Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 25 7 2006 Cultura 57 BRASILEÑA Veranos de la Villa Intérpretes: Gilberto Gil (voz y guitarra) Sergio Chiavazzoli (guitarra) Arthur Maia (bajo) Jorge Gomes (batería) Claudio Andrade (teclados) Gustavo di Dalva (percusión) y Bern Gil (guitarra) Lugar: Centro Cultural Conde Duque. Madrid. Fecha: 23 de julio. EL MINISTRO DEL BUEN ROLLO PABLO MARTÍNEZ PITA Calixto Bieito, director artístico del Romea, ayer durante la presentación EFE El teatro Romea abrirá la temporada poniendo en escena La strada de Fellini Su programación incluye también Soldados de Salamina y La plataforma b Calixto Bieito bautizó ayer el programa del nuevo curso del Romea con la presencia de Xavier Albertí, Oriol Broggi, Juan Echanove y Jordi Galcerán, entre otros MARÍA GÜELL BARCELONA. En el mismísimo escenario de La Felicidad de Javier Dualte, se escenificó ayer la rueda de prensa de presentación de la próxima temporada del teatro Romea. El primer actor fue Calixto Bieito, director artístico del centro, que desveló las líneas del nuevo curso y los espectáculos que conforman la programación. Como primera novedad, la osadía de subir el telón el 9 de agosto con La strada de Federico Fellini, con dirección de Xicu Masó. Este montaje estará en cartel hasta el 26 de agosto y forma parte de IV Festival San Miguel Mas i Mas. Cada año se escuchan comentarios respecto a que en el mes de agosto los teatros están cerrados a cal y canto y no hay oferta teatral. Pues bien, el Romea apuesta por mantener abiertas sus puertas el mes más estival del año. El director del espectáculo teatral La strada Xicu Masó, no teme la aventura de estrenar en pleno verano, porque cree que es un título muy llamativo. Además, subraya: Todos recuerdan la película de Fellini con Giuletta Massina y Anthony Quinn, incluso los que no la han visto De la banda sonora original, del inolvidable Nino Rota, sólo se han conservado las cuatro notas más conocidas, que utilizamos como gancho; pero la música es original de Mauricio Villavecchia afirma. La strada (1956) es un dardo en el periodo neorrealista de Fellini. El filme ganó, entre otros premios, el Oscar a la mejor película de habla no inglesa y el León de Plata del Festival de Venecia. A propósito de Tennessee Williams En septiembre podremos ver Tennessee de Xavier Albertí, a partir de la vida de Tennessee Williams. Albertí destacó que en esta obra explica el periodo de 1961 a 1983, cuando el escritor abandona Broadway y se dedica a ha- El director de La strada sólo mantendrá de la banda sonora de Nino Rota las cuatro notas más conocidas Ollé, en su propuesta escénica, se acercará más a la novela de Cercas que a la versión cinematográfica cer teatro- off. En aquel momento se aisla de la meca del teatro y queda silenciado afirma Albertí, que además de escribir la obra y dirigirla, también forma parte del elenco. Le seguirá el thriller Carnaval de Jordi Galcerán, con dirección de Sergi Belbel; Visitando al Sr. Green de Jeff Baron, que dirige Juan Echanove; Plataforma de Michel Houllebecq, con Calixto Bieto al frente, y varios espectáculos de mucha carga emocional, que completan un cartel muy potente. Otra de las novedades es el debut de Oriol Broggi en el Romea. El director se presentará en mayo con una comedia de italioamericanos neoyorquinos de Joe Dipietro, Passat el riu Si el curso empieza con una referencia al cine, otro título que nos recuerda al Séptimo arte en la progrmación de la próxima temporada es Soldados de Salamina sin olvidar que nace de una novela de Javier Ciercas. Por su parte, Joan Ollé, director de esta propuesta, tiene muy claro que fue el libro el que le emocionó y no la película y que por lo tanto se aleja de la versión cinematográfica y se centra en los sentimientos que transmite la lectura del texto. En esta obra, que estará en cartel entre abril y mayo de 2007, habrá una parte coral, un monólogo y un diálogo, los elementos esenciales de la tragedia griega con la Guerra Civil española de trasfondo y la mezcla entre ficción y realidad. er como Gilberto Gil. Es una de las mejores cosas que le puede pasar a uno pasados los sesenta años. Hace cuatro que él lo hizo y se mantiene en una forma envidiable- -sus epatantes pasos de baile lo demostraban- y de su presencia y palabras emana una contagiosa alegría de vivir poco habitual en músicos y en políticos. Y el caso es que él es ambas cosas. Todo un ministro de Cultura con camiseta, coleta y zapatillas de deporte fue el que el pasado domingo se presentó ante el público madrileño para hacer un pequeño recorrido por su impresionante carrera artística y, como hace dos años en este mismo escenario, cantar por la paz con Imagine A estas alturas poco tiene que demostrar. En su momento- -años sesenta y junto a Caetano Veloso- -revolucionó la música brasileña con su propuesta tropicalista. Así que, fundamentalmente, ahora se dedica a divertirse y a hacer pasar un buen rato a sus oyentes. Por eso hay mucho oeee para hacer repetir a los asistentes y mucha explicación acerca de cada tema. Los sonidos bailables también dominan el espectáculo. Las sillas de las gradas terminaron siendo objetos inútiles ante el impulso que todos sus ocupantes sintieron de mover caderas y articulaciones. Acompañaba al cantante una magnífica banda de la que formaba parte su propio hijo, Bern, que por primera vez le acompañaba en una gira. Cada uno de sus integrantes afrontaba los solos con gran brillantez- -estupendo Arthur Maia al bajo- así como los variados ritmos presentes, ya fueran brasileños o jamaicanos. Por cierto, que estos últimos tuvieron un especial protagonismo, con algún clásico como el Could you be love de Bob Marley; algún tema propio, como Vamos fugir -muy celebrado, sobre todo por sus numerosos compatriotas- o adaptaciones, como el sorprendente When I m sixtyfour de los Beatles, con el que Gilberto Gil presumía de edad. Otros temas presentes fueron Axé, Babá Touche pas à mon pote -grabado para la organización francesa SOS Racisme- Samba de Los Ángeles Toda menina baiana o un emocionante y fundamental Eu vim da Bahia compuesto hace más de cuarenta años. S