Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 27 7 2006 Cultura 63 Una californiana, sin empacho en declararse descendiente directa de María Magdalena y Jesucristo, cuenta su historia en una novelita parcialmente autobiográfica con una primera edición de 250.000 ejemplares en Estados Unidos La hija del Código Da Vinci TEXTO: PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL Muere Gustavo Alatriste, productor de Viridiana y otras obras de Luis Buñuel b Su amistad con el cineasta arago- WASHINGTON. Con el hiper- rentable mercado global centrado en torno a las teorías religioso- conspirativas popularizadas por Dan Brown en El Código Da Vinci era cuestión de unos cuantos minutos hasta que alguien- -combinando intereses pecuniarios, mucha cara dura y algo de imaginación- -se declarase descendiente directo, nada más y nada menos, que de María Madgdalena y Jesuscristo. Su nombre es Kathleen McGowan, una californiana pelirroja de 43 años, casada y madre de tres hijos, que, pese a su aspecto más bien vulgarón, no duda en reclamar un linaje fuera de este mundo para promover la novelita parcialmente autobiográfica que esta semana saca a la venta la editorial Simon Schuster, a través de su división Touchstone, con una primera edición de 250.000 copias solamente para el mercado de Estados Unidos y un respetable presupuesto de promoción superior a los 200.000 euros. Para no pillarse los dedos en una disputa sobre propiedad intelectual y acusaciones de plagio, la editorial se ha apresurado a destacar que La elegida fue escrita muchos años antes de que Dan Brown se convirtiera en multimillonario con su particular búsqueda del santo grial publicada en 2003. Simon Schuster también insiste en que su oportunista producto es una fabulosa novela más que un libro de revelaciones religiosas. Aunque, como ha indicado Trish Todd, responsable de este lanzamiento, no les ha costado mucho creerse el reclamo genealógico de Kathleen McGowan, para más inri residente de Los Ángeles. nés se remonta a 1955, cuando contrajo matrimonio con la actriz Ariadne Welter, que figuraba en el reparto de Ensayo de un crimen MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. Gustavo Alatriste, director, productor, guionista, distribuidor y exhibidor cinematográfico mexicano, ha muerto a la edad de 83 años. Su nombre quedará inscrito en la historia del Séptimo Arte por haber producido Viridiana (ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes en 1961) y las dos últimas películas realizadas por Luis Buñuel en México: El ángel exterminador y Simón del desierto Gustavo Alatriste Rodríguez nació en 1922 en la Ciudad de México y su amistad con el cineasta aragonés se remonta a 1955, cuando contrajo matrimonio con la actriz Ariadne Welter, que figuraba en el reparto de Ensayo de un crimen Tras dedicarse a la fabricación de muebles, su incursión en el celuloide no pudo ser más brillante, al producir Viridiana cinta protagonizada por su esposa en aquel tiempo, Silvia Pinal. El trío Alatriste- Buñuel- Pinal repitió en 1962 con El ángel exterminador y en 1964 con Simón del desierto Atrapado por las 24 imágenes por segundo, Alatriste fundaría después una cadena de salas de arte y ensayo y su propia distribuidora cinematográfica. En el momento de su fallecimiento era propietario del complejo de cines Plaza y de los recién terminados Estudios Alatriste, ambos en Guadalajara. Detrás de las cámaras, Alatriste firmó dos largometrajes de carácter documental: Los adelantados (1969) y Q. R. R; quien resulte responsable (1970) enfocados, respectivamente, en la miseria rural y en la miseria urbana. En su labor de guionista firmó varios títulos, como Aquel famoso Remington (1981) y la adaptación de La casa de Bernarda Alba (1982) Además, trabajó como actor en Historia de una mujer escandalosa (1982) y Victorino (Las calles no se siembran) (1973) entre otras. También fundó dos revistas, La familia y Sucesos para todos que contaban con plumas como las de Gabriel García Márquez y Nikito Nipongo (Raúl Prieto) Sobre Viridiana Alatriste escribió: Es mi película consentida, me dio muchas satisfacciones y muchos disgustos. Todo el mundo intentó robársela, aprovechándose de que el Vaticano la condenó y, por