Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional EL DIÁLOGO GOBIERNO- ETA MIÉRCOLES 26 7 2006 ABC La Audiencia denuncia la fuga de funcionarios a otros órganos b La Junta de Jueces pide al minis- Garzón evita in extremis la puesta en libertad de dos colaboradores de ETA Revoca la decisión de Pedraz de archivar la causa del asesinato de Giménez Abad compañero de que no es necesario que aparezca el nombre de la víctima en las informaciones de ETA, pues suele omitir esas circunstancias N. VILLANUEVA MADRID. El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón revocó ayer, a instancias del fiscal Ignacio Gordillo, el auto en el que su compañero Santiago Pedraz- -de vacaciones- -archivó, el pasado 14 de julio, la causa abierta contra los etarras Ainara Esteran, Aitor Lorente y David Pla por el asesinato del senador del PP Manuel Giménez Abad en Zaragoza en mayo de 2001. Con esta decisión Garzón evitó in extremis la excarcelación de los dos últimos, que, cumplidas sus respectivas condenas por otras causas, tenían que haber salido ayer en libertad. En su auto, Garzón ordena el ingreso en prisión provisional de los tres acusados de haber facilitado información sobre Giménez Abad a sus asesinos, porque, de no hacerlo así, se puede correr el riesgo, más que evidente, de que puedan sustraerse en forma inmediata o próxima a la acción de la Justicia ante la gravedad de la imputación (cooperadores necesarios del asesinato terrorista) que pesa sobre ellos. A diferencia de lo manifestado por Pedraz, Garzón considera que la información que transmiten los acusados a ETA sobre el senador reúne todos los requisitos de fiabilidad y concreción para poder concluir que sin la misma no se hubiera podido cometer el delito Esta afirmación no es incompatible, advierte el magistrado, con el hecho de que en esas informaciones no se identificara a la víctima por su nombre, pues en ocasiones, en las informaciones de ETA se omiten esas circunstancias b El magistrado advierte a su terio que adopte las medidas necesarias para evitar los ceses generalizados de trabajadores, que se consideran mal pagados ABC MADRID. La Junta de Jueces de Instrucción de la Audiencia Nacional emitió ayer un comunicado en el que reclama al Ministerio de Justicia la adopción de las medidas necesarias para evitar los ceses generalizados que se producen entre los funcionarios que prestan servicio en esta sede judicial. En el escrito, los magistrados denuncian que los traslados obedecen a que en los Juzgados de Instrucción, ubicados en el edificio de Plaza de Castilla de Madrid, los funcionarios alcanzan mensualmente mayores retribuciones que en los distintos juzgados de la Audiencia Nacional. Esta situación, según los jueces firmantes, genera importantes problemas en la tramitación de las complejas y voluminosas causas de delincuencia organizada que se investigan en este tribunal y que requieren unos conocimientos específicos y una dedicación permanente y constante en el tiempo, lo que es incompatible con las idas y venidas de funcionarios. En este sentido, uno de los inconvenientes que los jueces Centrales de Instrucción citan en el escrito- -en el que emplazan al Departamento de Juan Fernando López Aguilar a adoptar soluciones al respecto- -es el hecho de que muchas de las vacantes que se producen no se cubran con personal funcionario, por no existir solicitantes, lo que da lugar, en el mejor de los casos, a que se nombre personal interino para las mismas, en la gran mayoría de las ocasiones, sin preparación alguna para el desempeño de labores en órganos judiciales Txapote charla con los coprocesados Aitor Aguirrebarrena y Asier Arzalluz POOL El juez Guevara deduce testimonio contra la letrada de Txapote por amenazas N. V. MADRID. El paso de Francisco Javier García Gaztelu por la Audiencia Nacional, donde afrontó su cuarto juicio desde que fue entregado por Francia, se saldó con nuevos incidentes. Los de ayer desembocaron en dos deducciones de testimonio contra la abogada de los tres etarras (uno era Txapote a los que se juzgaba por el atentado contra la discoteca Txitxarro en Deba (Guipúzcoa) La actitud pasiva y desafiante de los tres acusados, que nada más comenzar la vista formaron un corrillo entre risas y de espal- Una extraña coincidencia No obstante, añade, en este caso hay un dato bien documentado que no se ha tenido en cuenta a la hora de hacer el juicio de valor necesario para resolver la cuestión, y es que la información suministrada a ETA se refiere a una concreta persona a la que acompaña su hijo y que tiene un itinerario concreto. Esa persona luego es asesinada en el concreto itinerario y con su hijo acompañándole (El joven presenció el asesinato de su padre cuando, como todos los fines de semana, acudía con él al estadio de La Romareda) Es precisamente la declaración de Borja Giménez una de las diligencias- -junto con diversos informes de la UCI- -que ha ordenado el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional. Garzón quiere que el joven corrobore si la ruta que aparece en la información intervenida a ETA en Francia es la que solían hacer su padre y él. Una solución con urgencia Ante la grave situación planteada, los magistrados interesan que, a la mayor urgencia, por los órganos competentes se adopten las medidas necesarias para que las referidas vacantes se provean por personal debidamente cualificado para desempeñar las funciones propias de estos Juzgados Centrales de Instrucción donde se investigan en muchos casos causas muy complejas. Si no se adopta una solución urgente, según los jueces de la Audiencia Nacional, pueden producirse disfunciones en el normal desarrollo de las causas penales tramitadas en todos los Juzgados Centrales de Instrucción por patente falta de personal o, en todo caso, idoneidad del mismo das al tribunal, provocó la ira del presidente de la Sección Tercera, Alfonso Guevara, que ordenó intervenir a la Policía para esposar y separar a los acusados, dos de ellos cachorros de la banda terrorista. Éstos, aleccionados por Txapote quien en euskera les indicó que no declararan, manifestaron, como volvió a hacer García Gaztelu, que no iban a formar parte de este teatro Cuando el juicio oral había atravesado su ecuador, fue el etarra Guridi Lasa el que, faltando a su obligación de testificar, decidió sentarse en el suelo de espal- das al tribunal, lo que obligó a la Policía a llevarlo en volandas hasta el micrófono y reducirlo mientras se producía el interrogatorio del fiscal, que Guridi escuchó en cuclillas y con la cabeza agachada. Finalmente, la denuncia de la abogada de los etarras acusando al tribunal de vulnerar los derechos humanos le valió una deducción de testimonio por imputación de torturas Cuando la letrada anunció que tomaría las medidas oportunas Guevara respondió con otra deducción de testimonio, esta vez por amenazas.