Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 MIÉRCOLES 26 7 2006 ABC Sociedad Conciencia y conducta medioambiental en España La escasez de agua dulce ¿En qué medida cree que es o no un problema para el medio ambiente? 8,5 ¿En qué medida cree que es o no un problema para usted y su familia? 7,7 El cambio climático o aumento de la temperatura del planeta 8,4 7,7 La contaminación del aire causada por los coches 8,4 7,7 El uso de pesticidas y fertilizantes en la agricultura 7,7 7,1 Los residuos domésticos 7,7 El crecimiento de la población FUENTE: Fundación BBVA 6,9 Media en una escala de 0 a 10, donde 0 significa que no es en absoluto un problema y 10 que es un problema muy grave Sólo uno de cada diez españoles cree que la gestión de los espacios naturales debe ser autonómica Seis de cada diez consideran el agua un bien escaso, pero sólo un 15 por ciento apoyaría sin reservas pagar más por ella b La Encuesta sobre el Medio Ambiente, de la Fundación BBVA, revela que los españoles están cada vez más preocupados por el frágil equilibrio de la naturaleza ARACELI ACOSTA MADRID. Los españoles están cada vez más preocupados por el medio ambiente, si bien existe también una distancia significativa entre lo que piensan y lo que hacen o están dispuestos a hacer para proteger el medio ambiente. Ésta es la principal conclusión de la Encuesta sobre el Medio Ambiente en España, de la Fundación BBVA, y que ha sido realizada a través de 4.000 entrevistas personales a españoles mayores de 15 años. Y aunque la gran mayoría de la población percibe que la mejora del medio ambiente depende principalmente del cambio en nuestro modo y estilo de vida, y no meramente del avance científico, no es menos cierto que también un 82 prefiere que los gobiernos aprueben leyes que obliguen a la ciudadanía a proteger el medio ambiente antes que dejar en manos de cada uno las decisiones de cómo protegerlo. En este sentido, es llamativo comprobar cómo una clara mayoría (59 adjudica la responsabilidad de resolver los problemas ambientales del país al Gobierno central, cuando en realidad gran parte de las competencias ambientales están ya en manos de las co- munidades autónomas y algunas se están reclamando ahora vía estatutos, como la gestión de los ríos. En este sentido, también llama fuertemente la atención que una de las últimas competencias que han asumido las autonomías, la de la gestión de los parques nacionales tras una sentencia del Tribunal Constitucional, no cuente con el respaldo de los ciudadanos. Así, sólo el 16,7 cree que quien debería tener la responsabilidad de los espacios naturales protegidos son las comunidades autónomas, frente al 40,1 que considera que la gestión debe recaer en manos del Estado. res, amigos o compañeros de trabajo- -un 75 afirma hacerlo pocas veces o nunca- en muchos casos tampoco se traduce en un cambio de hábitos. Y eso a pesar de que cuatro de cada diez creen que dentro de 20 años la situación del medio ambiente habrá empeorado bastante, y de que este pesimismo sobre la evolución del medio ambiente no se traduce en fatalismo, pues la mayoría de la población considera que el deterioro es reversible. Más presas y pantanos Así, la implantación de prácticas del cuidado del medio ambiente es desigual y hay ciertos hábitos que no han calado entre la población. En el caso del agua, los resultados son esperanzadores porque ocho de cada diez dice ahorrar y cuidar en el consumo de agua siempre o frecuentemente. Sin embargo, pese al alto consenso existente a la hora de calificar el agua como bien escaso (un 57 sólo un 15 por ciento apoyaría sin reservas un aumento en el precio que cada uno paga por el agua. En este aspecto llama también la atención que entre las diferentes maneras que se proponen para paliar la esca- Un equilibrio delicado Esto es lo que demandamos a las administraciones, pero ¿qué hacemos o estamos dispuestos a hacer en beneficio del medio ambiente? A este respecto hay una cuestión muy clara: existe un gran consenso en torno a la idea de que el equilibrio de la naturaleza es muy delicado y fácilmente alterable por las actividades de los seres humanos (7,1 en una escala de 0 a 10) Asimismo, esta sensibilidad se da tanto en los problemas locales como globales: la contaminación de ríos y costas (8,6 en una escala de 0 a 10) los incendios forestales (8,6) la escasez de agua (8,5) y el cambio climático (8,4) se identifican como algunos de los principales problemas del medio ambiente. Sin embargo, y de la misma manera que esta preocupación no se ha trasladado a sus conversaciones con familia- Los españoles apoyan en igual medida la desalación que un trasvase de agua de un río a otro sez de agua, tanto la desalación de agua de mar como el trasvase de un río a otro obtengan un respaldo muy similar, 59 %l a primera opción y 51 %l a segunda, frente a valores en torno al 10 que muestran un rechazo absoluto a ambas medidas. Pero la opción que más adeptos tiene es la de construir más presas y pantanos, medida con la que están totalmente de acuerdo casi el 70 de los encuestados. Una sorpresa a tenor de que son precisamente el aumento del precio del agua, la desalación y los trasvases los que centran el debate actual en la política del agua en nuestro país. Por la misma razón que el precio del agua no recibe apoyo, las prácticas