Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 25 7 2006 59 Toros FERIA DE SANTIAGO FERIA DE SAN JAIME Oreja en cuesta arriba para El Juli Plaza de toros de Santander. Lunes, 24 de julio de 2006. Tercera corrida. Lleno. Toros de Juan Pedro Domecq y un sobrero de Parladé (3 bis) desiguales de presentación, muy descastados; destacaron el 4 y el 6 hasta que se rajó. El Juli, de verde esperanza y oro. Media estocada traserísima y descabello (silencio) En el cuarto, estocada muy atravesada y descabello (oreja) El Fandi, de azul marino y azabache. Pinchazo hondo y descabello. Aviso (silencio) En el quinto, estocada (saludos) Miguel Ángel Perera, de grana y oro. Dos pinchazos, estocada y descabello. Aviso (silencio) En el sexto, estocada caída (petición y vuelta al ruedo) David Esteve se sobrepone a la moruchada y abre la puerta grande Plaza de toros de Valencia. Lunes, 24 de julio de 2006. Séptima corrida. Menos de media entrada. Novillos de Hermanos Rubio Martínez, correctos de presentación, deslucidos, rayando en la moruchez: el 6 que se dejó, fue el mejor. Javier Benjumea, de obispo y oro. Media y descabello (silencio) En el cuarto, pinchazo y cinco descabellos (silencio) Andrés González, de celeste y oro. Pinchazo y estocada pasada (silencio) En el quinto, pinchazo y media trasera (silencio) David Esteve, de mandarina y oro con cabos negros. Estocada tendida y trasera y descabello (oreja) En el sexto, estocada caída (oreja) Salió a hombros. ZABALA DE LA SERNA SANTANDER. De los abanicos que batían el aire con frenesí en los tendidos subía hacia las andanadas, de vez en cuando, un golpecillo de brisa que aliviaba levemente el insufrible calor. Sólo de vez en cuando. En la perfecta armonía de la plaza de Cuatro Caminos sobraba tantísimo bochorno. Inevitable parece el castigo del calentamiento criminal de este mes de julio, ya sea Pamplona, Valencia o Santander. Pero tal vez sí que se pueda arreglar en esta Feria de Santiago el estado del ruedo. Algo falla. O la arena está suelta de más o el piso excesivamente duro. O las dos cosas a la vez. Y los toros no se agarran, derrapan. Anteayer ya le ocurrió a Sergio Galán con uno de sus caballos, y ayer los resbalones y las caídas se sucedieron. Hasta que el tercero se lesionó la pezuña de la pata derecha de salida. Que lo estudie alguien, porque acarreará más problemas y más sobreros. A poder ser que no sean como el de Parladé, un toro amorfo de enorme cuerpo y cabeza jibarizada, morfológicamente acorne, un monstruito de feria que por su hueco comportamiento defraudó igualmente. Perera quiso con denuedo, diríase que con demasiado denuedo e insistencia. El Juli torea en redondo al mejor toro de la mansa corrida de Juan Pedro en esta nueva etapa de madurez. Y muy en serio le midieron. Hay quienes echan de menos aquel chaval de rebelde flequillo y chispeante tauromaquia. La obra tuvo dos finales espléndidos: uno antes de ir a por la espada, con un cambio de mano soberbio; y otro ya con la espada de veras, andándole al toro hacia la raya hasta dejarlo perfectamente cuadrado, sin una sola vuelta. La oreja valió su peso, porque trabajo le costó a El Juli meter a la gente en situación. Probablemente, como decíamos, en aquella otra época de perfil más arrasador y fácil hubiera cortado dos, pero ha apostado por la sobriedad, a costa de la frescura. Y la calidad nunca se ha hallado entre sus fuertes. Además para El Juli ahora no existen los llanos que la novedad traía, sólo puertos de montaña. También se trabajó sobre la mano derecha al toro que rompió plaza sin que los SERRANO ARCE Descaste y manta La tarde no había arrancado bien con la sustitución de la corrida de José Luis Marca por la de Juan Pedro Domecq. Una sustitución siempre escama, aunque en el fondo de la cuestión latía la seriedad con que el Consejo de Administración de Cuatro Caminos rige su destino: la corrida de Marca no era la reseñada en el campo, así que puerta, carretera y manta. La ganadería suplente no despertó en principio las ilusiones entre los aficionados, que saben que lo de Juan Pedro se mueve en registros de supino descaste. Ahora más que nunca. Y en general la afición acertó, sólo que el cuarto- -y luego el sexto- -le salvó el honor a la divisa. A ello contribuyó en gran medida El Juli, que lo templó de forma superior en su muleta, en una faena que fue in crescendo, cada vez más ajustado, con la virtud sobresaliente de que Juli enganchó siempre las embestidas por delante, llegándole con el trapo al hocico del juampedro. Larga la embestida y largo el muletazo. Muy en serio se lo tomó todo El Juli, como suele músicos comulgasen con una actuación cabal, técnicamente firme y mal rematada con la espada. A El Fandi se le rajaron sus dos toros muy pronto, así que el lucimiento se limitó a los tercios de banderillas. O sea, como siempre pero con excusa. A Miguel Ángel Perera se le intuye últimamente con las ideas espesas y atocinadas. El sexto fue el toro más amplio de la juampedrada y el segundo en puntuación por lo alto. Perera, que para no variar prologó con pases cambiados por la espalda, estuvo desigual con la mano derecha y más entonado con la izquierda. Cuando ya había conseguido el eco de la plaza y el acople con el toro volvió a cambiar absurdamente de lado. El de Juan Pedro tampoco duró más y terminó buscando tablas, pero esos veinte o veinticinco muletazos que contuvo debió aprovecharlos con mayor intensidad. FRANCISCO PICÓ VALENCIA. David Esteve fue el único que se sobrepuso a la moruchada de Hermanos Rubio Martínez lidiada ayer en Valencia. Cortó una oreja del tercero por una labor en la que en todo momento estuvo arropado por sus paisanos de Rafelbuñol, a quienes no les importó las numerosas veces que el astado le tropezó la muleta en una faena en la que se hartó de dar pases, prevaleciendo más la cantidad que la calidad. Terminó adornándose con manoletinas. En el sexto, el de mejor nota del conjunto, Esteve aprovechó al único ejemplar que se dejó torear. Llevó a cabo una faena en la que cuajó buenos naturales. Logró otra oreja que le permitió salir en volandas por la puerta grande. Los otros dos espadas, Javier Benjumea y Andrés González, no pudieron vencer la moruchez de sus oponentes. Benjumea, que exhibe una fenomenal planta torera, toreó con temple al primero sobre la mano diestra. En el cuarto destacaron unos estatuarios en el platillo. Andrés González, animoso y decidido en el segundo, resultó cogido sin consecuencias en el complicado quinto, que tenía hechuras de torito. Las Ventas Luque, Fuentes y Sandín, finalistas del Certamen de Novilleros ABC. Daniel Luque, Salvador Fuentes y José Manuel Sandín son, por orden de puntuación, los tres finalistas del Certamen de Novilleros de Digital celebrado las noches dominicales de julio en Las Ventas y que ha sustituido a las corridas vespertinas. El pasado domingo, con un tercio de entrada, se lidiaron novillos de Buenavista y un sobrero de Hernández Barrera (tercero bis) de juego dispar. Emilio de Justo, saludos y silencio. Luque, silencio y oreja. Fuentes, saludos tras aviso y silencio tras aviso.