Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18- 19 D 7 LOS DOMINGOS DE fue la mentora del estilo de Jackie Kennedy o la creadora de Twiggy, sostenía que las dos mejores maniquíes del siglo XX habían sido Gertrude Stein y Edith Sitwell y que era imposible tomar una mala foto de esas viejas. Me parto. Menudas modelos las dos escritoras. La una con ese aspecto andrógino de monja rancia, y la otra... La otra es la tía más rara de la historia (con permiso de Björk, medio lapona, medio esquimal, medio mongola según mi adorado y chanante Joaquín Reyes) Físicamente, Edith era un cruce entre la propia Vreeland y la de Popeye. De delgadez principesca como llevaba vestidos isabelinos parecía un dibujo animado. No es de extrañar que uno de sus libros más famosos sea Ingleses excéntricos donde increíblemente consiguió reunir a compatriotas más raritos que ella, como Jack Mitton, que se bebía ocho botellas de oporto al día (y luego va una presentadora de la Sexta, pimpla menos y la llaman borracha) Cogido por los pelos superlacios de la Vreeland o no, celebremos su aniversario. PACTO CON EL DIABLO O su no aniversario, al estilo de la Alicia de Lewis Carroll. Qué más dan cien que ciento tres, que además de un brandy son los años que le han echado a Kathleen Turner. Pobre. Se presenta en el estreno de Monster House donde ha puesto esa tremenda y rotunda voz suya, y a la gente le ha faltado decirle a la jeta vieja y fea. Pero bueno, que no es Brigitte Bardot (menuda cara se le ha quedado a la francesa que se quiere ir a Suecia: su rostro es como una muestra de las Bardenas Reales) Si no fuera porque Kathleen estaba todavía estupendísima en Friends (2001) como padre transexual de Chandler (la madre era la también estupenda Morgan Fairchild, la Victoria Vera americana) cabría preguntarse si no habría hecho un pacto con el diablo para tener un aspecto y una carrera inmejorables en los 80 y luego prescribir. Desde esa oda al sudor que es Fuego en el cuerpo (1981) a La guerra de los Rose (1989) fue la reina y después casi la nada, salvo por Los asesinatos de mamá su áspera voz en Los Simpson (como Stacy Lavelle, la creadora de Stacy Malibu) o el ya citado papel de Charles Bing Helena Handbasket. Pero a quien no le guste, que vea a la tierna Lindsay Lohan, que yo me quedo con la Turner por muy caducada que esté. Y viva el comando antibotox. Ahora tengo que ver el episodio de Nip Tuck en el que ha participado este año. Todavía hay gente con buen gusto, y los responsables de una de las series más burras y divertidas de los últimos años lo tienen. Aunque sea pelín bizarro. Pues como el de Diana Vreeland. Horas de mayor angustia para la Pantoja Gente BEATRIZ CORTÁZAR Julián Muñoz e Isabel Pantoja en días de amor y lujo, antes de ir él a la cárcel ías antes de la detención de Julián Muñoz era la propia Isabel Pantoja quien me comentaba que si su novio fuera llamado a declarar pues allí iría, y que muchos otros ya habían sido citados de la misma manera y no todos ingresaban después en la cárcel. A su manera la cantante quería pensar que si lo peor ocurría, si a Muñoz lo detenían, ese paso no implicaba que fuese trasladado a la cárcel. Pero se equivocó. Cuando el pasado día 19 a Isabel la despertaron para decirle que la Policía estaba en su casa con Julián detenido y una orden de registro, la cantante comprobó cómo sus peores pesadillas se cumplían. Gracias a Dios sus hijos no se encontraban en el interior y no tuvieron que ver cómo los investigadores abrían y cerraban cajas, pedían papeles, documentos, miraban por todas partes y buscaban pruebas que llevar ante el juez. Los agentes que hacen este tipo de registros están especializados y saben dónde buscar. Como ejemplo, ahí está el caso del directivo de Afinsa que tan tranquilo mostró su residencia a los policías y sólo palideció cuando uno de ellos se percató del olor a escayola húmeda y descubrió la falsa pared que ocultaba una fortuna. Esas cuatro horas fueron interminables para Muñoz y la Pantoja. Julián antes de verse con el juez sufrió un ataque de ansiedad y hubo que darle unos tranquilizantes. En su casa la situación no era mejor. A Isabel la acompañaban las hermanas de Julián, sus JULIÁN DE DOMINGO D Isabel apenas durmió esa noche. A primera hora se fue al aeropuerto. El vuelo fue muy duro. Al miedo que siempre tiene a los aviones se sumó la angustia de estos días... amigas más cercanas, su madre y su hermano Agustín. Estaba pendiente del teléfono esperando la llamada del abogado José María del Nido. Fue tarde, muy tarde, cuando Del Nido apareció en su casa para confirmarle la decisión del juez: prisión incondicional. Fue un mazazo. Suspendió una entrevista en Canal Nou, pero no el concierto en una localidad de Alicante. Apenas durmió esa noche. A primera hora se fue al aeropuerto de Málaga para ir a Alicante. Fue con una amiga y en Barajas le esperaba otra. El vuelo fue muy duro. Al miedo que siempre tiene a los aviones se sumó la angustia que vive estos días. Isabel viajó en bussiness e intentó esquivar la mirada de los curiosos colocándose unas gafas de sol negras y apoyándose en la pared que hay junto a la ventanilla de su asiento. Con ella estaba también su madre, que a pesar de la operación en una pierna días antes, no quiso separarse de su hija. A la Pantoja no le ha llamado el juez pero ya se la ha juzgado en los platós de televisión, donde voces absurdas piden que vaya a declarar, que la detengan, que ingrese en prisión... Es muy fuerte. Si la Pantoja está implicada en algo, ahí están los investigadores y el juez Torras. ¿Lo de la presunción de inocencia era una broma?