Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 27 7 2006 11 Txapote es condenado a otros 82 años de prisión por el asesinato del socialista Fernando Múgica Un cayuco es rescatado tras más de 20 días en el mar desde que partiera de Costa de Marfil Una de las concentraciones celebradas ante las sedes del PP en vísperas del 14- M; a la derecha, José María Aznar en su comparencia tras los atentados ción, manifiestamente inapropiado en situaciones de crisis como la que se produjo el 11- M. Formalmente, el sumario del 11- M ha sido declarado concluso. Pero el instructor advierte de que deben seguir las investigaciones para esclarecer hechos, personas y responsabilidades aún sin determinar. La investigación del 11- M no ha terminado. Por lo pronto, el instructor ha abierto diligencias previas para aclarar qué explosivo estalló en los trenes pese a que el análisis del sumario lleva a la conclusión, con un altísimo grado de certeza, de que se trató de Goma 2 Eco, y sólo Goma 2 Eco. No cabe objetar que el instructor indague esta cuestión tan relevante para la causa, pero sí es chocante que no la hubiera abordado ya de forma tan específica en el sumario que dio por finalizado el 6 de julio- -como exige la Ley de Enjuiciamiento Criminal: unos mismos hechos, un mismo sumario- tratándose de un capítulo de la ejecución de los atentados que, como mínimo, podría ser utilizado para hacer cundir sospechas, a cual más descabellada. -que no en las citadas diligencias previas- -solicitan interrogar a los funcionarios que declararon ante el instructor. Por más urgencia que se reclame para acabar cuanto antes con este proceso, las reglas del proceso penal son las que son. La causa está camino de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, una de cuyas secciones tendrá que valorar el resultado del sumario, en diversos trámites. En primer lugar, tiene que resolver los recursos de apelación pendientes, por ejemplo, los que están planteados contra los procesamientos dictados el 10 de abril. Luego, si los recursos de apelación fueran desestimados, se abre un turno de alegaciones por escrito en el que las partes pueden solicitar la reapertura del sumario para practicar diligencias específicas que consideren necesarias para las acusaciones o las defensas, o, en su caso, para instar el sobreseimiento (total o parcial, libre o provisional) o la apertura de juicio oral. Si la Sala admite las peticiones de nuevas diligencias, revoca el auto de conclusión y ordena al instructor que practique las concretas diligencias que han motivado la reapertura del sumario. Una vez practicadas, se dictaría nuevo auto de conclusión y se elevaría a la Sala. En caso de que el Tribunal no acepte nuevas diligencias sumariales, pasa a resolver sobre las peticiones de sobreseimiento y de apertura de juicio oral. Es teóricamente posible que la Sala decida sobreseer la causa para algunos imputados y abrir el juicio oral para el resto. Si abre juicio oral, el Ministerio Fiscal y los acusadores, sucesivamente, tienen un plazo de cinco días para calificar, es decir, para presentar el escrito de acusación, con los hechos sobre los que versa la acusación, la calificación jurídico penal de esos hechos, los responsables penales y civiles- -con concreción de la participación de cada uno de ellos, las condenas que se reclaman, con indicación, si las hay, de circunstancias atenuantes, agravantes o eximentes- -las medidas cautelares que procedan y los medios de prueba de que quieran valerse en la vista oral. Presentadas estas calificaciones, el turno siguiente es de las defensas, para que presenten sus correspondientes escritos. Finalmente, el Tribunal resuelve sobre las pruebas propuestas y señala la fecha de comienzo del juicio oral. DANIEL G. LÓPEZ REUTERS Espacios es blanco Esta descripción de la ruta judicial que aún le queda por delante a la causa del 11- M- -sin contar los recursos de casación contra la sentencia- -muestra una complejidad procesal inevitable, agravada por la magnitud del sumario, en cuanto a hechos investigados, número de personas procesadas y, sobre todo, Los riesgos en la instrucción En todo caso, esas diligencias previas acabarán incorporadas al sumario principal, de una u otra manera, pero pueden ocasionar una nueva dilación si las partes personadas en el sumario número de víctimas y perjudicados. La finalidad de un sumario no es llegar, a toda costa y de cualquier manera, a la vista oral, sino reconstruir de la forma más detallada posible los hechos delictivos en todas sus facetas y facilitar, entonces sí, la celebración de un juicio con el más amplio conocimiento de causa por parte de acusadores y defensores, quienes son los que, en la vista oral, van a asumir el protagonismo del debate contradictorio y de las pruebas, ante un Tribunal imparcial. No es realista pensar que los espacios en blanco del sumario no van a tener incidencia en las siguientes fases procesales de la causa. En los informes publicados en días anteriores por ABC se han puesto de manifiesto algunas de esas carencias de la investigación, que quedarían a expensas de nuevas investigaciones o de juicios indiciarios en la posible sentencia condenatoria, en relación con responsables aún no identificados o con los actos de ejecución inmediata de los atentados. La urgencia que provoca el consumo de los plazos máximos de prisión provisional de algunos procesados es razonable, pero sería un contrasentido que la preocupación por evitar su excarcelación anticipada se solventara aceptando los riesgos de acudir a juicio con dudas importantes sin respuesta. (Pasa a la página siguiente)