato Jean- Pierre Bemba AP Nóminas a individuos sin cuerpo Se cree que hay entre 90.000 y 120.000 soldados y 600.000 funcionarios, aunque una auditoría reciente probó que 70.000 de los 170.000 nóminas de la Administración pública en Kinshasa pertenecían a individuos sin cuerpo. Mientras un conserje gana 50 dólares al mes, un médico 77, un general 80 y un juez 111, un ministro se embolsa 4.000 dólares y los directores de empresas públicas 25.000. Respecto a la tropa, destaca el informe del International Crisis Group, conviene aclarar que en diciembre de 2005, un experto militar extranjero cifró entre 3,5 y 5,8 los millones de dólares que eran distraídos de los 8 millones presupuestados para alimentar y pagar a la tropa. Todas las guerrillas que se integraron en el Ejército incrementaron sus efectivos para granjearse poder político, puestos en la cúspide y atrapar fondos. En los últimos dos años, de los 340.000 uniformados para los que se pedía un salario, 210.000 eran soldados fantasma. Denuncian varios actos fraudulentos ante los comicios de mañana en Congo La paz podría ser breve si no se crea una administración transparente Joseph Kabila, máximo favorito a revalidar su mandato, se ha esforzado estos últimos años en afianzar sus finanzas y las de su partido ALFONSO ARMADA. ENVIADO ESPECIAL BUKAVU. Las calles de Bukavu, capital de Kivu Sur, a orillas del majestuoso lago que da nombre a la provincia, eran ayer un festival de caravanas donde el fervor político por candidatos como Joseph Kabila se mezclaba con la pura euforia y la tendencia a la danza y al jolgorio que parecen nutrir la mitad de la sangre congoleña. Al cierre de la campaña electoral, el actual presidente partía- -especialmente al este del país- -como máximo favorito a revalidar su condición de jefe del Ejecutivo con la legitimidad que le otorgaría el sufragio popular. Sin embargo, los pasos que el antiguo Congo belga da hacia la paz podrían ser de corta duración si el gobierno y los donantes no incrementan sus esfuerzos para crear una administración transparente y sujeta a escrutinio Así se lee en el exhaustivo informe elaborado por el prestigioso International Crisis Group, dado a conocer diez días antes de los comicios, y en el que se denuncian maniobras fraudulentas por parte de Kabila y otros candidatos para afianzar su posición de poder económico y político antes del escrutinio. b El presidente Aunque Congo y corrupción han sido prácticamente sinónimos desde la independencia de Bélgica, en 1960 (Mobutu, una caja fuerte tocada con gorra de leopardo llegó a apropiarse el 20 por ciento del presupuesto nacional) el acuerdo de paz firmado en Suráfrica en 2002, que puso en marcha un proceso que mañana tendrá un momento culminante, situó en puestos políticos y en las empresas a los antiguos señores de la guerra ahora revestidos de flamantes candidatos, e ingentes recursos estatales fueron transferidos para financiar campañas electorales como la actual y suculentas cuentas privadas. Entre el 60 y el 80 por ciento de los ingresos aduaneros han sido desviados de las arcas estatales. Decenas de miles de civiles desplazados por la guerra que devastó el este del país siguen careciendo en gran medida de servicios sanitarios y muriendo a un ritmo de mil al día. En compensación por su apoyo en la guerra frente a Ruanda y Uganda, Laurent Kabila creó empresas mixtas con La Conferencia Episcopal se retracta y llama a votar A. A. BUKAVU. Las presiones de la comunidad internacional, pero sobre todo de los obispos y sacerdotes de la mitad oriental del Congo, especialmente de las diócesis de las provincias Oriental y Kivu, donde conocen de sobra los estragos de la guerra, han obligado a rectificar a la Conferencia Episcopal Nacional de Congo (Cenco) Las amenazas de monseñor Laurent Monsengwo, arzobispo de Kisangani y presidente de la Cenco, vertidas en muchas parroquias, de no reconocer los resultados del escrutinio de las elecciones de mañana, con el argumento de la falta de transparencia del proceso electoral, cayeron como un jarro de agua fría sobre los católicos de regiones como Kivu, donde quedó archidemostrada la voluntad del pueblo de votar: la Constitución fue ratificada por más del 80 por ciento de los votantes, la más alta de este país que es en sí mismo un continente. Tras curarse en salud diciendo que habían realizado una verificación minuciosa de los hechos y un largo escrutinio de las estructuras y personalidades implicadas en las preparación de las próximas elecciones Monsengwuo y el vicepresidente de la Conferencia Episcopal, Tshibangu Tshishiku, hicieron público el jueves un comunicado en Kinshasa pidiendo a los fieles católicos y a todos los electores congoleños que participen masivamente en los comicios y a que no se dejen seducir por la abstención, de forma que se manifieste su voluntad de elegir a los dirigentes de un nuevo Congo Aunque la Cenco se reserva, sobre la base de los informes de los observadores acreditados, minuciosamente examinados, el derecho a juzgar la validez del escrutinio se ha desterrado la hipótesis, lanzada hace menos de una semana desde los púlpitos, de incitar al boicoteo de las primeras elecciones democráticas de la historia del país. Por el contrario, los curas del este habían ya instado a sus fieles a que no hicieran más caso que a su conciencia