Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional LUNES 24 7 2006 ABC ALBERT RIVERA Presidente de Ciutadans- Partit de la Ciutadanía Hablar castellano en el Parlamento catalán debería ser absolutamente normal BARCELONA. Contra todo pronóstico, un barcelonés de 27 años, Albert Rivera, fue elegido presidente de Ciutadans- Partit de la Ciutadania, lo que le convierte en virtual candidato a la presidencia de la Generalitat de Cataluña. -Su elección como presidente de Ciutadans ha sorprendido. ¿Cree que hay tiempo para darse a conocer de aquí a las elecciones autonómicas? -Desde hace tiempo, la plataforma previa a la formación del partido viene haciendo una labor pedagógica, yendo a los pueblos, viendo a la gente y poniendo mesas en la calles, con la representación de nuestros tres fundadores (Arcadi Espada, Francesc de Carreras y Albert Boadella) No se trata tanto de consolidar un liderazgo, que evidentemente no se puede lograr en tres meses, sino de consolidar un proyecto. Yo puedo ser la imagen, pero formo parte de un equipo que, a su vez, representa a mucha gente. Estamos acostumbrados a una imagen, un partido pero nosotros queremos plantear una campaña en la que prime el proyecto. -Más allá de su ideario no nacionalista, ¿en qué consiste ese proyecto? -El nacionalismo en el ámbito público es causa o consecuencia, según se mire, del olvido de las políticas sociales para resolver los problemas de los ciudadanos. Haremos propuestas innovadoras, muy sensatas y coherentes con nuestra forma de hacer. -Hasta ahora, Ciutadans ha tenido una imagen elitista, alejada de esos problemas reales de la gente. -Es cierto que los quince fundadores eran personas de un altísimo nivel intelectual que han aportado muchísimo, y seguirán colaborando, pero creo que incluso eso es una etiqueta que alguien nos ha querido colgar. Somos muchos, más de 2.500 afiliados, los que nos hemos sumado al proyecto y 15.000 personas que han firmado nuestro manifiesto. Representamos una masa crítica muy coincidente con la masa social de Cataluña. -Su objetivo es lograr 5.000 militantes antes de las elecciones. ¿Cómo lo conseguirán? -Creo que podemos llegar a esa cifra, aunque eso no es relevante. Lo importante es el mensaje y que éste llegue no sólo a militantes, sino también a simpatizantes, a gente que pregunta, a posibles votantes. Lo importante es conseguir que nuestras ideas lleguen a la gente sin que sean tergiversadas y sin que el nacionalismo le aplique la etiqueta de anticatalanas. No se trata de arañar votos del PSC o del PP. Aspiramos a la transversalidad. ¿Cuáles son los problemas que preocupan a un joven catalán? El presidente de este nuevo partido no nacionalista aporta savia nueva a un escenario preelectoral catalán en el que defenderá el legado de Boadella, Carreras y Espada TEXTO: MARÍA JESÚS CAÑIZARES FOTO: YOLANDA CARDO -Principalmente, la vivienda. En dos años y medio de Gobierno que supuestamente tenía que hacer una política progresista, no hemos visto ninguna solución. Nos faltan foros de participación. En las universidades se priman los exámenes, no las inquietudes. En eso está haciendo daño el nacionalismo, que está marcando mucho la política y provoca que los jóvenes se planteen los problemas siempre con una connotación identitaria. No es normal que muchos jóvenes que no han vivido la dictadura hablen de identidad o de la guerra civil. Los jóvenes están desencantados de la política, pero en la eje- cutiva de Ciutadans tenemos a cuatro personas por debajo de los 30 años y eso es un orgullo. ¿Cómo valora las agresiones sufridas por Ciutadans? -Si ante una agresión hubiera una reacción firme de los partidos y de las instituciones, se facilitaría la defensa de los valores democráticos. Si por contra, se mira para otro lado o se contesta es que se lo han buscado o es que son muy agresivos se legitima una actitud agresiva hacia quienes no somos nacionalistas. No nos preocupa tanto lo que hagan esos energúmenos, sino la omisión de los poderes públicos. -Se les etiqueta de españolistas. -Creo que es un término que se ha inventado el nacionalismo para vincular a cualquier persona o movimiento que critica su ideología. Para mi esa etiqueta, hasta ahora, sólo representaba ser español, pero desde que está Ciutadans, parece que además significa ser anticatalanista. En ningún acto de Ciutadans ha habido banderas. Se puede ser catalanista sin ser nacionalista. ¿Cree posible, si consigue representación parlamentaria, hablar en castellano en el Parlamento catalán? -No sólo lo creo posible, sino que sería absolutamente normal. Si el bilingüismo que tenemos en la calle es casi perfecto, sin confrontación, ¿por qué hay crispación? Porque la han creado los políticos. Lo de hablar en castellano en el Parlamento es algo que tengo in mente Yo soy catalanohablante, mi madre es andaluza y mi padre, catalán, y me siento afortunado de hablar las dos lenguas. Si Ciutadans llega al Parlamento y alguno de nuestros diputados se siente más cómodo hablando en castellano, eso se hará con absoluta normalidad. En la transición, Adolfo Suárez dijo que lo que ocurría en la calle había que trasladarlo a las instituciones. Y eso es lo que haremos. ¿Cree que Ciutadans ha tenido alguna influencia en la elección de un candidato no nacionalista como Montilla en el PSC? -No vamos a apoderarnos de ninguna designación, pero quizá hayan tenido en cuenta nuestro papel. Creo que les va a salir el tiro por la culata, porque Montilla, que ahora dice que no es nacionalista, apoyó el 30 de septiembre un Estatuto anticonstitucional, o la creación de agencias de garantías lingüísticas en las que se puede sancionar a los ciudadanos. Toda esa política nacionalista ha sido impulsada por ERC, pero en un Gobierno dirigido por los socialistas en el que Montilla ha tenido mucho que ver. La incoherencia entre lo que Montilla ha hecho y lo que dice que hará puede ser su perdición. ¿Descarta posibles pactos? -No nos lo hemos planteado. Ciutadans nace con la intención de presentar sus ideas de forma independiente. Eso no quita que pueda haber pactos en leyes determinadas que no estén bajo el amparo del nacionalismo o del patriotismo barato de algunos. ¿Con qué plataformas de apoyo cuenta Ciutadans? -Iniciativa no nacionalista, en breve, se incorporarán a Ciutadans. Algunas corrientes críticas en el socialismo también nos apoyan y miembros de otras plataformas, a título personal, ya lo están.