Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional EL DIÁLOGO GOBIERNO- ETA JUEVES 27 7 2006 ABC La Audiencia Nacional condena a Txapote a otros 82 años de prisión por el asesinato de Múgica Discrepa con dos de las acusaciones y cree que la razón última del crimen no fue ser socialista 50 años por el asesinato de Miguel Ángel Blanco, no podrá volver a San Sebastián hasta pasados seis años de su excarcelación N. VILLANUEVA MADRID. La Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional condenó ayer a Francisco Javier García Gaztelu Txapote a 82 años de prisión por el asesinato del abogado y dirigente socialista Fernando Múgica, dos asesinatos frustrados (los de los miembros de la Ertzaintza a los que disparó en su huida) un robo (de vehículo) con intimidación y un delito de sustitución de placas de matrícula. Esta condena, diez años superior a la solicitada por el fiscal, lleva aparejada, además, la prohibición de volver al lugar de residencia de la familia de Múgica (San Sebastián) hasta seis años después de su excarcelación. Además, Txapote deberá indemnizar a los familiares de Múgica con 300.506 euros, responsabilidad civil que tendrá que afrontar de forma solidaria con los otros dos condenados por estos hechos y también miembros del comando Donosti Irantzu Gallastegi y Valentín Lasarte. Los 82 años que ha impuesto la Audiencia Nacional a García Gaztelu se suman a los 50 a los que fue condenado hace unas semanas por el secuestro y asesinato del concejal del PP Miguel Ángel Blanco. Sin embargo, y por muchos años más que dilaten su currículo penitenciario (todavía tiene causas pendientes, como el asesinato de Gregorio Ordóñez o el de Fernando Buesa como inductor) cumplirá sólo 30 años de forma efectiva. b El etarra, condenado a bis a) ya aplicado: un mismo hecho no puede integrar una doble agravación por ser contrario al principio ne bis in idem (nadie puede ser juzgado dos veces por los mismos hechos) La Sección Tercera no tiene ninguna duda de que Txapote tuvo una participación directa, material y voluntaria en la ejecución del asesinato. Él es el verdugo de Fernando Múgica, al que mata en una actuación que, por su forma y circunstancias (le asestó un tiro en la nuca a una distancia de entre 10 y 50 centímetros) denota la vileza y cobardía no sólo de la mano criminal, sino también de los restantes miembros del grupo operativo dice la Sala. Dos testigos y un chivato En opinión de la Sala, la participación de Txapote es absolutamente protagonista no sólo en el asesinato del dirigente socialista, sino también en los intentos de asesinato de los dos ertzainas que iniciaron, en su vehículo, la persecución del turismo en el que los terroristas se dieron a la fuga. En este sentido, la Sala considera que hay cuatro pruebas con las que esta participación ha quedado definitivamente demostrada La primera, la declaración contundente de José María Múgica, hijo del abogado, que presenció el crimen desde la acera contraria y llegó Txapote en el último juicio celebrado contra él en la Audiencia Nacional a cruzarse con Txapote y Lasarte. Durante el juicio oral, este testigo presencial reconoció al ahora condenado sin ningún género de dudas La segunda, el testimonio del propietario del vehículo sustraído a punta de pistola, el hombre que durante la vista renunció a la protección de testigos prevista en la ley y reconoció al etarra co- POOL mo la persona que se acercó a él portando un subfusil. La tercera, la huella dactilar hallada en la parte interna del cristal del vehículo. Y por último, la declaración sumarial de Valentín Lasarte, quien pormenorizó (ante el juez de instrucción) con todo lujo de detalles los acontecimientos, inculpando a Txapote La Fiscalía solicita 28 años de cárcel para el grapo Silva Sande por el secuestro de Publio Cordón N. V. MADRID. La Fiscalía de la Audiencia Nacional solicita 28 años de prisión para el ex dirigente de los Grapo Fernando Silva Sande por el secuestro (el 27 de junio de 1995) del empresario Publio Cordón, cuyo paradero todavía a día de hoy se desconoce. En el escrito de conclusiones provisionales, el fiscal pide, además, que el ex jefe de los Grapo no pueda volver al lugar de residencia de la víctima (Zaragoza) hasta diez años después de ser excarcelado y que el presunto jefe político militar del comando central de los Grapo indemnice a los familiares del industrial con 2.704.554 euros (450 millones de pesetas) Silva Sande fue entregado temporalmente a España por Francia (seis me- Especial significación pública La Sala entiende que en el asesinato de Múgica no es aplicable la agravante de discriminación ideológica (por su militancia socialista) que habían solicitado tanto la acusación particular (la de la familia) como el PSOE (que ejercía una de las tres acusaciones populares) Y es que si bien consta acreditado en autos que Múgica era presidente del PSOE en Guipúzcoa, y como tal estaba significado públicamente la razón última de su asesinato no es la de una discriminación ideológica, sino la de ejecutar a un hombre de especial significación pública en la sociedad vasca y en el resto del Estado, que es precisamente- -recuerda el tribunal- -el fundamento del artículo 517 ses) para ser juzgado por el intento de atraco a un furgón en Barcelona, juicio que quedó ayer visto para sentencia. Tras haber vencido la prórroga de tres meses más solicitada por la Audiencia Nacional, la devolución del grapo a aquel país está prevista para el 4 de agosto, lo que significa que hasta noviembre, cuando será entregado definitivamente a España, no será juzgado por esta causa, por la que ya fueron condenados José Ortín, Enrique Cuadra y Concepción González. En su escrito, el fiscal reconoce que se carece de toda noticia seria, cierta y comprobada de la situación y paradero de Publio Cordón y que han resultado infructuosas todas las investigaciones llevadas a cabo en este Fernando Silva Sande EFE sentido por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado Señala que los miembros del denominado comité central del Grapo se repartieron los papeles en el secuestro y que la custodia de Cordón correspondió a Silva.