Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional VIENTOS DE GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO JUEVES 27 7 2006 ABC VENGANZAS s tan estúpido como incoherente. Me refiero a la incapacidad de buena parte de los españoles, para entender el dolor, la rabia y las reacciones de ciertas víctimas del terrorismo. No me refiero a la incomprensión con que miran a la familia Múgica o escuchan a la hermana de Miguel Ángel Blanco. Tampoco al aséptico distanciamiento con que se valora la carnicería de las Torres Gemelas. Lo que me deja perplejo es la ceguera con la que se condena a Israel. No se trata de una actitud exclusiva de políticos como Zapatero, Blanco, Zerolo, Simancas o Llamazares. Es algo compartido por tertulianos, columnistas, titiriteros y granALFONSO des masas de población. ROJO No se si vieron el borroso vídeo que alguien grabó durante la manifestación convocada por el partido del presidente del Gobierno, en la que dirigentes socialistas se pasearon entre pancartas que insultaban la memoria del Holocausto, equiparaban al nazismo con Israel y aplaudían la resistencia palestina Seguro que vieron el instante en que un joven, que portaba una pancarta calificando a Hezbolá de terrorista, tuvo que ser protegido por la policía de las furias de la turba que le insultaba llamándole judío Si esto hubiera ocurrido en Suecia, hasta podríamos intentar buscarle una explicación, pero sucede en el país de Hipercor, Txapote, Ternera, Gara, el cristalero etarra y yerbas parecidas. Sucede en España, donde frente a críticas externas se esgrime que conocemos a fondo lo que es el terrorismo, porque lo hemos padecido durante 40 años. Imaginen que en 1983, desde el otro lado de la frontera, unos facinerosos hubieran comenzado a lanzar proyectiles y a matar gente en Zaragoza, Barcelona, Gerona y Pamplona. Todo ello, cruzando de vez en cuando la raya para asesinar y ante la pasividad de Francia. Imaginen que Francia no fuera la quinta potencia del mundo, sino un estado estilo Mónaco, sin apenas Ejército y donde las elites no tuvieran otra finalidad que divertirse y acumular millones. ¿Creen ustedes que Felipe González se hubiera limitado a dar su visto bueno al GAL? Han pasado dos décadas y aunque el PP y algunos periodistas intentan de vez en cuando volver a sacar tajada del asunto, no se puede olvidar que el catalizador del GAL fue la insultante pasividad del Gobierno, la Gendarmería y los jueces franceses, que permitían que el sur de su territorio funcionase como santuario para los terroristas. Me gustaría subrayar- -para los solidarios con las infames palabras de Blanco- -que en el momento en que el secretario de Organización del PSOE afirmaba que la muerte de civiles libaneses es un objetivo buscado por Israel, el Tsahal hacía público que sus aviones habían realizado ya 4.500 salidas y sus helicópteros habían participado en 800 operaciones. Si Israel tratase matar inocentes: ¿Habría 300 muertos o 30.000? E Un bebé palestino de siete meses y su hermana de tres años, muertos en un bombardeo israelí en Jabaliya AFP Sansón con 23 palestinos muertos, releva en Gaza las Lluvias de verano Israel avisa por teléfono a las casas de la Franja que va a bombardear b La nueva operación israelí contra las células que lanzan cohetes Qassam eleva el número de víctimas en un mes y un día a 143, muchas civiles J. CIERCO. CORRESPONSAL METULA. Ahmed Jadalah lo cuenta también por teléfono. Con voz entrecortada. Asustado. Con el corazón a punto de salirle por la boca después de una mudanza demasiado apresurada en la que sólo ha podido llevarse lo más esencial y, sobre todo, los juguetes de sus hijos pequeños. A las nueve de la mañana he recibido una llamada anónima. Parecía un mensaje grabado, en árabe. Hablaba de parte del Ejército de Israel y nos decía que teníamos que abandonar nuestra casa lo antes posible porque iba a ser destruida por cobijar a terroristas y esconder armas No era cuestión de discutir. Sobre todo porque no había nadie al otro lado del hilo telefónico. El mensaje apenas duraba unos segundos y terminaba de golpe. Como podía terminar nuestra vida si nos quedábamos demasiado en nuestra vivienda de Jan Yunis. Nos hemos ido a casa de mi cuñado en el centro de Gaza. Que yo sepa, nuestra casa todavía no ha sido destruida explica Ahmed a la espera de acontecimientos que no tardarán en llegar. Niega haber escondido a terroristas aunque reconoce que en los últimos días ha albergado a familiares a los que hacía tiempo que o veía: No tiene demasiada importancia de dónde venían. En realidad, hace tiempo que Israel nos considera terroristas a todos los palestinos sentencia Ahmed. Objetivos marcados En los últimos tres días, siete familias palestinas han recibido idénticas llamadas. Pero no han tenido la momentánea suerte de los Jadalah. Las siete casas que recibieron el golpe de teléfono han sido bombardeadas, algunas con sus moradores en su interior por no haber hecho caso de la advertencia del Tsahal La justificación de quien avisa, que puede o no, según las circunstancias, ser traidor, pasa por el cobijo de esas familias a terroristas palestinos buscados por Israel o por el almacenamiento de armas, sobre todo de cohetes Qassam que luego lanzan contra Sderot y Ashquelón los milicianos palestinos que entran sin llamar a la puerta. Milicianos palestinos que ayer se vieron envueltos en combates contra columnas de carros de combate israelíes que tomaron al asalto el barrio de Sajaiya en el norte de Gaza. Grupos de milicianos se enfrentaron ayer a columnas de carros de combate en el barrio de Sajaiya Las tropas de la Brigada Guivati, secundadas por los helicópteros Apache los cazas F- 16 los aviones sin piloto o drones y la artillería, acabaron en distintos puntos de la zona con al menos 23 palestinos, casi todos armados, salvo dos niñas de corta edad. La nueva operación del Tsahal estrenó nombre. Al Ejército de Israel le debió parecer que ya había llovido demasiado en verano, sobre todo muertos, en el primer mes de ofensiva tras el secuestro de Guilad Shalit, y llamó al nuevo despliegue, Operación Columnas de Sansón quien precisamente destruyó ya ciego, según la leyenda, las columnas del templo de los filisteos en Gaza, tras caer en brazos de Dalila y recuperar su cabello. Fue su última demostración de su enorme fuerza. Murió bajo los escombros. Escombros que no dejan de crecer y multiplicarse en la Gaza real, no en la legendaria. Como también crece y se multiplica el número de muertos. Y de heridos. Desde que comenzaran las operaciones militares israelíes en la Franja mediterránea ya han muerto 143 palestinos, la mayoría de ellos milicianos armados pero también, como suele ser habitual en este territorio, un buen puñado de civiles, cuyo único delito, del que siempre salen declarados culpables por los jueces supremos del Ejército israelí, era haber malvivido sin futuro en el lugar equivocado y en el momento más inoportuno. Casi todos los de Gaza lo son.