Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional VIENTOS DE GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO LUNES 24 7 2006 ABC La familia Taubi Aitarun, de Tiro, lleva casi una semana refugiada en el comedor del orfanato de Sidón M. AYESTARÁN La artillería israelí alcanza una mezquita chií en Sidón, hasta ayer libre de ataques El cónsul advierte que todavía quedan españoles en la zona ayer la meta para muchos libaneses que huían del sur. Una ciudad suní y libre de ataques. Los bombardeos de ayer han servido para dejar claro que nadie escapa a la ofensiva hebrea MIKEL AYESTARÁN SERVICIO ESPECIAL SIDÓN (LÍBANO) Ha sido a la una y media de la mañana. Hemos oído una fuerte explosión, un ruido espantoso, y luego una nube de polvo que ha llegado a todos los rincones de la ciudad. Han destrozado la mezquita de Zahra, un centro chií en el que también se enseñaba religión. Menos mal que el jeque y su familia no estaban en la casa Majed Oseira, cónsul honorario de España en Sidón desde 1991, pasea por las ruinas de la mezquita mientras, desde el cielo, la aviación israelí lanza panfletos anunciando próximos bombardeos. Un olor extraño, mezcla del polvo y del impacto aún impregna la zona. Un olor caliente y agrio. Sidón ha dejado de ser una ciudad libre de ataques. Los de anoche fueron sin avisar. La mezquita se encuentra a 500 metros del hospital CHS, a donde se han derivado heridos de la frontera. Al igual que en Beirut, quedan camas libres, pero la evacuación resulta tan complicada que los enfermos no terminan de llegar. b Sidón era Otros llegan ya muertos. Una familia entera reposa en la morgue a la espera de recibir sepultura. Un misil alcanzó su casa en la localidad de Rmeile, muy cerca de Sidón y murieron en el acto. El doctor Cham fue el encargado de certificar las muertes el pasado lunes. He enviado fotos y pruebas a Ginebra para que examinen las quemaduras porque puede que se trate de heridas provocadas por armas químicas. Hay que examinarlo antes de asegurarlo, pero mi opinión es que Israel está usando este tipo de armamento señala el médico. garitas y puestos de control a lo largo de esta ruta alternativa, pero sorprende la escasa presencia de militares. El camino hacia el sur está vacío. En la otra dirección, sin embargo, el tráfico con destino a Beirut es constante. Es la huida, la estampida de miles de personas en taxis y coches con pañuelos y sábanas blancas en señal de paz. La mayor parte, mujeres y niños. Está llegando tanta gente que hemos Centro de refugiados Esta ciudad es la primera parada para los desplazados de las poblaciones del sur. Llegan estresados, cansados y con el miedo de las bombas en el cuerpo. Los destrozos en las infraestructuras del país son enormes y los trayectos ahora cuestan hasta diez veces más que antes. Diez veces más tiempo y diez veces más dólares. Ser taxista se ha convertido en una profesión de riesgo y las tarifas están al alcance de pocos. Apenas 40 kilómetros le separan de Beirut. No más de media hora de coche por una autopista de tres carriles que discurre en paralelo al mar. Sin embargo, las bombas han borrado esa carretera del mapa y ahora cuesta dos horas llegar por un laberinto de caminos vecinales que suben y bajan la montaña. En cada cruce hay que parar a preguntar a los lugareños. El Ejército ha levantado Una fotógrafa libanesa, primera periodista muerta Una fotógrafa de prensa libanesa independiente, Layal Nagib, de 23 años, murió ayer en un ataque aéreo israelí en la región de Tiro, en el sur de Líbano. La joven libanesa perdió la vida al estallar un misil que cayó junto a su automóvil. Layal Nagib se encontraba en la ruta entre Cana y Siddiqine, al sudeste de Tiro. Se trata de la primera periodista en misión que muere en Líbano desde que comenzó la ofensiva. Nagib formaba parte del equipo de una revista libanesa, Al Jarass y trabajaba en forma independiente con otros medios. abierto escuelas, parques, iglesias y mezquitas. También el orfanato, donde esta misma noche un abuelo ha fallecido de un infarto debido al bombardeo. Por ahora estamos asimilando bien esta llegada de gente del sur, pero el supermercado más importante de la ciudad ha cerrado por falta de suministro... advierte Majed Oseira. El orfanato es ahora un campo de desplazados. Familias enteras se reparten por las aulas. Cuatro generaciones sentadas en colchones. Abuelos, padres, hijos y nietos que lo han perdido todo. Sólo los más jóvenes habían vivido en paz, al resto esta situación le trae recuerdos de tiempos no tan lejanos. La guerra es una estación más del calendario libanés y no ha fallado a su cita. Los Taubi Aitarun, de Tiro, llevan casi una semana y, como las aulas del orfanato están completas, les ha tocado instalarse en el comedor. Su caso es el de todos sus improvisados vecinos. Salieron con lo puesto y a toda prisa para salvar la vida y ahora ven como el ruido de las bombas vuelve a acercarse. No hay lugar seguro. Atrapados en la zona Cumpliendo con sus labores de cónsul, Oseira ha sido el encargado de evacuar a decenas de españoles que quedaron atrapados en la frontera con Israel. Todavía quedan ciudadanos españoles en la zona. Estamos en contacto y varias veces he intentado enviar un taxi en su búsqueda, pero es imposible llegar. He llegado a pagar más de quinientos dólares por sacar a una persona de un pueblo que llevaba días bajo el fuego judío. He llamado a Naciones Unidas para denunciar la situación, pero nadie responde. Aquí nadie quiere saber nada y, mientras, Israel ya lleva incumplidas 124 resoluciones desde 1948. ¿Hasta cuándo les van a dejar carta blanca?