Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión VIERNES 28 7 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7.28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Mañana en HA LLEGADO LA ORQUESTA DE ROBOTS El PSOE y la paz El PSOE ha entrado de lleno en un peligroso discurso pacifista. Los socialistas abogan por la paz, pase lo que pase. Este discurso termina en que el PSOE critica todo lo que suene a Occidente y a libertad. Hoy nuestras relaciones exteriores se basan en llevarnos bien con populistas y con tiranos. La crítica socialista hacia Israel es una crítica hacia Occidente y hacia la libertad, que son los valores que imperan en Israel. Luego se enfadan cuando los tachan de antisemitas. En cambio, no critica el PSOE los atentados terroristas de Hizbolá o de Hamás. Sólo se critica el derecho que tiene Israel a defenderse. Este discurso pacifista, además de peligroso, se cae por su propio peso. ¿Alguien podría hoy decir que frente a Hitler habría que haber sido pacifista o mirar hacia otro lado? En aquellos momentos, pocos supieron verlo. Entre los pocos que supieron ver claramente que, ante dictaduras como la de Hitler, había que actuar con contundencia estaban Churchill y Karl Popper. El PSOE, en vez de tomar ejemplo de la Historia, se dedica a manifestarse en las calles contra el derecho a la defensa que tiene Israel. Manifestación, presidida por Pedro Zerolo, que todavía no ha condenado las ejecuciones de homosexuales iraníes por el simple hecho de serlo. Frente al terrorismo no vale ser neutral ni mirar hacia otro lado. No se puede abogar siempre por el pacifismo. Como decía Von Mises: El pacifismo completo e incondicional equivale a una rendición incondicional ante los tiranos más despiadados Álvaro Lodares Pérez Madrid N O. No es una más de esas orquestas de los países del Este europeo que llevan años inundando los auditorios occidentales; de impecable técnica y nula sensibilidad; de disciplina cabal y profesionalidad intachable, pero que tocan un vals de Strauss con el ritmo sincopado de una marcha militar y convierten las 54 negras por minuto de un adagio clásico en un andante de más de 66, LUIS IGNACIO que parece PARADA que tienen prisa por quitarse de encima esa especie de smoking- uniforme que luciría con más naturalidad un pingüino. No. Lo que ha llegado a la Campus Party de Valencia es una orquesta de auténticos robots. ¿Qué crítico musical osaría decir que, en algunos pasajes, los cybermúsicos sonaban más cálidos, más inspirados, más humanos que muchos de esos conjuntos que se despachan el Concierto para violín en mi menor de Mendelssohn en poco más de un cuarto de hora, y eso que apenas dura 21 minutos? Ya hay robots capaces de pintar coches, desactivar explosivos, limpiar la casa, navegar por internet, hacer operaciones quirúrgicas. Han inventado autómatas programados para torear, como los toreros modernos; jugar al ajedrez, aunque todavía no saben ganar a los grandes maestros; capaces de autorreplicarse, pero afortunadamente incapaces de mejorar la especie. ¿No era suficiente? Hace años, un grupo de ingenieros de la Universidad de Hull, al norte de Inglaterra, inventó una compleja serie de mecanismos para dotar a los robots de vista y tacto. Pero mientras las máquinas musicales no estén de buen o mal humor; cansadas o felices; doloridas o motivadas; mientras no puedan errar, percibir las sensaciones que transmiten, no serán capaces de crear arte. Serán simple cibernética recreativa. A la gente todavía le gusta apreciar la diferencia que hay entre un concierto para violín de Beethoven tocado por Yehudi Menuhin con la Orquesta del Festival de Lucerna dirigida por Fritz Busch y otro interpretado por Ana Sophie Mutter con la Filarmónica de Berlín y la batuta de Karajan. A la tercera, ¿será la vencida? Se cumplen dos años del incendio en Riotinto. La catástrofe ambiental afectó a una superficie de casi 30.000 hectáreas de matorral, eucaliptos, pinar, alcornoques y encinas de las provincias de Huelva y Sevilla, falleciendo además dos personas. Las huellas que dejó el fuego aún no se han borrado y la foresta apenas si ha sentido la mano del hombre en su intento por recuperar