Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MIÉRCOLES 26 7 2006 ABC Nacional ANÁLISIS DEL SUMARIO DEL 11- M LA EJECUCIÓN DEL ATENTADO Todos los indicios apuntan a una única arma asesina: el explosivo Goma 2 Eco Los testimonios contra Trashorras; la mo- facto del AVE en Mocejón, junto a la sentenchila de Vallecas; la furgoneta Kangoo; la cia impuesta al Gitanillo demuestran casa de Morata; el piso de Leganés y el arte- que los islamistas sólo usaron Goma 2 Eco INFORME INVESTIGACIÓN DEL EXPLOSIVO PRUEBA CLAVE La clave del sumario está en la mochila número 13- -recogida en la estación de El Pozo- -que, según los análisis químicos, contenía Goma 2 Eco. El auto de procesamiento recoge el testimonio de once policías que garantizan que esa mochila siempre estuvo bajo vigilancia y que nadie tuvo acceso a ella SENTENCIA La sentencia dictada contra El Gitanillo miembro de la red asturiana, declara probado que el material explosivo que trasladó a Madrid fue utilizado para llevar a cabo los atentados que tuvieron lugar entre las 7: 37 y las 7: 40 del día 11 de marzo de 2004 ASUNTO PENDIENTE En todos los escenarios del 11- M, los especialistas han encontrado restos de Goma 2 Eco, pero queda por acreditar que lo que estalló en los trenes fue este tipo de dinamita. No obstante, existe la prueba de que una de las bombas tenía Goma 2 Eco: la de la estación de El Pozo que, al no estallar, se pudo analizar su contenido NO ERA TITADYNE El comisario jefe de los Tedax declaró en el Juzgado instructor que tenían claro que no era Titadyne porque ese tipo de explosivo muerde, es decir, que no tiene un corte limpio, en cambio un alto explosivo corta totalmente MADRID. La lectura del auto de 5 de julio de 2006 revela que la ausencia de resultados afecta especialmente a los actos ejecutivos finales del atentado: se desconoce el número exacto de las personas que prepararon, trasladaron y colocaron los explosivos, así como la ubicación exacta de los mismos y los medios de transporte utilizados para trasladar a los autores y los explosivos, salvo en lo que se refiere a la furgoneta Renault Kangoo encontrada la misma mañana del atentado y en la que se detectaron restos de explosivos, detonadores y huellas de algunos de los autores materiales de la matanza. Se puede decir que el sumario, en algunos aspectos, está en blanco en las veinticuatro horas anteriores a las explosiones. La utilización continuada de frases poco precisas demuestra la escasez de datos que han podido averiguarse en ese intervalo de tiempo (auto de 5 de julio de 2004, págs. 85 y 86) El día 10 de marzo de 2004 miércoles, en hora no precisada, presumiblemente con luz natural suficiente, en la finca de Chinchón (zona de cobertura de la BTS de Morata de Tajuña) se realizaron las operaciones dirigidas a la preparación de los terminales telefónicos componentes de los artefactos explosivos que estallaron al día siguiente, 11 de marzo de 2004. El día 11 de marzo de 2004, jueves, se colocaron en los distintos trenes que circulaban por la línea férrea que une Alcalá de Henares y Madrid- Atocha, trece artefactos explosivos La posibilidad, sugerida por el instructor, de que se continuarán judicialmente las investigaciones oportunas para aclarar los extremos pertinentes y supuestas participaciones de personas que haya podido participar criminalmente en los mismos (en los atentados) (auto de conclusión de sumario, de 6 de julio de 2006) no es la mejor, sin duda, aunque tenga su explicación en el deseo de cerrar el sumario principal con tiempo suficiente para evitar excarcelaciones por agotamiento del plazo máximo de prisión provisional. Pero hay que tener en cuenta que lo que se propone- -y ya se ha hecho al incoar diligencias específicas sobre la clase de explosivo utilizado el 11- M- -es técnicamente muy arriesgado, cuando no discutible, además de reconocer que el sumario tiene flancos débiles. Según la Ley de Enjuiciamiento Criminal, el sumario es único para un mismo delito, lo que comprende conceptualmente los delitos conexos al hecho delictivo principal. Los actos de la ejecución No siempre se puede aspirar a un conocimiento exhaustivo de los hechos delictivos, pero según la naturaleza del delito hay carencias más disculpables que otras. En un atentado con explosivos parecen relevantes, por pura obviedad, los actos de ejecución, incluidos los inmediatos previos, del crimen: es decir, preparación, transporte y colocación. En esta misma línea de análisis, sin salir del ámbito de la ejecución, el sumario va a llegar a la Sala de lo Penal sin una prueba pericial definitiva acerca del tipo concreto de explosivo que estalló en los diez focos de los cuatro trenes afectados. Tampoco se sabe con absoluta certeza qué tipo de explosivo estalló en los dos artefactos detonados por los tedax en las estaciones de Atocha y El Pozo. Sí se ha determinado, sin lugar a duda, que era Goma 2 Eco el explosivo localizado en el artefacto desactivado en el Parque Azorín de Vallecas; en la Renault Kangoo; en la casa de Leganés; en la infravivienda de Morata de Tajuña y en el artefacto localizado en la línea del AVE Madrid- Sevilla, a la altura de Mocejón (Toledo) Este explosivo, al igual que los detonadores recuperados, procedían de la empresa Caolines del Merillés (dos de sus explotaciones son Mina Conchita y Mina Collada) en la que trabajó el procesado José Emilio Suárez Trashorras hasta el 31 de octubre de 2002. El que no haya una prueba pericial definitiva no supone, en ningún caso, que no exista un buen número de datos objetivos que por sí mismos, y sobre todo analizados en su conjunto, concluyan, con un altísimo grado de certeza, que el explosivo utilizado fue Goma 2 Eco. En primer lugar están los testimonios vertidos contra el ex minero asturiano José Emilio Suárez Trashorras, que le acusan de haber vendido ese material a varios de los autores materiales de la matanza, entre ellos Jamal Ah-