Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 D 7 LOS DOMINGOS DE Italia viva Capaz de lo mejor y lo peor El genio italiano para sacar petróleo de sus propias miserias futbolísticas y políticas acaso sea la mejor radiografía de un país que ha hecho de la crisis su ser Por: ALFONSO ARMADA uando todavía saboraba el triunfo de la escuadra azul en el Mundial de fútbol- -una gesta inesperada que desató el delirio- -la Justicia demostró que no todas las instituciones están bajo mínimos en la desgarrada Italia. Cuatro puntales de la Liga, Juventus, Fiorentina, Lazio y Milán, fueron degradados o penalizados por manipular resultados y comprar voluntades. De una tacada, el fútbol, una pasión tan nacional como en España, mostró las dos caras del país de las paradojas en palabras de la arquitecta Teresa Sapey: Un país de opuestos, de Mafia e Iglesia Capaz de lo mejor y lo peor con un estilo que desde Stendhal muchos califican de refinada o burda picaresca, pillo y genial, donde la dolce vita convive con el fraude. Estamos acostumbrados a no tener gobierno. La política no es importante; el fútbol, sí. Somos un país roto, de güelfos y gibelinos, pegado a África, pero europeo. Como no existe el Estado, robarle no es un delito, sino supervivencia proclama Teresa Sapey, nacida en Cuneo el Lepe italiano cerca de Turín, hace 44 años, aunque lleva 17 en España. En Italia seguimos con la misma autopista que hizo Musolini. Hay C Fabio Cannavaro enarbola la Copa del Mundo de Fútbol buenos médicos, pero los hospitales, con cucarachas, se caen a pedazos Sin embargo, la Copa del Mundo permitió que se borraran las barreras entre clases sociales En eso coincide con Philippo Manti, director de Promemoria, empresa puntera en diseño mobiliario. Consciente de las penurias patrias (pese a formar parte del G- 7, su productividad está a la altura de la de Botsuana) dice que AFP Juventus, Fiorentina, Lazio y Milán. Sus escudos hablan de éxitos y leyendas. Pero éste es el reino de las paradojas. Somos un país roto, de güelfos y gibelinos, pegado a África, pero europeo exagera quien equipare Italia a desastre. Manti desliga el triunfo en el Mundial de la condena al Juve y compañía y prefiere celebrar que, a pesar de todo, la Justicia funciona. Con el fútbol, demostramos que somos el país más divertido de Europa Una tradición que viene de los romanos. Aunque las mejores infraestructuras proceden de esa época. Cuando tenemos un problema, dejamos la solución para el último momento De ahí la traslación al terreno de juego: aprovechar las oportunidades para rematar la faena al borde del abismo y con ayuda de la fortuna. Mientras que para el autor napolitano Erri de Luca la patria es la que te da de comer Manti resalta el espaldarazo para el orgullo nacional que supuso la victoria sobre la chovinista Francia. Contribuyó a unir al país, desde la aristocracia al proletariado, pasando por la burguesía. Italia estaba fracturada tras las elecciones. No se puede hacer un calco entre fútbol y realidad socio- política, pero el éxito funcionó como un bálsamo