Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 26 7 2006 Opinión 5 UNA RAYA EN EL AGUA LA CONDENA DEL TIEMPO E ha hecho mayor Henri Parot en la cárcel; el tipo fondón, escaso de pelo, de mirada acuosa, que estaba la otra mañana en la jaula de cristal de la Audiencia, juzgado por el asesinato del general Lago, esbien distintodel joven sicarioarrogante que fue detenido en Sevilla en 1990, cuando iba a calentar el ambiente de las vísperas de la Expo con una bomba en un aparcamiento. Su alma seguirá igual de oscura, emponzoñada por el odio, pero la fachada delata el peso implacable de los años en la celda. El tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos, cantaba Pablo Milanés. Nos ocurre a todos, claro, pero al menos Parot se ve envejecer entre rejas. Cuando un guardia civil le dio el alto en la carreIGNACIO tera de Camas, Parot llevaCAMACHO ba en el maletero del coche trescientos kilos de explosivo. Iba derechito al parking de El Corte Inglés, situado bajo una plaza en la que también se hallaban el Parlamento de Andalucía, una comisaría y un hotel, y en la que solían jugar los niños, entre ellos mis hijos. No conozco al agente que se jugó el tipo- -hubo un tiroteo, y salió herido- -para apresar a la alimaña, pero desde entonces su rostro se me perfila con los rasgos de un ángel de la guarda. El tal Parot tenía lo quese dice un currículum vitae. Había despachado gente de toda edad y condición, y ya sabía lo que era despanzurrar criaturas infantiles en la casacuartel de Zaragoza. Sumando unas cosas y otras le cayeron cuatro mil añitos de nada en la cárcel, una eternidad casi similar a la que él proporcionó a sus víctimas, aunque por un resquicio legal estuvo a puntode quedar libre para 2009. Lo impidieron entre el juez Grande- Marlaska y el Supremo, que han aplazado su redención de penas hasta, como mínimo, 2020. Para entonces muchos estaremos definitivamente calvos, y la vida será más un recuerdo que una expectativa, pero a Parot le cortará el pelo que le quede un peluquero de prisiones y los días se le harán más largos, más densos, más iguales. En el juicio por el asesinato del general Lago estuvieron presentes las hijas del terrorista, que pudieron saludar a su padre a través del cristal blindado. La familia del difunto no tuvo ese privilegio, y tampoco puede decirse que, 24 años después del crimen, haya gozado del derecho a una justicia rápida. Lo que les ha llegado es una remota reparación, más moral que práctica porquela pena que le caiga al matarife ya poco puede añadir a su larguísimo horizonte carcelario. A ciertas alturas, en ciertas circunstancias, la vida se vuelve definitivamente injusta: las hijas del asesino sonreían, y los hijos del asesinado no estaban para fiestas. Ya es triste este contrasentido desdichado, pero más triste sería que la política volviese más cruel la paradoja. Los negociadores del Gobierno que este verano se encontrarán con los de ETA en algún lugar del mundono deberíanolvidar que el únicoconsuelo de las víctimas reside en que, cuando el tiempo nos ponga a todos viejos, la ancianidad de los culpables resulte siquiera un poco más dura, más difícil, menos llevadera que la de los inocentes. S ROLLS DE MARBELLA, BMW DEL PER ITABA ayer Ignacio Camacho lo que le dijo Alfonso de Hohenlohe, príncipe azul en la Marbella dorada. Hohenlohe llevó a Marbella la flor del Gotha y del Elenco de Títulos del Reino. Y otra flor propiamente dicha: la buganvilla. Escribes Noches de buganvillas y jazmines y te sale un libro de poemas sobre aquella Marbella, cuando la Milla de Oro no era cardo máximo que conduce directamente al trullo de Alhaurín de la Torre y del juez Torres. Había por las encaladas tapias de los conventos buganvillas púrpura, moradas como cardenales, pero faltaba la paleta de los insólitos colores que trajo Hohenlohe... ¡desde Kenia! el avellana, el rojo sangre, el amarillo caña. Camacho recordaba que Hohenlohe le decía entre buganvillas y enjoyadas damas de noche que Marbella era el único lugar del mundo donde nadie se sorprendía de ver Rolls Royces por colleras, enANTONIO champelados. Añado que más raro BURGOS era que tampoco nadie se hiciera la clásica pregunta que ahora formula el juez marbellero: ¿De dónde habrá sacado éste ese pedazo de Rolls? Estoy en una playa cuyo nombre no habré de citar, que es la otra cara de Marbella. Si tuviera que acuñar un topónimo turístico, diría que es la Costa del PER. Estética Gran Hermano en los chavales. Estética Omaíta en sus madres. Padres como progenitores de Operación Triunfo. El granero andaluz de votos del PSOE, en bañador. Las mayorías absolutas de Chaves, bajo la sombrilla con el picaíllo y la asendía. Y como en Marbella nadie se sorprendía de ver Rolls Royces, aquí nadie se extraña de ver tantísimo BMW. Yo sí me sorprendo, rarito que soy. Ves acercarse uno de esos cochazos, y piensas que dentro viene un ejecutivo de las nuevas tecnologías que C llega de jugar al squash. Por aquí. Viene la clásica familia de pueblo, con el padre perceptor de peonadas y virtuoso de los chapuces en dinero negro. Viene la madre que va a la academia de bailes modernos que paga el alcalde. Viene la suegra que cobra la pensión no contributiva que le da Chaves. Los dos niños, de anillada oreja, con los casquitos del ipod oyendo los mp 3 que se bajaron por el ADSL gratis que da el Ayuntamiento. Y no hay ni un BMW ni dos. A manojitos. Complejo me da aparcar al lado mi Ford casi de pedales. Los observo, poderosos, gritones, en la playa. Los amos del mundo: del tercer mundo andaluz. Ni un periódico bajo las sombrillas. En todo caso, un gratuito. Ponen el transistor a toda pastilla. Canal Sur: la nuestra. O la SER, los nuestros. Les importa un bledo que el Gobierno negocie con una banda de asesinos. Son tan felices quizá porque no saben nada del Estatuto catalán. Aunque rezan a la Patrona, han oído lo de los crucifijos en las escuelas como el que oye llover: ¡las mentiras que dicen los fachas, menos mal que echamos al tío del bigote! La madre, mientras hace el picadillo en la mesa de campimplaya que ha dispuesto en el vivac de la sombrilla, se lamenta: ¡Qué pena que aquí no podamos ver el Tomate, a ver qué dicen de La Pantoja! Proclaman que el PER ya no existe. Ahora se llama Programa de Fomento del Empleo Agrario. Mas el Gobierno y la Junta de Andalucía lo perpetúan. Han dado este año la habitual nueva morterá: 75 millones de euros. El 3,5 por ciento más que el año pasado: que no decaiga la afición votante. Que no decaiga la venta de BMW en los pueblos. ¡Prontito va a desmontar el PP esta trama de intereses, tan régimen que, como el de Franco, ahora se basa en la propaganda de la Paz! Que esto no salga de Eurasia, pero ZP va camino de sus XXV años de Paz. De paz en las Vascongadas, de paz en el Líbano y de paz en los concesionarios de BMW.