Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 25 7 2006 49 Sociedad Nace en un hospital público de Sevilla un bebé libre de una enfermedad hereditaria Las altas temperaturas del Ebro provocan la paralización de la central nuclear de Garoña Nucleares francesas y alemanas han tenido que reducir su producción energética debido al calor b La dirección de Garoña exigió a la Confederación del Ebro, y lo logró, que volviese a desembalsar agua de la cabeza para recuperar el caudal necesario para la refrigeración M. GONZÁLEZ D. MEDIAVILLA BURGOS MADRID. Poco después de la una y media de la madrugada del domingo la central nuclear de Santa María de Garoña fue detenida porque el agua del Ebro, empleada para refrigerar su reactor, estaba demasiado caliente. El portavoz de la central, Elías Fernández, aseguró a ABC que es la primera vez que esto sucede en sus treinta años de historia Durante un verano normal, el agua del Ebro fluye a una temperatura media de 22 o 23 grados, pero el pasado sábado, después de varios días de intenso calor, alcanzó los 25 grados, superando el límite que la normativa especifica para la central. Inmediatamente, se procedió a aplicar el protocolo previsto para estos casos en sus especificaciones técnicas de funcionamiento y la central fue detenida. El suceso, según comentaron expertos del Consejo de Seguridad Nuclear a ABC, aunque ya se ha producido alguna vez, es poco habitual en España. Sin embargo, otros países europeos como Francia o Alemania sufren con más intensidad las subidas de temperatura. Este verano, el Gobierno francés ha permitido incrementar, excepcionalmente, la temperatura máxima a la que las centrales pueden devolver a los ríos el agua que emplean para su refrigeración. La medida pretende evitar que se vuelva a repetir la situación de 2003, cuando el calor obligó a cerrar o reducir significativamente la potencia de 16 de sus 58 reactores, con pérdidas económicas notables para la compañía eléctrica estatal. En Alemania, varias centrales han tenido que reducir ya su producción porque el agua de los ríos está demasiado caliente. Instalaciones de la central nuclear de Garoña (Burgos) en funcionamiento desde 1971 en funcionamiento a lo largo de la pasada madrugada, siempre y cuando la temperatura del agua sea adecuada. Pese a lo sucedido en Garoña, la producción energética de las nucleares españolas no está en peligro. El diseño original de las centrales en España tuvo en cuenta nuestro clima cálido, y el impacto de las altas temperaturas es menor explicó el subdirector de ingeniería del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) Antonio Munuera. Sobre la posibilidad de que otras centrales se tuviesen que detener por el calentamiento de las fuentes de agua que las refrigeran, Munuera afirmó que no ABC Las nucleares españolas se diseñaron para funcionar con aguas más cálidas que las alemanas o francesas El resto de centrales tienen margen en la temperatura del agua que las refrigera y no es probable su parada hay preocupación porque todas tienen varios grados de margen No obstante- -añadió el técnico del CSN- si las temperaturas se aproximasen a los valores límite, se tomarían medidas El mensaje del Ministerio de Industria fue de confianza. Portavoces oficiales afirmaron que España no tendrá los problemas de abastecimiento que afectaron a Francia cuando fallaron sus reactores. No dependemos tanto de la energía nuclear como Francia- -que basa el 80 de producción eléctrica en el átomo- Garoña es una de las centrales pequeñas y aún tenemos margen para continuar con el abastecimiento Nueva subida de temperaturas para el fin de semana Gerona, Barcelona, Guipúzcoa y Canarias permanecen hoy en alerta naranja por calor. Treinta y cinco grados se alcanzarán en Gerona, según las previsiones del Instituto Nacional de Metereología (INM) mientras que en Canarias se llegará a los 34 grados y en Guipúzcoa y Barcelona a los 32. Mañana, las temperaturas descenderán ligeramente en toda la península salvo el este y sureste. Sólo Mallorca, donde se alcanzarán 37 grados, estará en alerta naranja. El jueves, las temperaturas descenderán, pero la tregua durará pocos días, porque el viernes llegará un nuevo episodio de calor que probablemente traiga máximas ligeramente superiores a las actuales y que se prolongará, al menos, hasta el martes siguiente. El número de fallecimientos por golpe de calor confirmados por las autonomías al Ministerio de Sanidad se mantiene en ocho. Faltan aún por corroborar si las muertes de una bañista en Sitges (Barcelona) y de un indigente en Valencia se debieron también al calor. Sin embargo, el portavoz de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) José Luis Casado, afirmó ayer que, probablemente, ha habido bastantes más fallecimientos de los registrados desencadenados por el calor en personas con enfermedades crónicas. La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria recomendó a las empresas que faciliten medidas de protección e hidratación a las personas que trabajan al aire libre. Reducción del caudal y desembalse Además de calentar el agua, el clima actuó de otra manera en el parón de Garoña. La escasez provocada por la sequía hizo que la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) redujese la cantidad de agua desembalsada desde los embalses de cabecera y con él el caudal del río. El portavoz de Garoña indicó que desde la central se pidió a la CHE que normalizara inmediatamente el caudal, y así lo hizo Ahora, se está a la espera de que las aguas del Ebro se enfríen un poco y recuperen las temperaturas habituales. La intención de la dirección de la central era ponerla