Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión LUNES 24 7 2006 ABC EL OBSERVATORIO EN FIN SÓLO DIOS ES INMORTAL RES veces la tomaron la semana pasada con la sede del PP de Guecho, en Vizcaya. Ya sé que, según la versión oficial, no es para tanto: unos peces muertos en la puerta, los cristales apedreados, una pintada en la que se lee un pepero muerto, un euskaldún contento Antes mataban, te dicen si te quejas. Y los hombres de paz de Batasuna te explican, además, que sólo se trata de reacciones de una juventud molesta con la represión y las actitudes negativas precisamente cuando se ha hecho el esfuerzo- -el suyo, claro- -para poner en marcha el proceso Al mismo tiempo, tres o más veces recibieron cartas de extorsión varios empresarios. Tampoco es, al parecer, como anGERMÁN tes, ya que las cartas tieYANKE nen un tono distinto; saludan sin insultar y presentan a ETA como una suerte de ONG. Vamos, que si pagas es para alentar el proceso o, lo que sería lo mismo, para no enfadar a los esforzados muchachos que, si se les importuna, la toman con la sede del PP. Ese tipo de ataques tienen todo el aire de la mafia. Lo de los peces y el mensajito es paradigmático, pero no sólo por eso. Aún es más propio del escenario de pavor, o de desistimiento, que produce la mafia ver solos a los dirigentes locales del PP ante el cierre metálico con la pintada amenazante. Porque en estos momentos de distensión y diálogo, de búsqueda de la paz y el nuevo pacto de convivencia no se veían por allí, solidarios, tratando de hacer público lo que se trata de evitar para siempre, a socialistas y nacionalistas no violentos Es más, algunos de éstos han aprovechado el fin de semana para insultar al PP, que siempre anda por ahí diciendo mentiras y dinamitando el proceso Lo de las cartas tiene también su enjundia. En primer lugar, por el argumento oficial: no hay constancia de su existencia porque no hay denuncias. Con este truco, la extorsión de ETA se convierte en mínima o casi inexistente a lo largo de toda su historia porque no estamos muy acostumbrados a que los empresarios y profesionales amenazados vayan en fila a la comisaría. Por cierto, y ya que está de moda la memoria histórica, en tiempos de Franco ocurría algo parecido: ¿maltrata la Policía? se podía preguntar; no hay prueba ni constancia: no hay denuncias podía responder el vocero oficial. Pero más propio del desistimiento mafioso es que un dirigente del socialismo vasco, más explícito por tener menos luces, ataque al presidente de los empresarios navarros diciendo que, con tanta murga con las cartas, parece de UPN. Borges decía que la gran mentira de los aterrados se concreta en algunos excesos verbales. El médico que anunció la muerte de Sadat- -explicaba- -no dijo Sadat ha muerto sino sólo Dios es inmortal Llegan los ataques callejeros y las amenazas. Llegan las cartas. Antes mataban... No hay constancia se responde ahora. Creo que el Gobierno, tal y como va el proceso está aterrado. Y por eso dice lo que dice. CON NOMBRES Y APELLIDOS T D como argumento en la valoración política de un conflicOS consideraciones, sólo dos gotas, en el océano to, lo deberemos hacer en todos. Nuestros corresponsade reflexiones vertidas acerca de este conflicto les se mueven a un lado y otro de una frontera ya casi (nuevo y siempre el mismo) de Oriente Próxiinexistente. Sobre el terreno, ellos, que no han querido mo. La primera, sobre los desastres de la guerra. El doabstraerse de las tragedias humanas con nombres y apelor de las víctimas, por el que ningún hombre de bien llidos, no han encontrado diferencias. Nosotros, que espuede dejar de conmoverse, no debe condicionar, sin tamos a miles de kilómetros, ¿sí las establecemos? ¿A embargo, la solución política de los conflictos. Eso es lo qué conclusión llegamos entonces? Tal vez a una que afirmamos en España, sin ningún tipo de resola: que no hay conclusión que valga; que es meserva moral, cuando desde el Gobierno se avanjor abstenerse de arriesgar todo pre- juicio cuanza en un llamado proceso de paz haciendo absdo nuestra perspectiva se sitúa tan lejos del sufritracción de los sentimientos de quienes han sido miento real de las víctimas. Y que, en ocasiones, víctimas del rosario de asesinatos, amenazas y el dolor humano sí tendría que poner condiciodestierro enhebrado durante tantos años por nes a según qué soluciones políticas. una organización terrorista en lucha contra su La segunda reflexión atañe a la proporcionalipropio pueblo. Entonces, ¿por qué no aplicar esa EDUARDO dad en las respuestas. La desmesura, se dice aquí lógica despiadada, la única posible se nos dice, SAN MARTÍN y allá, ha desbordado los límites de una represatambién respecto de los ataques israelíes en suelia razonable del Ejército israelí por el secuestro y muerlo libanés? ¿Deberíamos dejar que nos perturbe, en este te de sus soldados. Pero ¿quién determina lo que es procaso sí, el rastro de sangre trazado por el Tsahal a la porcional o no en la reacción a una agresión; el agresor hora de evaluar los términos de una fórmula para acao los agredidos? El grado de la respuesta, que suscita la bar con esta guerra? indignación de quienes tiraron de la espoleta de este A todos nos sacude el espanto. Los corresponsales y conflicto y de quienes siempre están dispuestos a justifienviados de ABC, muy señaladamente, nos transmicar sus crímenes, ¿es suficiente, sin embargo, para los ten con amarga fidelidad el impacto que les produce un padres de los soldados israelíes muertos en las emboscadolor visto desde primera fila; han querido contárnosdas? ¿Lo es para las poblaciones aterrorizadas del norte lo así, y no desde el lounge de un cómodo hotel a resde Israel? Olvidemos a David y Goliat. El pequeño, por guardo de la metralla. Como Juan Cierco, a quien ninserlo, no es necesariamente siempre el bueno de la pelígún escepticismo le ha fabricado todavía una coraza a cula. Cuando un ratón muerde a un elefante lo más propesar de sus muchos años de proximidad con las misebable es que la respuesta de éste le aplaste. ¿Debería el rias de la guerra. Se lo decía el otro día a sus interlocuelefante, por esa razón, dejar de responder? tores en un chat en ABC. es: No creo que un periodista Quienes comenzaron todo esto conocían de antemadeba abstraerse del dolor que le rodea en situaciones no cuál podría ser la respuesta. Pero es también altacomo ésta... (debe) ponerles nombre y apellido a las vícmente probable que quienes, en Tel Aviv, decidieron cótimas, compartir su dolor, su frustración, su falta de mo responder supieran, a su vez, que los otros actuaron esperanza. Se conoce mejor un conflicto cerca de los sabiendo cuál iba a ser su reacción. Un cálculo de previseres humanos que lo padecen que de los políticos que siones que se traduce sobre el terreno en mucha muerte lo dirigen a distancia ¿No deben abstraerse los perioy mucha destrucción. Y que, por desgracia, enmascara distas, y sí los políticos? en sangre el rostro del verdadero agresor. El dolor de las víctimas no tiene color. Si lo utilizamos -Isaías, os recomiendo dos mesas: una para que los terroristas impongan, y otra para que vuestro Gobierno ceda.