Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 26 7 2006 Internacional 35 Chávez proyecta comprar armas a Rusia durante su reunión con Putin b Lukashenko: El éxito de nuestros modelos económicos ha motivado una presión sin precedentes por parte del nuevo aspirante al dominio mundial, EE. UU. RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ. El espectáculo Chávez cautivó estos días a los bielorrusos, poco acostumbrados a visitas de dirigentes extranjeros y menos aún latinoamericanos. Hugo Chávez ha llamado amigo de toda la vida a Alexánder Lukashenko- -el último dictador de Europa según Washington- ha lanzado duras diatribas contra el capitalismo, ha elogiado a personajes como Lenin o Stalin y ha invitado a su anfitrión a formar un equipo de batalla para contener los apetitos imperialistas de EE. UU. En su último día de estancia en Bielorrusia, Chávez visitó la Academia Militar de la República. Durante el acto, Lukashenko afirmó que su país y Venezuela acaban de sellar una alianza para hacer frente a las presiones externas La vía independiente de desarrollo que han elegido nuestros pueblos y el éxito de nuestros modelos económicos, orientados socialmente, han motivado una presión sin precedentes de parte del nuevo aspirante al dominio mundial señaló el presidente bielorruso en alusión a EE. UU. Según su opinión, Washington pretende imponer a Venezuela, Bielorrusia y otros países una moral e ideología ajenas, además de unas reformas económicas que llevan al empobrecimiento de la mayoría en beneficio de unos pocos El sargento Theodore Joshep Benners observa el desarrollo de un registro en una casa en Faluya Los marines no somos maquinas de matar, yo vine a Irak al igual que muchos otros para intentar ayudar a esta pobre gente y no para matar a personas inocentes declara el militar estadounidense La guerra en Irak, según el marine Theodore J. Benner TEXTO Y FOTO ÁLVARO YBARRA. SERVICIO ESPECIAL FALUYA (IRAK) Son las siete y media de la tarde y el primer pelotón de la compañía Bravo destinada en Faluya vuelve a su base. Vamos, vamos todos abajo que ya estamos en casa arenga el sargento Benner, un joven de 26 años nacido en Halifax, Masachusets, al resto de sus compañeros para que se bajen del vehículo blindado MTVR de siete toneladas. Theodore Joshep Benner, ese es mi verdadero nombre me comenta mientras que bebe un sorbo de agua. En casa trabajo con mis padres y mi hermano, tenemos una tienda de fotografía de las de verdad, de esas que todavía venden pelíclulas de negativo y te revelan las fotos manualmente me dice entre risas. Theodore es marine del Ejército estadounidense y está destinado en Faluya con el primer pelotón de la compañía Bravo. Yo vine aquí voluntariamente, entonces al igual que hoy era consciente de lo que significaba venir a Irak. Tengo una novia maravillosa, trabajo y estudio Humanidades, por lo que se podría decir que tengo mucho que perder si algo me pasara pero tampoco podía quedarme en casa con los brazos cruzados cuando a mí personalemente mi país me ha abierto muchas posibilidades. Sé que suena como un mensaje muy americano, pero esa es la verdad asegura. Al igual que toda su compañía, pertenece a un batallón de combate y prácti- camente su día a día consiste en patrullar por las calles de Faluya. Aquí la vida no es fácil, ves la situación en la que viven estos seres humanos y te hace pensar. Yo, sinceramente, vine aquí para intentar ayudar a esta pobre gente pero la verdad, no es fácil. Es muy frustrante ver como muchas veces la gente tiene miedo de hablar con nosotros por las posibles represalias de la insurgencia nos dice Theodore. Guerra de guerrillas La llamada guerra contra la ocupación se ha convertido en un conflicto de guerillas en la que la insurgencia usa muchas veces a la población civil como escudo protector contra las fuerzas de la coalición. A nadie le gusta entrar avasallando en una casa ajena y observar los rostros de miedo de los niños y las mujeres mientras que registramos la casa, pero esta guerra por desgracia es así, una guerra en la que el enemigo se esconde entre la población civil, refugiándose en sus casas y muchas veces exigiéndoles protección. A mí nunca Es verdad que muchas cosas no se han hecho bien. Por eso vine aquí, para saber si es cierto lo que dicen los medios se me olvidarán esas caras, esas miradas La guerra en Irak se ha convertido en un escenario de críticas para la actuación de las tropas estadounidenses en terriotorio iraquí. Episodios de violaciones de derechos humanos, ejecuciones extraoficiales, torturas a prisioneros de guerra... una serie de tristes episodios que han marcado el curso de una guerra. Es cierto que muchas cosas no se han hecho bien y que algunos mairnes no han actuado como se esperaba de ellos yo entre otras cosas vine aquí porque quería comprobar por mí mismo si era cierto todo lo que se decía por los medios de comunicación en mi país y la verdad es que muchas de las cosas que se dicen no son ciertas. Todos sabemos que se han hecho cosas mal y que las personas que se han equivocado tienen que pagar por ello, pero no todos los marines somos máquinas de matar, torturadores sin sentimientos o psicópatas con un fusil de asalto patrullando por las calles; yo vine a Irak, al igual que muchos otros, para intentar ayudar a esta pobre gente y no para matar a personas inocentes Theodore Joshep Benner lleva ya cuatro meses en Faluya y como él mismo dice, aquí los días se hacen eternos, prácticamente todo el tiempo pienso en mi familia, en mi novia, en definitiva en volver sano y salvo a casa, que es lo que todos queremos hacer Alianzas para defenderse Chávez, por su parte, animó a Lukashenko a luchar contra la falsa democracia y contra la oligarquía de las multinacionales. Las cárceles bielorrusas están atestadas de esos falsos demócratas a los que se refiere el presidente venezolano, quien el lunes felicitó a Lukashenko por el talante combativo que está siendo capaz de demostrar a la hora de acabar con la oposición. Chávez manifestó también que su país se está viendo forzado a establecer nuevas alianzas estratégicas para defenderse Una de esas alianzas estratégicas es la que Venezuela está tratando de forjar con Rusia, por lo menos en lo que concierne a los suministros de armas. Tras abandonar Minsk, Chávez llegó ayer a Volgogrado, la antigua Stalingrado, donde tiene intención de acudir a algunos de los lugares que recuerdan la terrible batalla que tuvo lugar en ésa ciudad durante la II Guerra Mundial, y mañana será recibido en el Kremlin por Vladímir Putin.