Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 DOMINGO 23 7 2006 ABC Madrid Una joven ecuatoriana de 18 años muere en plena calle tras recibir tres puñaladas de su ex novio La chica había denunciado varias veces al presunto agresor por malos tratos b Sobre Paul, de 22 años y tam- Muerte en Vallecas bién de origen ecuatoriano, pesaba una orden de alejamiento de seis meses, periodo que había concluido recientemente M. S. PACHECO MADRID. ¿Por qué a ella? ¡Tenía sólo 18 años, era una niña! Era el desgarrador grito de Rocío, madre de S. M. S. A. la ecuatoriana que fue ayer asesinada presuntamente por su ex novio de tres puñaladas. Lo repetía una y otra vez, sin dejar de llorar, ante el cuerpo sin vida de su hija. ¿Por qué a ella? Unos metros más allá, las dos hermanas de la víctima sólo tenía lágrimas. Rotas por el dolor, no eran capaces de pronunciar ni una palabra. En la calle Corral de Cantos número 15, en el distrito de Puente de Vallecas, la tragedia se vivió poco después de las 12.20. A esa hora la joven paseaba con una de sus hermanas. Apenas había nadie en la calle. De repente, un individuo se abalanzó sobre ella, le asestó tres cuchilladas- -en el corazón, el pulmón y el abdomen- -y salió corriendo. Era su ex novio. Esta nueva víctima de la violencia de género había denunciado en varias ocasiones por maltrato a su ex pareja y presunto agresor, con quien, según algunos vecinos, compartía un hijo de pocos meses. Sobre Paul, de 22 años y también de nacionalidad ecuatoriana, recaía una orden judicial de alejamiento de seis meses, pero el periodo de distanciamiento había concluido hacía pocas fechas. Fuentes policiales consultadas por ABC informaron de que el sospechoso está perfectamente identificado por los investigadores de Homicidios encargados del caso, aunque al cierre de esta edición todavía no se había producido su detención. Varias unidades del Samur- Protección Civil se desplazaron hasta el lugar de los hechos, en Puente de Vallecas, y se encontraron con la mujer en el suelo. La joven ya había perdido mucha sangre y estaba en parada cardiorrespiratoria. Los médicos trataron de salvar su vida durante más de media hora con maniobras de reanimación cardiopulmonar avanzadas, pero no pudieron hacer nada por recuperarla, según Emergencias Madrid. El trabajo de los sanitarios no acabó aquí. Varios familiares que vivían a escasos 50 metros de donde falleció la joven, en el número 8 de Pablo Rica, tuvieron que recibir atención psicológica por crisis de ansiedad. Su madre y mas que la chica había tenido una vida difícil y lo último que se merecía era un final tan triste. PUENTE DE VALLECAS El Corral de Cantos Mirada fija Las primeras personas que prestaron ayuda a la joven ecuatoriana fueron Pili y Dulce, madre e hija, que viven justo enfrente de donde murió la mujer. Estaba en mi habitación durmiendo y me han despertado los gritos de alguien que pedía con insistencia auxilio. Y he avisado a mi madre para que saliera porque sabía que algo grave había sucedido comenta Dulce. Me he encontrado una escena que no voy a olvidar en mi vida. He visto a la chica de pie, apoyada sobre el cubo de la basura con la mano en el pecho y sangrando abundantemente. Me ha mirado fijamente a los ojos y, de repente, se ha caído al suelo comenta aún impresionada Pili, que no puede contener las lágrimas mientras recuerda lo que ha vivido. En seguida vino su madre, que no paraba de pedir que llamaran a la ambulancia porque su hija no respiraba Con éste, son ya tres los asesinatos que se han cometido en la capital en menos de 24 horas. Las tres víctimas tenían toda la vida por delante. Sus edades eran 26 años (Barceló) 23 (Carabanchel) y 18 (Puente de Vallecas) Infografía ABC sus dos hermanas estaban destrozadas. El ambiente, ya de por sí crispado, se enturbió con la llegada de algunos parientes del presunto homicida. La madre de la fallecida perdió los nervios y le propinó varias bofetadas a uno de sus yernos, que vivía con Paul. Gritaba una y otra vez: ¡Maltratador, eso es lo que eres, hace veinte días que mi hija dio a luz y no tienes corazón! ¿Dónde está el asesino? Tuvieron que intervenir agentes policiales para separar a ambos e intentar calmar y consolar a la madre de la joven. Algunos allegados confesaban entre lágri- Vallecas ha acogido en los últimos años muchos inmigrantes ecuatorianos, puertorriqueños y dominicanos, cuyos hijos más jóvenes alimentan a los latin king y los ñetas Territorio de bandas latinas TEXTO: M. S. PACHECO MADRID. Se veía venir. Alguien iba a morir porque Puente de Vallecas ha sido tomado por bandas callejeras latinas. Beben desde por la mañana y las peleas son constantes comenta una de las vecinas, que no quiere dar su nombre por miedo a posibles represalias. Nadie se atreve a hablar abiertamente del tema. Están asustados. Sus gestos dejan entrever que son organizaciones agresivas y peligrosas, que no se andan con tonterías dice otro de los vecinos. Todos reconocen que no son racistas, pero que el barrio ha cambiado mucho desde la llegada masiva de inmigrantes. Antes ésta era una zona tranquila de trabajadores y gente humilde. Ahora la cosa ha cambiado. La mayoría de los que vienen son gente buena y trabajadora, yo tengo una nuera marroquí y es excelente. Pero no todos son igual. Los problemas llegan cuando vienen a España sin trabajo. Empiezan a tener mucho tiempo libre y a hacer cosas que no deben. Son muy jovencitos y ya andan buscando problemas afirmauna mujer que lleva toda la vida en el barrio y que confiesa que la vida en Puente de Vallecas se ha complicado bastante. Yo no me mudo porque no tengo posibilidades económicas, que si no... En la calle Corral de Cantos hay un pequeño parque que alberga varias mesas de ping- pong y canchas de baloncesto: se han convertido en el lugar de reunión habitual de los jóve- nes del barrio. Dan buena prueba de ello muchas litronas de cerveza esparcidas por el suelo. Da igual la hora a la que pases, siempre te encuentras chicos en las pistas. La droga corre como quiere. La policía se limita a vigilar de vez en cuando, pero se cuidan mucho de no hacer nada cuando están dando vuelta los maderos. No son tontos afirma un hombre. Estos jardines constituyen la frontera entre las dos bandas latinas. Es el límite y se la disputan. A un lado, el territorio ñeta al otro, los latin king imponen su dominio. Los hijos de inmigrantes ecuatorianos, dominicanos y puertorriqueños alimentan desde temprana edad estas organizaciones enemigas.