aquello que destruyó; la economía de las zonas afectadas todavía se resiente del azote, y la conciencia social mantiene un futuro incierto. Hay preocupación por el grado de incumplimiento de los gobiernos de Chaves y de Zapatero con las promesas que anunciaron a bombo y platillo nada más ocurrir el incendio, compromisos que a día de hoy apenas se han llevado a cabo. El incumplimiento se debe a la falta de interés de la Junta de Andalucía por la cuenca minera, una zona inmersa en una crisis profunda desde el cierre de la actividad extractiva y en parte también por la falta de planificación de la Administración andaluza, que no ha sido capaz de establecer un proceso de reconversión. La zona padece una de las peores situaciones económicas, producto del incendio más devastador de las últimas décadas, ya que las llamas acabaron con el sector forestal, una de las pocas alternativas que quedaban a la minera. Una de las pocas actuaciones realizadas por la Junta ha sido el aterrazamiento de una zona afectada por el incendio, obras que fueron suspendidas por ser inadecuadas y ocasionar problemas de erosión. La Junta de Andalucía tiene el deber de cumplir sus promesas con la reforestación de la zona. Se lo recordaremos en el tercer aniversario. ¿En la tercera ocasión será la vencida? Miguel Martínez García. Sevilla Una diva made in Bollywood Mujer Hoy lleva a su portada a la actriz Aishwarya Rai, estrella del cine indio que ahora conquista Hollywood. Además, en la sección de Moda, las curvas son las protagonistas. El glamour no tiene por qué estar reñido con las tallas grandes. En la serie de amores prohibidos Mujer hoy cuenta la historia de Woody Allen y Soon- Yi Previn. Ella era la hija adoptiva de su ex novia y 35 años menor que él. Las caras que muestra la crisis La crisis desatada por los terroristas de Hizbolá, que ha provocado una fulminante y durísima reacción militar israelí, ha tenido la virtud de que se les vea el plumero a esos biempensantes que siempre callan- -los justifican, excusan o explican- -ante los crímenes de terroristas contra ciudadanos israelíes, los de la vieja cantinela antisionista y la judeofobia pura y simple. Quizá lo único bueno de las crisis es que incitan a que cada uno muestre su propia cara, su nobleza o su carencia, y sus verdaderos sentimientos. Sí es legítimo y correcto criticar el exceso de fuerza utilizada o la estrategia militar israelí, no lo es insultar ni mostrar ese odio antiisraelí, que siempre termina aflorando en nuestro país. Muchos políticos se lanzan diligentes a la calle a manifestarse contra el Estado de Israel, se disfrazan de palestinos y lanzan todo tipo de infamias y diatribas contra los judíos. Pocos intentan mirar las cosas desde los dos lados. Contrasta este furor con la mesura, la objetividad y la mayor ecuanimidad que se perciben en otros países europeos. Jaime- Axel Ruiz Baudrihaye París do en Londres. No tuvo ningún encuentro con el jefe de Estado, y la visita entra por lo tanto dentro del ámbito privado, de manera que el viaje se convierte en incompatible con la ley de Buen Gobierno. En esta ley se insiste en la austeridad en el uso del poder. Y decía Zapatero que el poder no le iba a cambiar... Utilizar así un avión oficial que pagamos todos los españoles y que no pase nada es una prueba clara de que la democracia española no está en su mejor momento. Durante su estancia en Londres, Zapatero se dedicó a ir de compras a los almacenes Harrods. Sinceramente, creo que el hecho resulta un poco paleto Hay que recordar que el desplazamiento, realizado en plena crisis de Oriente Medio, se producía horas después de la polémica fotografía con el típico pañuelo palestino, que ha dado lugar a la reciente crisis que atraviesan España e Israel. José Antonio Tejada Molero Sevilla Contrario a la ley de Buen Gobierno Zapatero y su familia se fueron el fin de semana pasado a Londres en una escapada turística, estrictamente privada. Según hemos sabido después, el presidente socialista- -del que se jactó su Ejecutivo de aprobar el ley de Buen Gobierno- -se desplazó hasta la capital inglesa en un avión oficial, un Airbus 310. El viaje ha sido negado por La Moncloa, pero confirma-