Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 23 7 2006 49 Los médicos piden que se tomen en serio los golpes de calor tras la muerte de cinco personas El futuro pasa por territorializar parte del agua -Hablaba de que la sequía está provocando tensiones. ¿Responde también a esto la pretensión de muchas autonomías de incluir la gestión del agua en sus competencias? -El Estado se reserva la gestión de las cuencas que discurran por más de una comunidad. Pero el principio del reparto de competencias de agua es que si yo no te molesto a tí lo gestiono yo. En el caso del Guadalquivir, Andalucía está en cola y, por tanto, no hay afección a otras regiones. En los últimos años se ha empezado a percibir que el agua es escasa y es esencial para el desarrollo. Por eso han surgido estas demandas. Dicen: El agua, aunque no la use ahora, me va a hacer falta en el futuro Esto es lo que marca esta carrera continua a través de los estatutos de autonomía. ¿Y no será mejor, habiendo poca, que sea el Estado quien vele por que sean los ciudadanos, y no los territorios, los que tengan acceso a esa agua? -Esa es la postura que está tratando de mantener el Ministerio de Medio Ambiente. El futuro debe pasar por un acuerdo entre las partes, y tiene que haber a lo mejor una territorialización del agua, qué cantidad de agua es la que tiene cada territorio, siempre partiendo de que hay un agua que es intocable, la de boca y para el medio ambiente, y hay otra de usos económicos y para hacer políticas, de regadíos, social, territorial, etc. Ésta última es que la se puede territorializar. ¿Esto no generará conflictos? Acuérdese del trasvase del Ebro. -Bueno, hay un debate. Claro que esto genera un problema al Estado, que tendrá que poner límites, porque no lo que se aplica a Andalucía puede hacerse a otros ámbitos. Hay cuencas en las que lo que haga una comunidad afecta a otra. ¿El Ebro es una de ellas? -Es un caso claro donde existen afecciones de unos a otros. El director general del Agua, en su despacho, en un momento de la entrevista capaces de ahorrar ese 5 por ciento, si somos capaces de contener la demanda, vamos a enlazar con la época de lluvias. Y lo que se está demandando a las comunidades y ayuntamientos es que participen activamente. La verdad es que no estamos teniendo mucha suerte, a lo mejor es que no lo estamos planteando bien y parece que se está haciendo con un poco de agresividad, pero en realidad nuestro planteamiento es muy humilde. Si no somos capaces de ahorrar un 5 por ciento significa que ese déficit se va a acumular a final de septiembre. Si no somos capaces de cumplir un objetivo tan modesto, entonces el fracaso va a ser de todos. En la sequía de los 80, lo pasamos muy mal pero la superamos porque todos íbamos de la mano. En los 90, lo mismo. Tenemos que trabajar conjuntamente, sin mirar cuál va ser la repercusión política, porque cuando hay un problema tan gordo como la sequía encima de la mesa, no hay política, sino que hay que poner soluciones. ¿Con ese ahorro del 5 por ciento, nos aseguramos que no haya más restricciones? -Ahora mismo hay restricciones voluntarias de los ayuntamientos. Estamos hablando del Levante, que es la zona que está pendiente de un hilillo. Si se le dice a la gente que hay sequía, ya tienes ganado ese 5 por ciento. De hecho, ahora se está consiguiendo el 3,9. Lo que nos da miedo es que es una cosa tan voluntarista, que pueda dispararse nada más que lleguen los turistas. Ellos no son conscientes de la situación y no tienen la preparación ni la adaptación de los 2,5 millones de residentes que saben lo que es una sequía, que saben que la están pasando. -Está claro que el trasvase del Tajo está garantizando el abastecimiento al Segura. ¿Mantiene que el ATS tiene los días contados? -Yo he dicho que lo que hay que plantearse es el funcionamiento futuro. Aquí hay que hacerse varias preguntas: ¿Partimos del supuesto de que el funcionamiento del Tajo- Segura no es satisfactorio para Castilla- La Mancha? ¿En esa región está cuestionado? ¿En Murcia está cuestionado? Luego, si es un trasvase entre dos zonas y las dos zonas de alguna forma manifiestan reparos, habrá que hablar y habrá que sentar las bases del funcionamiento futuro. Sin dramatismos. Yo lo que siempre he dicho es que no puede ser que esta infraestructura genere las tensiones que está generando, porque esto ni es sano ni es viable. Porque la viabilidad es técnica, ambiental y económica pero también social y territorial, y ahí hay un punto de desequilibrio que hay que retomar. Con la sequía, de alguna forma se están calentando las baterías y se están generando unas tensiones adicionales. En ese sentido, yo sí que pienso que viene un momento muy importante e interesante en el que hay que hacer una planificación nueva, es obligado por ley. Y esa planificación tiene que tener presente el ATS y tiene que reformularse cómo va a funcionar. -En esa reformulación, ¿hay cabida para un trasvase desde el Tajo Medio como propugna Murcia? -Hay hechos objetivos, y es que Murcia necesita agua del Tajo, porque si no no puede desarrollar su actividad económica y eso tendría unas repercusiones importantes para el conjunto del Estado, y porque hay una población importante que vive del ATS como se está demostrando estos días. Pero en el Tajo también hay necesidades. Hay que ver qué recursos hay para el desarrollo futuro, porque además estamos hablando de unas comunidades autónomas que no tienen costa. Y en la costa siempre se puede hablar de que, para los usos más exigentes y a un precio que lo puedan pagar, está la desalación, pero en el interior tienen los recursos que tienen en la propia cuenca. Esto es un tema que no agobia ahora pero que en un futuro tendrá que plantearse. En todo ese conjunto de reflexiones, de necesidades de ambas partes reconocidas, no sólo de abastecimiento a poblaciones, sino que estamos hablando de desarrollo y de mejora de la calidad de los recursos circulantes, y en base a una planificación tiene que haber una solución específica y nueva de trasvase. -Entonces, ¿debe haber un trasvase desde el Tajo al Segura? -Sí, yo lo creo, porque lo contrario sería condenar a una parte importante del territorio.