Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional CAMPAÑA ELECTORAL EN CATALUÑA VIERNES 28 7 2006 ABC ¿A QUÉ JUEGA EL ALCALDE? ODA gay en la Plaza de la Villa de Madrid. Oficia RuizGallardón, no Zerolo. La noticia se produce a los pocos días del congreso de las familias del mundo en Valencia y cuando aún está vivo para los madrileños el recuerdo de la manifestación que llenó el inmenso espacio que va de Colón a Neptuno, de la Puerta de Alcalá a Sol. El anuncio de la boda gay que bendecirá civilmente el alcalde de la capital de España va a ser (está siendo ya) una provocación. El desafío de Ruiz- Gallardón es doble. Por un lado, lo es a Mariano RaCÉSAR joy y a su partido; ALONSO DE por otro, a su elecLOS RÍOS torado. Respecto al primero hay que suponer que el alcalde se lo ha comunicado a Mariano Rajoy. En ese caso, ¿ha dado su visto bueno el líder del PP? Si es así, ¿en qué queda la línea del Partido Popular en relación con los matrimonios de homosexuales y con la defensa de la familia en este orden de cosas? Si, por el contrario, el líder del PP se ha enterado por los periódicos, ¿podríamos saber qué le ha dicho el alcalde? Luz y taquígrafos para la boda gay en la Casa de la Villa. Resulta obligado. Ya Rajoy tuvo que aguantar la ocurrencia de Pérez Touriño. El otro desafío que hace Ruiz- Gallardón al comportarse a lo Zerolo es para su electorado. No es esta una cuestión baladí. Para muchos miles de ciudadanos, la defensa de la familia es más trascendental que el soterramiento de la M- 30. De los centenares de miles de ciudadanos madrileños que se manifestaron por la defensa de la institución, ¿cuántos pueden pasarle la factura del voto a Ruiz- Gallardón en las municipales de mayo? Hay gentes que sospechan que Ruiz- Gallardón está en una jugada política cuyo sentido, por otra parte, no acaban de ver... La verdad es que no es fácil encontrar el sentido político que puede tener para el alcalde su papel en esta boda. Desde luego, no responde a la lógica electoral si tenemos en cuenta la mentalidad de la inmensa mayoría de los ciudadanos que votan al PP. ¿Es que Ruiz- Gallardón sospecha que la pérdida de votantes clásicos del PP podría ser compensada por madrileños de izquierda? O acaso el alcalde pueda pensar que las gentes votan al partido más que al candidato, o que los votantes del PP son masoquistas. O que él- -RuizGallardón- -está por encima del PP y de la línea que éste define en sus congresos y mantiene en el Parlamento... Decididamente, este alcalde me desborda. B Zapatero, Maragall y Montilla coincidieron ayer en Barcelona ELENA CARRERAS Zapatero se olvida de su pacto con Mas y aplica ya el Estatuto en apoyo de Montilla Pacta con Maragall que Gobierno y Generalitat se reúnan en septiembre de CiU acusa al presidente del Gobierno de incumplir el compromiso alcanzado en Moncloa de desarrollar el texto con el acuerdo de todos ÁNGEL MARÍN BARCELONA. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, acordaron ayer que a primeros de septiembre se reúna la comisión bilateral Estado- Generalitat y la de infraestructuras- -dos de los tres organismos, junto a la comisión mixta de asuntos económicos y financieros, contemplados en el Estatuto catalán, que entrará en vigor el 9 de agosto- El gesto de Zapatero de aceptar ahora la demanda de Maragall, una petición que el mandatario catalán ya le realizó en su visita a La Moncloa del pasado 22 de junio, permitirá al ejecutivo catalán, actualmente en minoría tras la salida de ERC, capitalizar el despliegue del Estatuto ante las próximas elecciones autonómicas, previstas para el día 1 de noviembre. El nuevo candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, el ministro José Montilla, que se incorporó posteriormente a la reunión, también podría rentabilizar el hecho de que los catalanes empiecen a visualizar algunos avances en autogobierno y en infraestructuras. b El líder Cariño para los catalanes, y más a Maragall Para Cataluña, con cariño, con lealtad, con admiración, en el año del Estatuto, en el año de un autogobierno pleno. Con cariño para todos los catalanes y, especialmente, para Pasqual Maragall Esta es la dedicatoria que el presidente del Gobierno plasmó ayer en el libro de honor de la Generalitat. En su segunda visita oficial a la sede del gobierno de Cataluña, Zapatero pasó revista a una formación de los Mossos d Esquadra antes de acceder al Palau de la Generalitat, donde mantuvo una reunión con el presidente catalán, que le obsequió con un ajedrez con figuras de Gaudí y un ejemplar del Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña en el que se publicó el Estatuto. tencial entre el Estado y la Generalitat y la segunda para fiscalizar la inversión del Gobierno en infraestucturas. En los siete próximos años, según el Estatuto, el Ejecutivo construirá nuevas infraestructuras en territorio catalán por un importe igual al que representa el PIB de Cataluña en el conjunto de España. En esta ocasión, Zapatero ha desoído la reiterada petición del presidente de CiU, Artur Mas, de no aplicar el Estatuto antes de los comicios catalanes porque un gobierno agónico no puede tomar decisiones importantes. Las amenazas de CiU Tras conocer el pacto entre Zapatero y Maragall, el líder nacionalista advirtió de que si logra formar gobierno después de las elecciones, revocará todos los acuerdos que se adopten en las mencionadas comisiones si no son consensuados previamente con CiU. Tras lamentar esta decisión unilateral Mas resaltó que Zapatero ha desatendido su compromiso de desarrollar el Estatuto con el acuerdo de todas las formaciones catalanas que apoyaron el texto. Una promesa que, según reveló Mas, le hizo durante las conversaciones que mantuvieron para pactar el nuevo texto. Tanto CiU como ERC calificaron de electoralista la decisión de permitir al gobierno de Maragall el despliegue del Estatuto. La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y el consejero de Presidencia de la Generalitat, Joaquim Nadal, serán los encargados de poner en funcionamiento las dos comisiones: la primera para resolver los desacuerdos en política compe-