Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 26 7 2006 Cultura 63 Il Re Pastore fue la obra encargada de abrir la nueva edición del Festival de Salzburgo, que se ha propuesto, como homenaje a Mozart con motivo de su 250 aniversario, poner en escena las 22 óperas del compositor austriaco La primera ópera de Mozart, un trabajo de fin de curso TEXTO: JUAN ANTONIO LLORENTE Noches flamencas a los pies del Palacio Real de Madrid b Los Jardines de Sabatini se llenarán de arte jondo hasta el próximo 12 de agosto de la mano de José Mercé, Lole Montoya, Víctor Monge y José Menese, entre otros ERIK FAU MADRID. El ciclo de flamenco de los Veranos de la Villa, que incluye en esta edición un total de 14 espectáculos, arrancó anoche con la actuación en los Jardines de Sabatini del cantaor Vicente Soto. Este privilegiado entorno se llenará de arte jondo hasta el próximo 12 de agosto, día en el que pondrá el broche otro cantaor, el sevillano José Menese. Hasta entonces, la fachada del Palacio Real se convertirá en escenario para algunos de los más importantes representantes del flamenco actual, como José Mercé, Rafael Riqueni, Víctor Monge o Lole Montoya. El director de los Veranos de la Villa, Manuel Gutiérrez Delgado, afirmó durante la presentación del ciclo que llevamos dos años de gran éxito, tanto por la calidad de los artistas que participan como por la respuesta de los asistentes Para seguir enganchando a los madrileños, ha querido que estén presentes las tres disciplinas que tienen más tirón para el público: el baile, el cante y la guitarra flamenca Esta primera se ha intentado programar para los fines de semana, porque durante el verano suelen ser más fríos Mañana jueves actuarán los guitarristas Víctor Monge el Serranito y Rafael Riqueni, que compartirán cartel, pero no escenario. A Monge lo acompañarán su hijo Víctor, a la percusión, y el pianista de jazz Moisés Sánchez, en un espectáculo que buscará el equilibrio entre las formas más auténticas del flamenco y la improvisación y la fusión con el jazz. Al día siguiente, subirá al escenario el cantaor Antonio Vélez Pitingo que presenta su primer disco, Pintingo con Habichuelas Tocará varios palos, como el fandango, la soleá, la bulería y la malagueña, con la ayuda de la familia Habichuela y de dos cantantes del grupo Mojo Project, que pondrán la nota soul y funky al concierto. Cierra esta primera semana del ciclo un espectáculo de baile firmado por El Güito, que contará con Mari Paz Lucena como primera bailarina. Durante la segunda semana actuarán José Mercé, Antonio Carbonell y Encarna Anillo, Lole Montoya y Alba Molina, la Susi y el ballet de Blanca del Rey. Participarán en la tercera y última, Chano Lobato e Inmaculada Ortega, Potito e Israel Paz, José de la Tomasa y Laura Vital, Gerardo Núñez Trío y José Menese. SALZ BURGO. Supo a poco Il Re Pastore primera ópera de la larga serie que pasará por el Festival desde ahora y hasta su clausura, el 31 de agosto. Después de soportar el sofocante calor de la sala- -el Aula Magna de la antigua universidad- rehabilitada para la ocasión por el mecenazgo de Jeanne y Donald Kahn, en cuyas obras se ha prescindido al parecer del aire acondicionado, la sensación tuvo un punto decepcionante. Para empezar, por la pobreza del montaje- -a pesar de contar con la coproducción de los festivales de Bremen y Bonn- realizado a partir de una idea del propio director musical, Thomas Hengelbrock, que, apoyándose en las posibilidades que añade el pop- art al teatro de sombras, y recurriendo a una estructura de cámara y a un mínimo de elementos sin encanto, más propios de una representación escolar que de una apertura operística en Salzburgo, ha querido traer la acción hasta el día de hoy. Mejor: al de hace dos meses, cuando reinaba quietud en Sidón, la ciudad fenicia, en este momento parte del Líbano, donde sitúa la acción el libreto de Metastasio. Una historia romántica en tres actos- -reducidos a dos por Mozart- en la que Alejandro Magno se encarga de arbitrar un sencillo conflicto de pasiones que pivota sobre los dos elementos clásicos del género: el amor y la renuncia al poder por la consecución del ideal. Una elemental estructura a la que recurrieron numerosos compositores, desde Gluck a Puccini, antes de que Mozart- -que no volvería a la ópera seria hasta que, en 1781, con Idomeneo dijese adiós a este apartado de sus creaciones- -pusiese tan alto el listón con una obra repleta de arias de lucimiento. Sobre todo, en la segunda parte, donde hay momentos gloriosos para los cinco protagonistas, de los que en esta ocasión han sacado más partido unos que otros. Kresimir Spicer y Marlies Petersenh, en Il Re Pastore Luces y sombras De los beneficiados cabe destacar las interpretaciones, como Aminta, de la debutante soprano berlinesa Annette Dasch, ganadora hace seis años en Barcelona del Concurso María Canals, excelente en sus intervenciones. Desde la conocida L amero, saro constante acompañada por un violín solo- -que, en su estreno en Salzburgo el 23 de abril de 1775, con motivo de la visita del Archiduque Maximiliano Francisco, pudo ser interpretado por Mozart o por su amigo Michael Haydn- a Air Tranquilo o los temas de agilidad, en que demostró su destreza. Todo lo contrario que el tenor croata Kresimir Spicer, que, si bien dejó un buen sabor de boca EPA Supo a poco Il Re Pastore primera ópera de la larga serie que pasará por el festival hasta el 31 de agosto En la segunda parte hay momentos gloriosos para los cinco protagonistas, de los que en esta ocasión han sacado más partido unos que otros junto a William Christie como protagonista del Retorno de Ulises que recorrió el mundo, presenta algunas sombras en el apartado virtuosístico que requiere aquí el papel de Alejandro. En el foso, a las órdenes de Hengelbrock, que comparte su debilidad por la música contemporánea y por los barrocos, un reducido conjunto de especialistas, con una familia de cuerda afinada con destreza como cañamazo sonoro, sacó el máximo partido a sus instrumentos originales. Si prescindimos del discutible efecto del pianoforte con que se acompañan los recitativos de un modo excesivamente romántico, hasta resultar fuera de estilo.