Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 25 7 2006 Internacional VIENTOS DE GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO 29 dos ve razonable antes de presionar para un alto el fuego. Plazo corto para algunos, eterno para otros, como para los miles de israelíes residentes en el norte que no han tenido más remedio que regresar a sus casas en Haifa, Nahariya, Carmiel, Safed, bajo el fuego de los cohetes de Hizbolá. Una abuela de 60 años y su nieto de 12, las últimas víctimas de Israel en Gaza Haniyeh pide a Washington que asuma un liderazgo moral como superpotencia J. C. JERUSALÉN. La estampa, tan triste como todas las de Gaza. Media mañana. Un sol de injusticia. Una carreta destartalada. Tirada por un burro entrado en huesos y más viejo que el conflicto de Oriente Próximo. A un lado, una mujer de 60 años. A su lado, su nieto, de 12. El burro tira; el carro avanza por el campo de refugiados de Beit Lahia, en el norte de Gaza; la abuela se agarra; el niño sujeta las riendas y atiza al animal. Segundos después, el proyectil lanzado por la artillería israelí estalla. El burro salta por los aires. La carreta se quiebra hecha añicos. La mujer muere en el acto sin despedirse de su nieto. Su nieto queda destrozado sin haberle dicho siquiera adiós a su abuela. Y de paso dos transeúntes se van con ellos en un viaje sin retorno, y un policía les acompaña para mostrarles el camino. Los cinco, muer- Regreso a los bombardeos Vuelven porque no se pueden permitir más gastos. Porque no pueden pagar los hoteles. Porque aseguran que ni el Gobierno ni los empresarios les han ayudado a llevar tan pesada carga económica. Otro frente, en este caso con serias connotaciones políticas, que se abre en Israel. Y otro, el sirio, siempre en peligro de incendio. Así, Ehud Olmert rechazó a Damasco como interlocutor para cualquier iniciativa diplomática, la que sea El frente del Líbano, abierto en canal. Con más objetivos bombardeados; con más de una decena de civiles muertos, entre ellos dos niños; con una crisis humanitaria galopante; con cerca de 700.000 desplazados; con un país que tardará otros 20 años en recuperar la normalidad. Así es la guerra, se dice en Israel. Ellos la empezaron, ahora tienen que pagarlo, se sentencia. Hay que combatir contra el terrorismo, no rendirse, se añade. Por cada cohete que caiga en Haifa, serán golpeadas diez localidades libanesas apunta el jefe del Estado mayor, Dan Halutz. Por cada muerto israelí, dos días más de guerra. Mañana, más. AP no antes de que se despliegue una fuerza internacional de interposición de la OTAN en la región. Para ello necesita entre diez días y dos semanas, plazo que Estados Uni- tos. La versión en hebreo no necesita subtítulos: La artillería israelí abrió fuego contra una célula que lanzaba cohetes contra el sur de Israel entre la población civil Quien advierte no es traidor: Hemos lanzado octavillas para instar a los civiles a que se vayan de las zonas en las que se opera con armas Ya son más de cien muertos desde que hace un mes comenzara a llover en el verano de Gaza. No queda una sola nube pero la tempestad no amaina. No lo hará, al menos, hasta que sea liberado el soldado israelí capturado, Guilad Shalit, y dejen de caer cohetes Qassam sobre el sur de Israel. Ayer volaron seis, dos aterrizaron de cualquier modo, sin causar víctimas, en Ashquelón. El Yihad Islámico dijo que eran un regalo para Condoleezza Rice, a quien Ismail Haniyeh instó a que Washington asuma un liderazgo moral como superpotencia.