Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MIÉRCOLES 26 7 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. SOMOS ECOLOGISTAS DE BOQUILLA U N estudio sobre medio ambiente en España, elaborado por la Fundación BBVA, revelaba ayer que los españoles nos mostramos cada vez más preocupados por el medio ambiente, una sensibilización que, sin embargo, no se ve reflejada a la hora de tener que asumir cualquier tipo de coste adicional, como, por ejemplo, pagar más impuestos para defender el planeta y sus recursos. TamLUIS IGNACIO poco estamos PARADA dispuestos a abonar un sobreprecio en determinados productos que no contaminen la atmósfera, ni a comprar electrodomésticos de bajo consumo, aceptar limitaciones al uso del automóvil o adquirir alimentos orgánicos o envases reciclados. Nos preocupan los incendios forestales, la contaminación, la escasez de agua dulce, el cambio climático y las centrales nucleares. Pero sólo uno de cada dos españoles ha oído hablar del Protocolo de Kyoto y apenas dos de cada cien pertenecen a alguna asociación de protección de la naturaleza. A los movimientos ecologistas les debemos la creciente sensibilidad sobre el desarrollo sostenible, la mentalización general acerca de la necesidad de conservar el medio ambiente, los progresos habidos en las emisiones de gases a la atmósfera y vertidos de residuos, la condena de actos criminales contra la fauna y la flora. Los ecologistas han sido, en buena medida, la conciencia de la sociedad civil, el valeroso activismo contra los poderes abusivos. Pero su obsesión por llamar la atención de los medios informativos les ha llevado a protagonizar espectáculos cercanos al esperpento. Y cuando han querido transformarse en banderín de enganche de una ideología política se han convertido en su propia caricatura. Su ideología para alcanzar el poder legislativo y ejecutivo está más próxima al reaccionarismo ante los problemas que causa el progreso que a la defensa de los derechos que puedan conculcar los poderes económicos. Tal vez por eso nuestro ecologismo se mueve en un plano declarativo y la mayoría de españoles somos ecologistas sólo de boquilla. Educación contra la ciudadanía Crece la alarma social a medida que el Ministerio de Educación va soltando perlas sobre ese invento de la Educación para la ciudadanía El colectivo de educadores y, sobre todo, el los padres de alumnos rechazamos la obligatoriedad de esa asignatura. Las familias estamos muy asombradas de que papá Estado intente suplantarnos para entrometerse en la formación moral de nuestros hijos, enseñándoles los tipos de familias alternativas- -papá con papá y mamá con mamá- -y cómo vivir la sexualidad desde la infancia. El borrador de esa asignatura obligatoria está impregnado del chapapote de un laicismo beligerante, a modo de una nueva religión oficial del Estado. Los padres denunciamos al ministerio porque choca frontalmente con el artículo 27 de la Constitución: Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones Tenemos que soportar a un Gobierno que quita la religión y nos impone su Educación para la ciudadanía asignatura obligatoria desde Primaria hasta el Bachillerato. Es, definitivamente, una Educación contra la ciudadanía Sandra Moreno Luque Cuenca No hay que destruir la hoja de ruta Europa acaba de tomar medidas para no financiar investigaciones que produzcan embriones humanos para la investigación. La postura española es bien distinta, pues ya es legal la destrucción de embriones y, además, la próxima ley de Investigación Biomédica pretende aprobar la llamada clonación terapéutica con fines científicos. Pienso que el Ejecutivo español, entre otras razones, mantiene esta postura porque considera que el embrión humano es una mera estructura celular. Considera el Gobierno que quien ve en un embrión a un ser humano se guía por ideas éticas o religiosas, que nada tienen que ver con la ciencia. Sin embargo, no es así. Un embrión humano es una hoja de ruta del organismo, un diseño dinámico, un proyecto de vida que ordena y estructura las células