Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 28 7 2006 83 Economía La CNE obliga a E. ON a vender 7.000 MW de Endesa, el 31 de su potencia en España Entre los activos a enajenar están Gesa y Unelco, varias centrales de carbón y la nuclear de Ascó b Todo indica que la alemana aceptará las condiciones impuestas, ya que se puede quedar con la mayor parte de los activos más valiosos de la eléctrica española A. LASO D LOM J. GONZÁLEZ NAVARRO MADRID. El consejo de la Comisión Nacional de Energía (CNE) aprobó ayer por mayoría y con condiciones la opa de E. ON sobre Endesa. Con una artimaña jurídica para sacar adelante su iniciativa, la presidenta Mayte Costa, hizo votar cuatro propuestas separadas y ninguna global, de manera que al final se impuso la mayoría socialista, aunque el ponente de la opa, Jorge Fabra, propuesto por el Gobierno, llegó a votar con los vocales designados por el PP y contra los suyos. Entre esas premisas, asumibles en principio por el grupo alemán, está la de desinvertir activos de generación que suman 7.000 MW de potencia, lo que supone, como adelantó ayer ABC, el 31 de la capacidad total de Endesa en España. No obstante, dada la presencia de activos nucleares en el mix de desinversiones, las condiciones impuestas podrían afectar a cerca del 40 de la potencia de Endesa en España. En todo el mundo suma 46.000 MW. Esta cifra es casi el doble de lo que la CNE exigió hace ocho meses a Gas Natural cuando aprobó su opa sobre Endesa. Entonces, la gasista debía vender 4.300 MW de Endesa. La diferencia está en que en este caso se trataba de una operación entre dos compañías españolas que comparten los mercados eléctrico y gasista, mientras que con E. ON se ha aplicado la nueva legislación aprobada por el Gobierno español que amplía las competencias de la CNE para poder examinar estas operaciones, ya que, hasta ahora, no debían pasar por sus manos las opas de grupos extranjeros sobre grupos energéticos nacionales. De esos 7.000 MW, casi 4.000 MW corresponden a la potencia que tiene instalada Endesa en Baleares (Gesa) Canarias (Unelco) Ceuta y Melilla. El resto se repartiría entre varias centrales de carbón (Compostilla, Teruel y Anllares) y la nuclear de Ascó. También la obliga a ceder la gestión del resto de sus nucleares (Almaraz, Garoña Vandellós y Trillo) Por la mañana, los nueve vocales del consejo de la CNE votaron la propuesta de vetar la opa, opción que fue rechazada por ocho votos contra uno. Después se votó la aprobación de la operación sin fijar ninguna condición, que también se rechazó por unanimidad. En una tercera votación, los conseje- ne abierto un expediente sancionador contra España. Algunas fuentes consultadas dan por seguro de que además de desinversiones de activos, la CNE podría plantear una segregación de algunos de los negocios de Endesa. Por ejemplo, los mercados eléctrico y de gas de Cataluña y Andalucía. Pero da la casualidad de que si hay ventas de activos, la Comisión Europea podría entrar a analizar la decisión de la CNE y hasta cuestionarla. ¿Pacto entre gobiernos? Todas las fuentes oficiales del Gobierno rechazaban ayer la posibilidad de un pacto con E. ON, si bien algunas reconocían que la actitud de la alemana había cambiado en las últimas semanas, sobre todo a partir de la intervención de Carlos Solchaga, ex ministro de Economía en los gobiernos de Felipe González. La resolución de esta crisis supone un espaldarazo al vicepresidente económico, Pedro Solbes, que durante todo este proceso ha sido más partidario de menos intervención que otros departamentos del Gobierno como Industria o Moncloa. Lo cierto es que hasta hace poco la compañía alemana que preside Wulf Bernotat, quizás por sentirse amparada por la CE, había rechazado las aproximaciones de los emisarios gubernamentales. Al parecer, los verdaderos contactos se han llevado a cabo entre los gobiernos español y alemán para evitar burlar la ley por lo que se da por seguro que con estas condiciones E. ON seguirá adelante ya que se lleva la mayor parte del pastel de Endesa como sus valiosos activos en Europa e Iberoamérica. Algunas fuentes aseguraban ayer que la única forma de interpretar el cambio de actitud del Gobierno en este asunto sería por su inquietud ante una aproximación entre la dirección de Endesa con representantes de La Caixa y su filial Gas Natural para hacer frente a E. ON, que podría haber empezado hace pocas fechas. El Ejecutivo no habría querido seguir dejando en manos de empresarios afines al PP la mayor eléctrica española. Otras fuentes también aseguraban ayer que si ha existido una mínima aproximación entre E. ON y el Gobierno, el actual equipo directivo de Endesa que encabeza su consejero Rafael Miranda podría tener los días contados. Sobre este asunto, el PP criticó ayer el papel ridículo e intervencionista del Gobierno en todo el proceso, pues considera que existen razones suficientes para que se exijan responsabilidades políticas derivadas del intervencionismo gubernamental Wulf Bernotat, presidente de E. ON, en una reciente rueda de Prensa ros respaldaron también de forma unánime autorizar la opa con condiciones. Ya por la tarde, el consejo debatió una a una las condiciones que se iban a imponer al grupo alemán. EFE Espíritu del real decreto Las condiciones impuestas se adaptan fielmente al espíritu del real decreto de marzo del ministro de Industria, José Montilla, que amplió las competencias de la CNE para que el organismo pudiera no sólo analizar esta operación, sino también vetarla o condicionarla. Precisamente por esta nueva norma, la Comisión Europea (CE) tie- Se abre la veda a opas hostiles contra las mayores empresas españolas La aprobación de la opa de E. ON sobre Endesa por la CNE con condiciones más que asumibles por la alemana abre la veda a una mayor entrada de compañías extranjeras en España de forma no consentidad, es decir, por opas hostiles, según los analistas consultados. Algunos hablan incluso del fin de la industria española. La decisión de abrir la puerta a E. ON, después de haberle mantenido un fuerte pulso durante muchos meses, será interpretado como un síntoma de debilidad del Gobierno Zapatero. Este hecho, unido a la reciente supresión de la famosa golden share (acción de oro) pone en situación de máximo peligro de opas hostiles a compañías como Telefónica, Repsol, Iberdrola, Iberia y hasta los grandes bancos Santander y BBVA, entre otras muchas, que compiten con grupos internacionales con mayores capitalizaciones bursátiles y más ingresos. El hecho de que además muchas de las grandes empresas españolas lleven ya un tiempo invirtiendo en otros mercados, aunque en cierta forma las blinda, también las hace más apetecibles para grupos mayores.