Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Cultura MARTES 25 7 2006 ABC El cambio de fechas del Festival de Benicasim, todo un acierto b El FIB deja una media anual de Jerôme Savary recrea la historia del jazz a través de la figura de Joséphine Baker Hoy y mañana se presenta en el Matadero de Madrid La revista negra b Estrenada originalmente en francés en París, y presentada su versión en castellano en el Festival de Perelada, viajará después a Nueva Orleáns SUSANA GAVIÑA MADRID. Desde el Congo a París, pasando por Haití y Cuba, el último trabajo de Jerôme Savary, La revista negra recrea la historia del jazz a través de una de las figuras que hicieron furor en los años 20 en París, Joséphine Baker. El nuevo espectáculo del director argentino, estrenado el pasado mes de junio en París y que ha recalado ya en varios festivales- -entre ellos Perelada, que lo coproduce junto a la Opéra Comique- arranca en las devastadoras consecuencias del huracán Katrina, que tuvo lugar el pasado año en Nueva Orleáns. Después del Katrina la ciudad ha pasado de tener 500 clubes a tan sólo 30 recordó ayer Jerôme Savary durante la presentación del espectáculo, que se puede ver hoy y mañana en el Matadero, dentro de la programación de Los Veranos de la Villa. Hasta la ciudad norteamericana viajó Savary para reclutar a los intérpretes de este espectáculo, en el que ha tratado sobre todo de contar una historia y no repetir la que han hecho otros anteriormente Por eso no se trata de una reproducción de la emblemática revista que triunfó en los años veinte en París, gracias en gran parte a una jovencísima Joséphine Baker cantan- nueve millones de euros, que este año han sido más, con 35.000 personas y 6.000 invitados cada día de concierto LORENA PARDO CASTELLÓN. Después de cuatro días intensos de música en directo, los ánimos en el FIB no han decaído, más cuando la guinda del festival la puso Depeche Mode la noche del domingo, con un público absolutamente entregado. La organización del festival, que anunciaba el sábado de madrugada la prórroga por tres años más de su contrato con Heineken, hacía balance de esta edición con superávit de público. Los hermanos Morán daban su brazo a torcer y reconocían que el cambio de fecha de agosto a julio ha sido un acierto. Las cifras oficiales hablan de 35.000 personas y 6.000 invitados cada día de concierto. No obstante, el balance en la cuenta de resultados empresariales queda para la esfera privada. El FIB deja en Benicasim una media anual de nueve millones de euros, que este año han sido más, porque se ha registrado mucha más gente desde que el lunes se abriera la zona de acampada. El cambio de fecha ha ido bien, eso ya es indiscutible, a pesar de que han sido años de absoluta reticencia por parte de la organización, que alegaba que ese cambio en el calendario suponía aumentar en 600.000 euros el presupuesto general del FIB. Ha habido una mayor demanda en hoteles más caros, lo que denota que el perfil del fiber tiene un bolsillo que le permite la comodidad de una cama y un aseo no sometido a los avatares de la avalancha. Y aunque el público británico ha aumentado su presencia en este festival, todavía el 60 por ciento de adeptos son españoles, seguidos por un 30 por ciento de ingleses. El resto, franceses, alemanes e italianos. Una de las anécdotas de esta edición ha tenido como protagonista a Garzón, uno de los grupos participantes. La banda se ha visto obligada a cambiar su nombre tras recibir un burofax de los representantes legales del juez Baltasar Garzón, en el que se les instaba a cambiar el nombre de su página web (www. superjuez. com) y suprimir tanto las fotografías del magistrado que aparecen en ella como las alusiones que directa o indirectamente se refieren él. Como solución, la banda ha pasado a llamarse Grande- Marlaska. Ayer, el FIB celebró su habitual fiesta de despedida, la última que se realizará en la playa del Torreón, ya que la subdelegación del Gobierno considera que no es un lugar seguro y apropiado para una fiesta tan multitudinaria. Nicolle Rochelle rememora a la mítica Joséphine Baker te y bailarina, cuyo excéntrico comportamiento y vestuario- -una minimalista falda formada por plátanos y los pechos casi al aire- -revolucionó el mundo cultural y social de la época. La mía es una historia sobre la negritud, sobre la segregación indica Savary, que ha tomado la figura de ABC Baker como columna vertebral de la obra, pues un viejo pianista viaja hasta el Nueva Orleáns actual buscando a una joven que pueda interpretar a la artista en una reedición de La revista negra A partir de ahí, los intérpretes realizan un recorrido por la música negra, desde los ritmos tradicionales a los más actuales, como el rap y el hip hop. El espectáculo, dinámico y desbordante de energía, sobre todo en los números de baile, incluye también tres canciones de La revista negra original, como Hawaïan song o J ai deux amours a cargo de doce músicos y diez bailarines, encabezados por Nicolle Rochelle. La elegí, porque se sabía todas las canciones de la Baker, tenía swing y voz casi de soprano. Además era capaz de hacer payasadas, porque- -matiza Savary- -Joséphine Baker, sobre todo, era una payasa sobre el escenario El espectáculo, concebido en francés, pero que en Perelada y Madrid se presenta en castellano, cuenta en el reparto con el actor catalán Miquel Angel Ripeu, James Campbell, Michel Dussarat, Allen Hoist y Jimmy Justice, además de la participación, al final, del propio Savary, que se suma tocando la trompeta. Después de viajar a Estados Unidos, y de presentarse en la Opéra Comique de París, el director argentino tiene en proyecto volver a Madrid a partir del próximo mes de enero. Savary promete que, para entonces, algunas de las canciones serán traducidas al castellano, aunque no las más conocidas, por una cuestión de respeto