Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Sociedad JUEVES 27 7 2006 ABC Comunicación Rupert Murdoch legará el control de su imperio a sus cuatro hijos mayores La decisión relega a las dos pequeñas, fruto de su tercer y actual matrimonio EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. El magnate de los medios de comunicación Rupert Murdoch ha intentado solventar las disputas familiares sobre la herencia del mayor grupo de comunicación del mundo con el anuncio de que, cuando él falte, el control de News Corporation pasará a sus cuatro hijos mayores. Serán éstos los que deberán ponerse de acuerdo sobre cuál de ellos asumirá la presidencia. Murdoch, de 75 años, ha indicado que cuando él muera los intereses familiares serán divididos equitativamente entre sus seis hijos, fruto de tres matrimonios, aunque será a los cuatro mayores a los que corresponderá el control de News Corporation, en el que Murdoch tiene el 30 por ciento de las acciones. Entre los medios que forman parte del grupo están los diarios británicos The Sun y The Times el neoyorkino New York Post la cadena de televisión norteamericana Fox, los estudios de la 20 th Century Fox y la plataforma digital BSkyB, además de otros periódicos, revistas, editoriales y negocios de cine en diversos países, así como varios portales de internet, como el exitoso MySpace. La decisión llega tras un año de disputa entre la actual esposa, Wendi FLUJOS Y FONDOS ÁNGEL RIESGO Deng, con la que en los últimos años ha tenido dos niñas, Grace y Chloe, y los cuatro hijos mayores de Murdoch: Prudence, Elisabeth, Lachlan y James. Éstos nacieron en los dos matrimonios anteriores del magnate, de origen australiano. Presión de los herederos En un principio, Murdoch había establecido que las hijas pequeñas tendrían los mismos derechos que los demás hijos, pero la presión de éstos y la corta edad de las hijas menores le ha hecho revisar su decisión. Lachlan Murdoch, que supervisa la marcha del New York Post y de la cadena Fox, ha aparecido hasta ahora en las quinielas como el favorito para to- mar el timón del negocio, pero en los dos últimos años su hermano James ha demostrado ser un duro contendiente en la sucesión. James, de 34 años y graduado en Harvard, donde estudió Cine e Historia, es el presidente de BSkyB, la plataforma de televisión de pago de News Corporation. Si me atropella un autobús mañana, serán los cuatro los que tendrán que decidir quién de ellos asumirá el liderazgo ha indicado esta semana Rupert Murdoch a una cadena de televisión norteamericana. Entre las últimas operaciones de News Corporation, está la reciente compra de una emisora de televisión en Turquía y sus avanzados contactos para poder entrar en el gran mercado de China. E Olivier Royant, nuevo director del semanario Paris Match EFE MADRID. El periodista Olivier Royant ha sido nombrado director del semanario Paris Match según anunció ayer el grupo editorial Hachette Filipacchi Médias. Royant ocupaba ya esa labor de manera interina tras la salida de la publicación del anterior director, Alain Genestar, tras un largo proceso de discrepancias con los propietarios, el grupo Lagardere. Nacido en 1962, el nuevo director del semanario entró como redactor en 1985 y progresó hasta ocupar la dirección adjunta, que desempeñaba cuando se produjo la salida de Genestar. El detonante de esta partida fue la publicación, en agosto del año pasado, de unas fotografías de Cecilia Sarkozy- -esposa del actual ministro del Interior y candidato presidencial, Nicolas Sarkozy- con su supuesto amante, el experto en comunicación y publicidad Richard Attias. Los propietarios del semanario explicaron, sin embargo, que la marcha de Genestar se debía a diferencias deontológicas entre ambas partes. stoy de acuerdo con Wilfredo Pareto, el mundo empresarial se divide en especuladores y rentistas. La mayoría de la población es rentista. Los rentistas de Pareto son aquellos humanos que viven en los cambios que producen los especuladores, que se conforman con su ingreso fijo y su esfuerzo fijo; su aportación a la evolución es muy limitada, pero, como la vida también lo es, consiguen pasar por ella sin ruido y sin aparente daño. Se benefician de los avances que crean los especuladores, los que generan el progreso. Otra forma de ver estos genotipos humanos es su visión del mundo, de la vida. Los especuladores creen que vivimos en un flujo, en un permanente cambio y trabajan para ese cambio. Los rentistas, sin embargo, prefieren pensar que vivimos en un fondo, en un presente que no cambia y por tanto debemos aprovecharlo. La dualidad que explico se puede bien aplicar a la política, a la administración de empresas y, desde luego, también a la publicidad. En estos días estoy teniendo la satisfacción de leer los casos que se han presentado a los Premios Eficacia de los Anunciantes españoles. Estos premios reconocen precisamente a los especuladores, a aquellos que han conseguido a través de la publicidad cambiar algo a favor de un anunciante. Esas agencias y empresas que no se conforman con el presente y deciden cambiarlo, a su favor, merecen para mí en estos días un enorme y emocionado respeto. Los publicitarios somos especuladores. Es verdad que lo somos en favor de los intereses económicos de las marcas de nuestros clientes. Así es y lo reconocemos. Leer lo que puede conseguir la publicidad a través de las ideas en los 185 casos presentados, puestas a disposición de los negocios, me lleva cada vez a estar más convencido del valor de un trabajo profesional, no siempre reconocido, pero desde luego valiente y especulador en el sentido que le dio Wilfredo Pareto a principios de nuestro siglo. El placer de leer estas historias audaces e innovadoras en las que la comunicación hace cambiar las tendencias anima a trabajar en la publicidad.