Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LUNES 24 7 2006 ABC Nacional ANÁLISIS DEL SUMARIO DEL 11- M MOTIVACIÓN POLITICA La presencia en Irak sirvió de coartada para atentar el 11- M y forzar un cambio político A partir de hoy, ABC analiza en cua- cado a los móviles políticos, subraya tro informes las resoluciones judicia- que la idea de atentar en España fue les del 11- M. El primer capítulo, dedi- anterior a la presencia en Irak INFORME MADRID. La identificación del móvil que anima a un delincuente a cometer su crimen es un objetivo de la investigación muy relevante en el caso de los delitos terroristas, al imprimir al atentado una significación específica decisiva en la calificación jurídico penal del hecho. El sumario del 11- M analiza en el auto de procesamiento de 10 de abril y en el auto de 5 de julio de 2006 las posibles motivaciones del grupo islamista autor de los atentados. Según esas resoluciones judiciales, en 2002 se va formando un grupo jihadista neo- salafista que se adscribe a la corriente Takfir wal Hijra Anatema y exilio y al que se incorporan diversos responsables de los posteriores atentados del 11- M, destacando, según valoración judicial, las figuras de Sar- hane Ben Abdelmajid Fakhet (El Tunecino) y Mustapha Maymouni. El grupo Takfir wal Hijra surgió en Egipto, en la década de los setenta del siglo pasado, y basaba su doctrina en el repudio a las sociedades musulmanas que han renegado del Islam y en el rechazo a las leyes e instituciones de estas sociedades. En la década siguiente, el grupo fue expandiéndose por Europa y se detectó su colaboración con el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (el GSPC argelino) en la preparación de un atentado en Francia, con motivo de los mundiales de fútbol en 1998. Se considera que Takfir wal Hijra está actualmente integrado en la red de Al Qaida. El auto de 5 de julio de 2006 recoge que, ya en 2002, uno de los principales integrantes del grupo, Mohamed Larbi Ben Sellam, instruye al resto de jóve- nes takfires en la idea de que no era necesario trasladarse a Afganistán, Chechenia u otros países musulmanes en conflicto para hacer el yihad, que ese tipo de actuación en defensa del Islam podían hacerse en los territorios donde se residía (en España, en Marruecos) Expansión del fundamentalismo Por tanto, la idea de extender a España el terrorismo jihadista es anterior a la intervención de la coalición liderada por Estados Unidos en Irak y, en consecuencia, al apoyo político prestado por el Gobierno de José María Aznar al derrocamiento de Sadam Hussein. En cuanto a Marruecos, baste recordar que el 16 de mayo de 2003 una serie de atentados suicidas en Casablanca causó la muerte a 45 personas, entre ellas 3 españoles. Estos atentados se atribuyeron al Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM) que los autos judiciales vinculan con los atentados del 11- M bien por haber contribuido a su ejecución, bien por haber puesto a disposición de los autores sus redes de apoyo Uno de los autos subraya también el que no se hayan establecido vínculos entre el discurso lanzado por Osama Bin Laden en octubre de 2003 y los ataques terroristas registrados después de esa fecha. En aquel mensaje, que fue difundido por la cadena de televisión Al Yazzera, el jefe de Al Qaida (La Base) amenazó, como objetivos legítimos a Italia, España, Polonia y el Reino Unido por apoyar a la coalición en la guerra de Irak. Nos reservamos el derecho a responder en el momento y lugar oportunos dijo Bin Laden, pero según los analistas- -y así lo recoge el auto de procesamiento- no se han podido establecer vinculos entre este discurso y los ataques posteriores El propósito de atentar en suelo español por la intervención aliada en Irak surge, según la investigación sumarial, a principios de 2003, dentro del grupo de los jóvenes takfires que se había ido formando desde 2002, en paralelo a una expansión del fundamentalismo islamista en las comunidades magrebíes de la zona sur de Madrid, en las que creció, según la instrucción ju- MOTIVOS Y CONCLUSIONES ESTRATEGIA La determinación de los terroristas de atentar en España aprovechando como pretexto la intervención militar en Irak se fraguó con un análisis de oportunidad política que se refleja en los autos de procesamiento y de 5 de julio de 2006 INFLUENCIA El instructor destaca documentos publicados en la web Global Islamic Media con menciones muy claras y precisas al ejercicio de la violencia contra España y cuyo valor estratégico giraba en la proximidad de las elecciones generales del 14 de marzo de 2004 OTRAS CAUSAS La reducción del móvil terrorista al apoyo del Gobierno español a la intervención de Irak es descartada por los propios terroristas, quienes en el comunicado enviado a ABC, el 3 de abril de 2004, justificaron un nuevo atentado en la presencia de tropas en Afganistán EXPANSIÓN La participación de España en la coalición internacional fue sólo la oportunidad, la coyuntura favorable, no el único motivo de unos atentados que fueron planificados para ejecutar una estrategia de expansión global del yihad contra Occidente dicial, un sentimiento favorable al yihad, especialmente tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 y la posterior invasión de Afganistán En este sentido, la intervención en Irak habría sido una ocasión propiciada que se sumó a las motivaciones que previamente ya habían impulsado la voluntad tanto de organizar en España una red terrorista jihadista como de cometer atentados en su territorio. Sin embargo, la determinación de los terroristas de atentar en España aprovechando como coartada la intervención militar en Irak se fraguó con un análisis de oportunidad política que se refleja en los autos de procesamiento y de 5 de julio de 2006. Carácter estratégico En concreto, ambas resoluciones judiciales destacan que los probables autores de los atentados del 11- M habrían consultado en la web Global Islamic Media documentos doctrinales sobre el yihad y, en particular, sobre los efectos políticos de una acción terrorista en España. Los autos se refieren a dos documentos que el instructor aclara que no fueron hallados en la documentación intervenida a los presuntos autores de la masacre, pero sí considera