Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 25 7 2006 Internacional 31 VIENTOS DE GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO Blanco dice que los muertos civiles que causa Israel son un objetivo buscado y luego rectifica Para el embajador israelí la primera declaración del número dos del PSOE es infame para la BBC, Aznar se mostró partidario de que la OTAN bombardease el Líbano en el caso hipotético de que Israel formase parte de la Alianza G. L. A. ABC MADRID. La crisis de Oriente Próximo se ha convertido en un asunto más de política doméstica, tanto que capitaliza el enfrentamiento entre PSOE y PP en el cierre del curso político. Prueba de ello es que sobre este asunto versó monográficamente la comparecencia del número dos socialista, José Blanco, tras la reunión celebrada ayer por su Permanente. El secretario de Organización del PSOE respaldó la posición equilibrada del Gobierno, pero sostuvo que los muertos civiles causados por los bombardeos de Israel no son daños colaterales, son un objetivo buscado Antes de hacer esta acusación, en la que se reafirmó una segunda vez, manifestó que el PSOE condena las acciones terroristas de Hizbolá, tanto en el inicio de la crisis, desencadenada por sus provocaciones, como posteriormente con el lanzamiento de misiles y también condena la desproporcionada respuesta de Israel y sus ataques contra la población del Líbano, porque no se ataca a Hizbolá sino a todo un país Las palabras de Blanco provocaron una airada reacción del embajador israelí en España, Víctor Harel, que afirmó que dicha declaración es la más infame que ha escuchado desde que comenzó el conflicto. Nos está acusando de matar civiles de forma indiscriminada, es decir, de matar civiles con intención. Eso es algo que hace la propaganda árabe afirmó Harel. Las reacción del embajador obligó al número dos socialista a rectificar horas más tarde el sentido de sus palabras con un nuevo entrecomillado: la desproporción con que Israel ha respondido a los ataques terroristas de Hizbolá provoca inevitablemente la muerte de civiles sin insistir en que estos fueran intencionados. Blanco también reivindicó por la mañana para el Gobierno de Zapatero la bandera de la paz que contrapuso con el belicismo que atribuyó a José María Aznar y al PP. Al ex jefe del Gobierno le acusó de ir demasiado lejos al manifestar la necesidad de que la OTAN bombardee el Líbano -el ex presidente realizó estas declaraciones a la BBC ante el hipotético caso de que Israel, como preconiza FAES, formara b En una entrevista parte de la Alianz- a- y dijo que sabemos que trabaja para una multinacional de la comunicación, pero empezamos a sospechar que también debe tener contrato con alguna multinacional del armamento A Rajoy le reprochó que cuando dice que le parecen ridículos, grotescos y paletos los que se manifiestan contra la guerra, no sólo insulta a Zapatero sino también a los ciudadanos, como insultó y menospreció a los que se manifestaron contra la guerra de Irak. También terció en la polémica, el ex presidente del Gobierno Felipe González, quien consideró que la actitud del Gobierno frente a la crisis es no sólo correcta, sino prudente Con respecto a las declaraciones de Aznar, González dijo que resulta grotesco escuchar este tipo de manifestaciones. Moratinos dice no tener quejas Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, dijo que debido a la postura del Gobierno español en la crisis no ha tenido ninguna queja por parte de Israel, donde asegura tener muchos amigos y muchos contactos Moratinos recordó el compromiso humanitario de España de destinar dos millones de euros al Líbano y ofreció entre 60 y 100 ca- Zapatero recibió ayer en La Moncloa a representantes judíos y palestinosCHEMA BARROSO mas hospitalarias en nuestro país. El ministro hizo estas manifestaciones en Moncloa, tras la reunión mantenida entre Zapatero y representantes de las Juventudes del Partido Laborista israelí y de la formación palestina Al Fatah. Zapatero invoca la paz, pero ordena misiones de guerra C. H. MADRID. A la ruptura de consensos internos que el PP atribuye al Gobierno de Zapatero se suma la ruptura de otros consensos, los internacionales. Este fue el diagnóstico que realizó ayer el número dos del PP, Ángel Acebes, respecto a la política exterior de España. Con la foto de Zapatero y la kefiya todavía en la retina de los ojos populares, Acebes acusó al jefe del Ejecutivo de algo especialmente grave: romper el papel de España como mediador al alinearse con una de las partes Zapatero- -agregó- -es una fábrica de crearse enemigos y recordó otros episodios poco edificantes como llamar fracasada a Ángela Merkel o la imposible recomposición de las relaciones con George Bush. Pero lo peor, a decir del PP, es la hipocresía del PSOE y de su jefe de filas cuando invocan la paz y España está en misiones de guerra por orden de Rodríguez Zapatero léase Afganistán o las labores de la fragata Álvaro de Batzán