Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional VIENTOS DE GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO VIERNES 28 7 2006 ABC El líder de Fatah en el Líbano, Sultán Abu Riad asegura que desde el comienzo de la ofensiva los milicianos de Hizbolá dijeron que lucharían solos, y así lo están haciendo. En Tiro, los tres campos de refugiados están regidos por su organización Hizbolá no necesita a los palestinos TEXTO Y FOTO: MIKEL AYESTARÁN SERVICIO ESPECIAL TIRO. Los miles de palestinos que viven como refugiados en el Líbano soportan una doble guerra, la que asola su Gaza y Cisjordania desde hace años y la que desde hace dos semanas golpea su país de adopción. En los campos no hay milicianos de Hizbolá, sólo ciudadanos libaneses que nos han pedido refugio y les hemos abierto las puertas. Somos pobres, pero lo poco que tenemos lo vamos a compartir con ellos, que se han convertido en refugiados dentro de su propio país Sultán Abu Riad es un hombre directo. Vestido de militar, con pistola en la cintura, es el líder de Fatah en el Líbano y tiene escondites en cada campo del país. Ayer se encontraba en Tiro visitando a las cientos de familias libanesas desplazadas. Dentro de la misma ciudad se encuentra Al Bass, a las afueras, Er Rachidiye y Borj el Chmali. Pasear por sus callejuelas es como trasladarse a Gaza o a los campos de Cisjordania. Retratos de Arafat, fotos de mártires, niños por todos lados y pobreza, mucha pobreza. Miedo e indefensión La guerra les ha cogido en la mitad y los campos de la zona sur ya han recibido catorce misiles que no han provocado muertos, pero sí inumerables destrozos. Entre la gente se palpa el miedo, la tensión, se sienten indefensos y saben que si Israel provoca una matanza, nadie va a mover un dedo por ellos. La gente puede pensar lo que quiera, es cierto que el enemigo común es el mismo, pero esta es la guerra de Hizbolá y no vamos a meternos. No ha hecho falta ofrecerles ayuda porque desde el comienzo nos dijeron que lucharían solos, y así lo están haciendo. Ninguna de las facciones palestinas entrará en guerra sentencia Abu Riad que conoce personalmente al jeque Nasralah y opina que es un hombre honesto porque cumple lo que promete Hizbolá no está en los campos y, sin embargo, Israel ha atacado desde el aire. Los palestinos, aunque quieran, no pueden huir porque ni disponen de los medios, ni tienen a donde ir. Así que viven prisioneros en sus propios campos, bien custodiados por personal de Fatah, que es quien tiene el control de las armas. Sólo atacaremos en caso de que se acerquen a nuestros dominios, entonces sí lucharemos. Lo que lamento es que esta guerra ha servido para que Israel tape las masacres que sigue cometiendo en Gaza. Nadie habla ahora de Palestina, todos los informativos se centran en el Líbano, pero allí hace un par de días asesinaron a cuarenta personas denuncia Abu Riad un dirigente militar convertido en político que asegura no tener miedo a un posi- Sultan Abu Riad cabeza del movimiento de Fatah en el Líbano, ayer en Tiro junto a una gran foto de Yaser Arafat ble ataque de Israel porque está acostumbrado En Er Rachidiye, como en Al Bass, cientos de familias libanesas se han cobijado en las escuelas y esperan a que pasen los ataques para volver a sus casas. Han escuchado la noticia sobre un convoy de la ONU que ha llegado a Tiro con más de noventa toneladas de medicinas y alimentos de primera necesidad, pero hasta el momento no han recibido nada y la necesidad apremia. ¿Vale más la vida de un judío que la de tres millones de árabes? ¿Cómo pueden justificar esta guerra por el secuestro de dos soldados, que están vivos, cuando ellos matan a civiles cada día? Y no pasa nada, encima siempre nosotros somos los malos de la historia lamenta Sheikh Hassam, líder religioso de la comunidad, una persona muy cercana a la gente de todas las facciones y que, como el líder de Fatah, piensa que Hizbolá no va a pedir ayuda a los palestinos para defender el Líbano. Sultán es reacio a las fotos y sólo accede a salir hasta el hall de su habitación en Er Rachidiye, nada de exteriores que puedan localizar el lugar. Aunque asegura no tener miedo, sabe que es una persona buscada por Israel y también sabe cómo terminan los que como él, tienen a los servicios de inteligencia hebreos detrás. Está siguiendo la guerra con intensidad y su opinión es que Hizbolá está dando toda una lección de resistencia. Israel nunca podrá con ellos militarmente, nunca Sólo atacaremos en caso de que se acerquen a nuestros dominios, entonces sí lucharemos Una carretera llena de coches con pañuelos y sábanas blancas M. AYESTARÁN TIRO. El éxodo masivo de ciudadanos del sur sigue llenando cada día la carretera de coches con pañuelos y sábanas blancas que huyen de la línea del frente. El Ejército hebreo continúa con el lanzamiento de octavillas en la región de Tiro para advertir a los ciudadanos de la zona que se marchen porque es una zona donde almacenan y desde donde lanzan sus misiles Katiusha contra los ciudadanos de Israel La batalla principal en los últimos días se libra en Bint Jbail, feudo más duro de Hizbolá y que el Ejército hebreo no termina de conquistar. Vecinos de los pueblos cercanos llegan a Tiro tras dos días caminando y sus testimonios son estremecedores. Allí no hay cámaras de televisión, ni fotógrafos y sólo se difunde la información que dan ambos bandos. Estos supervivientes hablan de que no queda una sola casa en pie, de explosiones permanentes y de olor a muerto. Por otro lado, a lo largo de la jornada de ayer, el Unifil, misión de las Naciones Unidas para el Líbano, preparó un convoy de autobuses para evacuar a los foráneos y a los libaneses con pasaporte extranjero que permanecen aislados en la ciudad fronteriza de Naqoura desde el inicio de las hostilidades. Dos tanquetas de Naciones Unidas custodiaban la caravana que partió de la ciudad de Tiro horas después de conocerse el ataque sobre la oficina de la ONU, en el que murieron cuatro funcionarios.