ende, España la prohibió... Buñuel siempre quiso que yo escribiera mis memorias, incluso él las tituló Las andanzas viridianescas de Gustavo Alatriste Nunca lo hizo. Espabilado agente La hija del Código Da Vinci, que no puede probar ninguno de sus reclamos ancestrales en parte por la inconveniente destrucción de documentos ocurrida durante la Revolución Francesa, presenta su montaje como un meritorio esfuerzo por reivindicar la figura de María Magdalena, que cautivó su interés al intentar escribir un libro no literario sobre mujeres históricas. Su empeño va a tener ahora un rentable eco internacional, ya que su espabilado agente literario, Larry Kirshbaum, ha conseguido vender los derechos de La elegida en más de 25 países. Eso, sin hablar todavía de los derechos para llevar la historia al cine. A la hora de promocionarse, la autora- -que ha trabajado para varios estudios de Hollywood como Walt Disney, a pesar de sus distinguidos antecedentes bíblicos- -afirma que en 1997, durante una visita a Jerusalén, tuvo su primera visión de María Magdalena. Desde entonces, su vida ha cambiado radicalmente. Al igual que su cuenta corriente, con un anticipo de siete cifras por La elegida y el acuerdo de publicar otros dos libros adicionales. Además, visiones Kathleen- -presentada como una profesional de la palabra escrita que desde hace años tiene privilegiadas visiones de María Magdalena- -es la primera en anticipar que la publicación de La elegida va a generar un aluvión de críticas y reproches, pero insiste en que cuenta con el respaldo de su familia y amigos para sobrellevar la carga que supone tener antepasados tan sagrados. Mientras que sus editores parecen disfrutar con la perspectiva de un buen escándalo que ayude a vender libros a 26 dólares el ejemplar. La autora publicó por su cuenta el año pasado este thriller religioso centrado en la búsqueda de un preciado manuscrito en los Pirineos franceses. Libro del que logró vender solamente 2.500 ejemplares. Pero ahora se ha unido a un distinguido grupo de escritores Kathleen McGowan La autora publicó por su cuenta el año pasado este thriller religioso centrado en la búsqueda de un preciado manuscrito en los Pirineos franceses que han visto cómo sus obras eran repescadas por grandes compañías editoriales para convertirse después en bestsellers. Lista en la que se incluye John Grisham Tiempo de matar Richard Paul Evans La caja de Navidad y James Redfield La Profecía Celestina La novela de Dan Brown, prohibida en Irán tras varias protestas de la Iglesia Armenia ABC MADRID. Irán, siguiendo el ejemplo de otros países como China, ha decidido prohibir el conocido best- seller de Dan Brown, El Código Da Vinci tras las protestas del clero cristiano, según anunció el Ministerio de Cultura y Orientación Islámica de este país. Paradójicamente, la traducción persa de la novela ha alcanzado ya su octava edición. A pesar de que el umbral de la censura ha ido descendiendo paulatinamente en los últimos años, lo que ha revertido en un incremento de la demanda de nuevos libros, de una modernidad más asentada y gustos espirituales más amplios, la petición de tres clérigos cristianos ha llevado al Ministerio a censurar tan conocida novela. La mayoría de cristianos iraníes están vinculados a la Iglesia Armenia, que aglutina a unos 100.000 fieles. Pese a parecer un número pequeño de personas frente a los 69 millones de musulmanes, esta minoría religiosa tiene reservados dos de los casi tres- cientos escaños del Parlamento. Muchos de ellos han condenado El Código Da Vinci por considerar que tiene un argumento ofensivo, al presentar un matrimonio entre Jesucristo y María Magdalena, insinuando que sus descendientes estarían hoy día entre nosotros. El libro de Dan Brown ha vendido más de cuarenta millones de copias a nivel mundial, e incluso su versión cinematográfica, que cuenta con Tom Hanks como protagonista, ha liderado las taquillas de muchos países. Aunque esta película no ha sido estrenada todavía en el país iraní, la versión pirata en DVD está disponible en cualquier rincón de Teherán y del resto del país. Las anteriores copias del libro no serán retiradas de las estanterías, pero la novena edición no verá nunca la luz, dijo el Ministerio.