Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 Deportes CICLISMO POSITIVO DEL GANADOR DEL TOUR VIERNES 28 7 2006 ABC Landis remata al Phonak, un equipo al límite de la sospecha Camenzind, Hamilton, Santi Pérez, Santos González, Botero, Gutiérrez, Urweider y ahora, Floyd. Ni el código ético de Lelangue ha podido salvar el nombre T. G. -M. MADRID. No nos extraña que el patrocinador, Phonak, se baje de la bicicleta. La empresa Phonak, que ha pagado al equipo durante siete años, había recibido el premio más grande del ciclismo en la hora de su despedida. Harta, cansada de soportar a un pelotón de corredores dopados, la victoria de Landis era un halo de justicia para la empresa suiza, después de haber decidido marcharse de un deporte que la golpeaba periódicamente con jeringuillas y llamadas telefónicas de infarto. Porque Phonak ha sufrido el sobresalto de ocho corredores que han dado positivo en los últimos tres años, El suizo Camenzind, campeón del mundo en 1998, fue el primero que hizo pensar a Phonak en su adiós a las dos ruedas. Dio positivo en 2004 por eritropoyetina (EPO) y fue despedido. El éxito del estadounidense Hamilton en la crono de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 pareció un bálsamo de talco después de la vergüenza sufrida con Camenzind. Ese mismo año se descubrió que Hamilton había recibido sangre de un donante compatible. El colmo fue que Santi Pérez, segundo en la Vuelta 04, también era cazado con la misma trampa. Tom Simpson se escapó hacia el cielo sin saber la causa de su muerte. El belga, en 1978, fue el primer líder del Tour despedido por dopaje. Le cazaron con una pera que contenía orina normal para llenar el frasquito. En el Giro, Merckx y Pantani también dieron positivo La pera de Pollentier TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN Controles sanguíneos propios Esos tres despidos procedentes en una misma temporada dejaron al Phonak fuera de la lista de equipos del ProTour. La casa reaccionó y nombró a John Lelangue como responsable del grupo deportivo. Recibió la misión de hacer borrón y cuenta nueva. Era la última oportunidad que Phonak daba a los ciclistas. Si ensuciaban su nombre, se marcharía de la carretera. Lelangue impuso una normativa para evitar que los ciclistas traicionaran al patrocinador. Los médicos del equipo les sometían a controles sanguíneos antes de las competiciones. Así descartaron a Santos González en la Vuelta 05. Lo que Phonak no podía esperar es que la Operación Puerto implicaría a Botero y José Enrique Gutiérrez en una red de sangre. El suizo Urweider también dio positivo, este año, por testosterona. Después de estos casos, Phonak decidió que en noviembre dejaba el ciclismo. El triunfo de Landis lo recibió como un homenaje en la hora del adiós. Ahora, su positivo ha confirmado el hasta nunca MADRID. La tentación es grande. La inocente Arlene Landis, madre de Floyd, reconocía que su hijo podría haberse dopado para alcanzar el sueño en ese mundo tan competitivo que ella, perteneciente a la iglesia evangélica menonita, rechaza. Arlene, que no utiliza ni la radio ni el internet, no recordará que el dopaje ya existía antes de que pariera a Floyd. El 13 de julio de 1967, en el lunático Mont Ventoux, bajo un sol de injusticia, el británico Tom Simpson (Haswell, 30- 11- 37) falleció en la escalada sin que nunca se descubrieran las razones de su muerte. Allí nació el escándalo sobre un mundo, el del dopaje, todavía escondido en las jeringuillas. Allí, hace cuarenta años, comenzó una duda que hoy, en 2006, es una dura realidad. Once años después, en 1978, el belga Michel Pollentier recibió el dudoso honor de convertirse en el primer líder del Tour que era descabalgado del podio por dopaje. No hubo que realizar ni el control. Había finalizado la etapa en el Alpe D Huez, quedaban seis días para el final y Pollentier fue sorprendido con una pera, repleta de orina, que apretaba para rellenar el frasquito mientras simulaba que orinaba. Protegido siempre por la incógnita de su cáncer y los productos para combatirlo, Armstrong se salvó de la quema en 1999, cuando conquistó el primero de sus siete Tour. Dio positivo, pero