con la evidente intención de generar vida humana. De esta vida humana surgirá, en su momento, la conciencia. Pero el programa de vida es más originario- -y fundante de la vida humana- -que la propia conciencia, que es poseída con intermitencias, en ocasiones prolongadas por la enfermedad. El embrión humano tiene su propia legislación o constitución interior. Romper a bocajarro esta constitución humana, por buena que sea la finalidad- -aplicable a las exitosas células madre adultas- -es cometer un error científico serio y supone degradar de modo grave la identidad humana, relegando la dignidad o inviolabilidad del hombre a pura retórica vacía. José Ignacio Moreno Iturralde. Madrid necesita más financiación. Si no, ¿cómo se va a pagar este continuo derroche de dinero público? María Sánchez Reyes Barcelona Aciertos y desaciertos Esposados y de pie. Así tuvieron que terminar su último juicio el etarra Txapote y otros dos miembros de la misma mafia terrorista. El presidente del tribunal, Alfonso Guevara, puso fin a tanto descaro de estos cobardes con esta acertada orden, ya que en anteriores juicios, por el asesinato de Miguel Ángel Blanco y Fernando Múgica, se limitaron a reír y charlar durante la sesión. Su falta de respeto, mostrada con su prepotente actitud hacia la Justicia y hacia los familiares de sus víctimas, ha servido para que se conozca mejor a tipos como Txa- pote o Parot, con los que el presidente del Gobierno se juega su denominado proceso de paz Y mientras el señor Zapatero no molesta a esta banda asesina- -esperando que le regalen momentos trascendentes los ciudadanos nos quedamos con su intelectual frase de: El silencio es la mejor plataforma para el diálogo Diálogo con terroristas, por supuesto. David García García Madrid Explicaciones Como ciudadano español me he dado cuenta de que soy un simple espectador de todos los acontecimientos sociales y políticos que se producen en mi patria. Ni aplaudo ni protesto porque se esté deliberando por la paz Creo que hay una gran confusión al respecto. Si ETA sigue viva, apoyar el proceso de paz Gasto público en propaganda El Gobierno catalán repartirá, dos meses antes de las elecciones, más de un millón de folletos para mostrar su gran obra de gobierno. El autobombo costará más de 150.000 euros. ¡Y eso que el PSC se quejaba del gasto en propaganda de Pujol! Desde luego, no es el único despilfarro de los últimos años. Hace unos meses, Maragall se gastó cientos de miles de euros en cambiar la decoración de su despacho. Por no hablar de los millones de euros gastados en informes irrelevantes, algunos encargados a familiares y amigos, o los generosos sueldos que cobran el president y sus consellers, más elevados que el del presidente del Gobierno español. Es evidente que Cataluña es lo mismo que apoyar su futuro. Todos deseamos un acuerdo de convivencia política institucional. Pero al existir en España una Constitución y un Estado de Derecho, el diálogo entre el PSE y ETA no tenía por qué haberse producido. Lo que se debe hacer es, primero, que ETA desaparezca, que pida perdón a los familiares de los casi mil asesinados, y miles de mutilados y discapacitados, y después el diálogo En España hay millones de ciudadanos amantes de la democracia y la paz que discrepamos del plan de Rodríguez Zapatero. Desde aquí les pregunto a todos los españoles: ¿sería posible una España sin Cataluña y sin el País Vasco? Personalmente la aceptaría, pero me resultaría intolerable una Cataluña independiente impulsada por los nacionalistas, como una Vasconia independiente conseguida por ETA. Antonio Ramírez Díaz Granja de Torrehermosa (Badajoz) Conclusiones Señor Zapatero, he analizado su actuación desde que es presidente del Gobierno y he llegado a algunas conclusiones. Le hago unas preguntas: ¿Quiere usted una España federal y republicana? ¿Está usted dispuesto a pasar a la historia como el presidente que terminó con ETA y la legalizó? ¿Está usted dispuesto a que en España existan sólo partidos de izquierda y nacionalistas? Mariano de Frutos Perez Madrid