Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 24 7 2006 87 Atletismo. Exhibición de Juan Carlos Higuero en la final de 1.500 metros del Campeonato de España Open Británico de golf. Tiger Woods conquista su undécimo grande y Sergio García no da la talla La carrera es así, ingobernable y suprema. Una invitación a la aventura que aún respeta a los aficionados 103 años después. Leblanc, Freire o Eufemiano serán nombres para el recuerdo El Tour ç est comme çá TEXTO JOSÉ CARLOS CARABIAS Floyd Landis desciende del podio de los Campos Elíseos perdonó: Yo me iré el ciclismo, pero mi equipo no te olvidará Esa cicatriz sigue ahí, como el tatuaje de un divorcio. AFP Mucha personalidad Floyd Landis tiene mucha personalidad. Para él todo el mundo es igual cuenta un periodista estadounidense. Es un bromista Un zumbado que canturrea temas de ZZ Top o del rapero Kid Rock Ahora le ha dado por Johnny Cash Un chico siempre engorrado, con las visera al revés, en la nuca. Como la brújula de su destino. Un autodidacta. Cuando vio que las cámaras de hipoxia costaban unos 6.000 euros, se construyó una Nunca le dedicó mucho tiempo a los libros. En la granja se estudiaba con las manos. Si en su casa se estropea algo, una tu- bería o cualquier otra cosa, lo arregla él Un ciclista que, con el preparador Allen Lin, construyó su propio plan de preparación para llegar a París. Un paciente que en enero de 2003 se partió una pierna en un entrenamiento y que cuatro días después de la intervención ya pedaleaba. Con los tornillos de la sutura casi a la vista. Un resucitado en la etapa de Morzine que dentro de un mes volverá a una camilla para tratar de recomponer esa pierna cascada. No sabe si podrá volver a pedalear. Ningún ciclista ha pasado por una operación igual. No hay precedentes. Igual que su historia. Será el primero que lo consigue. El primer menonita que convierte Tour de Francia en un pecado televisado en Farmersville. Tan lejos de París. MADRID. Lo dijo Cipollini hace unos cuantos años, vozarrón mediterráneo, músculos de play- boy, mientras salía del hotel camino de su enésima retirada y un periodista novato le metía las gomas, le presionaba, le exigía explicaciones por el adiós y dudaba del rigor profesional del italiano, que nunca ha terminado en París. No intentes entenderlo. El Tour es así replicó enfurecido el velocista. La contestación vale para hoy, para ayer y para siempre. Efectivamente, no hay que intentar entenderlo. Le Tour c est comme çà Ingobernable y supremo. ¿Qué pintamos aquí? se preguntaba la tropa periodística, desanimada y confusa, al comienzo del Tour, víctima como todos los inquilinos del ciclismo del peaje de la sangre. De siberias, ignacios y cambios de aceite el lenguaje de la trampa. Allí donde anidaba la desesperanza ante otro golpe al hígado, el Tour ha repuesto la fe. ¿Se puede imaginar a Pereiro, Sastre y Landis en una pelea así en la Vuelta? Diríamos que vaya rollo. En el Tour parece otra cosa La reflexión de un viejo aficionado retrata la realidad. El Tour sobrevive a todo, a la caja de los truenos de 1998- -el fin del ciclismo por un cargamento de EPO y anabolizantes requisados en la aduana belga- -y al holding de Eufemiano y su sangre congelada para uso familiar. La gente ha acudido a la llamada de la emoción, de un resquicio festivo entre crónicas de sucesos. Otra vez esquivando las siestas. Será hasta la próxima, porque el dopaje forma parte del equipaje del ciclismo como si fuera un puerto más en los Alpes, un obstáculo más en el camino. devoción, fue pionero y emprendedor. Un ejemplo de que en periodismo está casi todo inventado. En 1968 y 1970, ejerció en el Tour como periodista y ciclista. Terminaba la etapa y se iba derecho a la máquina de escribir, cronista oficial de La Voix du Nord Hoy se retira con honor y grandeza. Óscar Freire El genio de la lámpara Siempre al filo de la incomprensión indiscriminada, Freire regaló dos victorias de artista antes de los fuegos artificiales. Como siempre, había acudido al Tour casi por obligación, porque está ahí en medio, en julio como los jueves. Y venció como siempre, a contrapelo, arañando metros a la anarquía. El día que trabajen para él será su capitulación. Siempre ofrece lo mejor cuando se mueve como un superviviente. Su hijo recién nacido, Marcos, lo apartó del Tour que imaginó en verde. La escapada de Landis Una realidad y sus consecuencias Camino de Morzine, Landis santificó a los valientes. Lejos de patriotismos interesados, el ganador del Tour devoró puertos como un animal, confiado en sus muslos de búfalo y en los botellines de agua, y la realidad decretó que el equipo del excitante Pereiro no alcanzó a recortarle un segundo. Y sólo era el tercer día en la defensa del maillot amarillo. Landis salió de la nada y se presentó en la cima de la Colombiere con ocho minutos. El Caisse d Epargne no pudo con él. La realidad. Y después, la propaganda. El CSC, que no calculó como debía la gesta de Landis, reaccionó tarde en apoyo de Sastre. Pero parece que fue el abulense quien perdió el Tour, cuando era el segundo. Y no Pereiro, el líder. Jean Marie Leblanc Adiós después de 18 años Antes de salir ayer, los ciclistas del Tour dejaron su rúbrica en un maillot amarillo que Floyd Landis entregó a Jean Marie Leblanc. Muchos firmarían en un gesto mecánico, robotizado, sin descifrar la simbología del momento. A Leblanc sólo le faltaba eso en su relación de amor con el Tour. Director de la carrera en los últimos 18 años, deja el tinglado en manos de otro periodista, Christian Prud homme. El Tour nació por la idea de un plumilla y ahí sigue. Leblanc ha sido el rostro del Tour para varias generaciones. Y argumentos ha reunido para ese maillot Periodista por vocación y ciclista por La velocidad no baja 40 kilómetros de media El Tour acaba a 40,784 kilómetros por hora. Un dato que no alienta la fe en nuevos tiempos. Se ha recuperado la emoción, pero la velocidad es casi la misma. En los siete Tour de Armstrong, la media ha circulado en torno a esa cifra (41.654 en 2005, 40.563 en 2004, 40.956 en 2003, 39.881 en 2002, 40.070 en 2001, 39.556 en 2000, y 40.276 en 1999) La teoría antidopaje de circular más despacio queda en cuarentena.