justificó con una receta médica la utilización de una pomada a base de corticoides. La misma situación superó Igor González de Galdeano, corredor del Once de Manolo Saiz, en el año 2002. Dio positivo por un producto para luchar contra el asma, el salbutamol. Conservó el maillot amarillo durante una semana y finalizó en quinta posición, pero la Federación Francesa le sancionó con seis meses de prohibición para competir en tierras galas. Heras y Pantani también perdieron la Vuelta 05 y el Giro 99 por dar positivo Años antes (1988) Pedro Delgado sorteo la descalificación gracias a que el probenecide no estaba todavía en la lista de productos prohibidos de la UCI, aunque sí en la del COI. AP EPA Vuelta 05, Giro 06 y Tour 06 Ahora, en 2006, Landis debe perder el amarillo y la Boucle Una derrota que Ullrich, ganador en 1997, y Basso, reciente vencedor en el Giro, sufrieron un día antes de empezar esta edición. Ambos fueron suspendidos para participar por la su implicación en la Operación Puerto Otros triunfadores del Tour pasaron por los Alpes y por los Pirineos sin ser cazados por los vampiros, para caer en los controles realizados en el Giro y en la Vuelta a España. Merckx, ganador cinco veces en Francia, se quedó también con cinco Giros porque dio positivo en 1969, cuando disputaba la vuelta italiana por tercera vez y era maglia rosa con mucha diferencia. Lloró des- consoladamente. Aseguró que bebió de una bota que le entregó un aficionado y ese líquido le liquidó. Las drogas fundieron a Pantani. Se adjudicó el Tour 98 en aquella escapada épica que hundió a Ullrich, para perder el Giro 99 en la penúltima jornada, vestido de rosa, por exceso de hematocrito. Fue su principio del fin. Dos españoles constan en la lista negra de triunfadores destronados. Ángel Arroyo, segundo en el Tour 83, perdió la Vuelta 82, después de haberla celebrado, por culpa del doping El año pasado, Heras fue destituido del maillot oro de la ronda española por otro positivo. Roberto abrió así una etapa maléfica para el ciclismo. Los triunfadores de las tres últimas grandes carreras, Vuelta 05 (Heras) Giro 06 (Basso) y Tour 06 (Landis) han sido acusados de doping Ninguno aprendió de Bahamontes, que decía que su dopaje eran el chorizo y el vino. Quizá por eso sólo ganó un Tour. El equipo de Belda, sin Vuelta y sin patrocinio Golpe mortal para el Comunidad Valencia. Ayer, en apenas una hora, supo que no correrá la ronda española y que la Generalitat Valenciana le retiraba el apoyo económico ABC MADRID. La Operación Puerto sigue cobrándose víctimas. En especial se ha ensañado con Vicente Belda y su equipo. Al Comunidad Valenciana no lo dejaron correr el pasado Tour y ayer supo que tampoco podrá participar en la Vuelta a España (del 26 de agosto al 17 de septiembre) Es una condena de muerte deportiva para el grupo ciclista, pero sobre todo para su director. Hasta última hora, los políticos que subvencionaban al equipo intentaron convencer a Unipublic, organizador de la ronda española, para que no tomara la decisión de apartar al grupo ciclista. A cambio ofrecieron las cabezas de Belda y de la médico del equipo, Yolanda Fuentes, hermana de Eufemiano, el hombre clave y presunto cerebro del caso de dopaje masivo en el ciclismo y en otros deportes que pretende desvelar la Operación Puerto Sin embargo, Unipublic se mostró inflexible y a media tarde de ayer hizo pública una nota en la que comunicaba la decisión de retirar la invitación al Comunidad Valenciana por estar implicado en el escándalo de la Opera- ción Puerto que ha puesto en entredicho el respeto al Código Etico de este equipo profesional Nuestra decisión no prejuzga si las 18 personas relacionadas con el caso son responsables de las prácticas y hechos que se describen. El equipo fue invitado con las condiciones- -y así lo aceptó- -de tener firmado el Código Etico de la Asociación Mundial y no tener un solo incidente en cuestiones relacionadas con el uso de sustancias y métodos prohibidos en la práctica deportiva añadía el comunicado. Poco después otro comunicado oficial, éste de la Generalitat Valenciana, daba por concluido el patrocinio de esta entidad pública con el equipo.