Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 28 7 2006 Nacional TRAGEDIA EN LAREDO 17 Los bomberos, según los testigos, llegaron a los 22 minutos del estallido; antes, Guardia Civil y Policía Local habían hecho varios rescates El lugar de vacaciones de miles de vizcaínos Laredo, una localidad ayer conmocionada por la tragedia, es una villa turística elegida como lugar habitual de veraneo y en la que tienen su residencia de fin de semana miles de vascos, como las cuatro de las víctimas mortales del suceso. La proximidad a Bilbao- -a 57 kilómetros de distancia, que se recorren en unos treinta minutos por autovía- -y los cuatro kilómetros de su playa Salvé son algunos de los atractivos que encuentran los turistas vascos en esta villa de la zona oriental de Cantabria. De hecho, entre el 80 y el 85 por ciento de los alrededor de 90.000 veraneantes que recibe la localidad son vascos y, de éstos, casi la totalidad proceden de Vizcaya, limítrofe con Cantabria. Aunque la población empadronada en el municipio ronda las 14.000 personas hay algunos fines de semana, como el pasado, en que ha llegado a tener 200.000 según explicó el alcalde, quien resaltó la vinculación con el pueblo de las víctimas mortales de la deflagración. No eran gente sólo de veraneo. Aunque sólo vinieran fines de semana, vivían aquí El Ayuntamiento decretó tres días de luto oficial y dispuso una oficina de atención a los damnificados. Por su parte, los familiares de las víctimas recibieron ayuda psicológica de un equipo de profesionales puestos a su disposición por el Gobierno de Cantabria, que expresó en una declaración su solidaridad con las víctimas, al igual que el lendakari, Juan José Ibarretxe y el Gobierno de la nación, que lo hizo a través del ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar. La falta de noticias sobre las otras tres personas muertas, Jaime Bilbao Azqueta; su esposa, Trinidad López Lanza, y su hija, Ana María Bilbao López, también provocó que sus familiares más directos vivieran un auténtico calvario. Iñaki, hermano de Trinidad López, y su esposa Margarita veían cómo pasaban los minutos y sus allegados no aparecían. Finalmente se confirmó la fatal noticia. Algunos vecinos aseguraron a este periódico que incluso podría haber sido peor, porque habitualmente solían residir en esa casa otros tres nietos de corta edad, que afortunadamente ayer no estaban. Además de las víctimas mortales, el suceso provocó heridas graves a otras cuatro personas, entre ellas un niño de 4 años que está ingresado en el Hospital de Cruces con grandes quemaduras. Más que miedo pasaron pánico los vecinos afectados. Mientras unos pocos lograron escapar de las llamas y del humo arriesgándose por las escaleras o saltando de una zona a otra por las barandillas, otros tuvieron paciencia y esperaron el rescate de los bomberos con el camión auto escala. Personas con pijamas, en bata, con zapatillas o descalzas se alejaban del lugar. Los heridos fueron trasladados al hospital, muy cercano; otros muchos aguardaron en la calle con pequeños enseres. Imperceptible por el olfato humano Una fuga de propano en una cocina doméstica del segundo piso fue la causa de la explosión y el posterior incendio, que se extendió por dos plantas del edificio. Un escape de este tipo de gas no es perceptible por el olfato humano y su mezcla con el aire en unos niveles determinados y en contacto con alguna chispa, como las causadas por un frigorífico o un mechero, hace que explosione. El presidente cántabro precisó que la explosión fue terrible y lanzó objetos a más de 40 metros. Mientras, la polémica está servida por la supuesta tardanza de los bomberos. Como suele suceder, cada cual hacía sus cuentas y contaba una versión diferente. Lo que este periódico pudo vivir en directo es que la deflagración se produjo a las 04.25 horas. Apenas unos minutos después, la Policía Local recibe el aviso de numerosos vecinos, y a su vez lo pone en conocimiento del 112, quien pone en marcha todo el operativo. El parque Comarcal de Emergencias asegura que en siete minutos estaba el dispositivo activado. La distancia existente entre esas instalaciones y el inmueble afectada no llega a los dos kilómetros. La primera motobomba- cisterna en aparecer, según comprobó este periódico, lo hizo 22 minutos después del suceso. Desde minutos antes, policías locales y guardias civiles se jugaron la vida para rescatar a varios atrapados.