Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional EL DIÁLOGO GOBIERNO- ETA DOMINGO 23 7 2006 ABC Javier García Gaztelu, el asesino de Miguel Ángel Blanco y Fernando Múgica, vuelve a enfrentarse a la justicia. La chulesca actitud que el asesino mostró durante el juicio por el asesinato del concejal popular ha contrastado con su apariencia nerviosa y temerosa que uno de los hijos de Múgica ha percibido ahora ETA: ¿triunfo o derrota? TEXTO: ROGELIO ALONSO, PROFESOR DE CIENCIA POLÍTICA, UNIVERSIDAD REY JUAN CARLOS MADRID. En esta ocasión no ha habido sonrisas por parte del asesino, como en otros juicios de etarras. Con frecuencia los integrantes de la banda terrorista muestran un semblante risueño y desafiante en el momento de ser juzgados, recurriendo también en ocasiones al insulto, componiendo todo ello un escenario especialmente doloroso para los familiares de las víctimas. Para el terrorista el juicio representa otro escenario más en el que se dirime el conflicto al que alude constantemente con el objeto de argumentar y racionalizar sus acciones. El lugar en el que el terrorista es juzgado por ese estado al que se enfrenta violentamente, así como el mismo procedimiento en sí, le ofrece una oportunidad de justificar la supuesta motivación política de sus crímenes. No es por ello extraño que los acusados lancen proclamas e incluso amenazas que sobrecogen a quienes escuchan la frialdad con la que se jactan de bárbaros asesinatos. Ante estas actitudes cabe preguntarse qué pasa realmente por la mente del terrorista en esos momentos y qué otros factores subyacen bajo un comportamiento público que mucho tiene de escenificación. Así por ejemplo un antiguo miembro del grupo terrorista norirlandés IRA, responsable del asesinato del protestante Kenneth Leneghan en 1976, revelaba años después el tremendo impacto que le causó la presencia durante el juicio del padre del asesinado, dejando en su memoria un imborrable y devastador recuerdo. El etarra Txapote en actitud chulesca durante el juicio por el asesinato de Miguel Ángel Blanco Unas horas antes este mismo asesino se había sentido decepcionado porque únicamente había logrado asesinar a una sola persona. Siempre había pensado que si le detenían, al menos debía ser por el asesinato de más de una persona, pues, en su opinión, una pena en prisión no merecía menos. Sin embargo, ante la presencia silenciosa y humilde de ese anciano abatido tuvo que afrontar por primera vez sentimientos de culpa y de derrota. Reconocería posteriormente que intentó vencerlos con una actitud arrogante jactándose de nuevo de su crimen y de su hipotética efectividad. No obstante, treinta años después sigue sin olvidar el rostro arrugado de aquel anciano y desea que ojalá jamás le hubiese arrebatado a su hijo. Asegura que lo que entonces consideró como una hazaña, nunca lo fue y que no contribuyó un ápice al objetivo idealista y vago de liberar Irlanda. Sí sirvió en cambio para POOL Imagen imborrable Como explicó a quien esto subscribe en diversas entrevistas personales, el asesino de Leneghan reconocía no haber podido olvidar la imagen del cuerpo desangrándose y desplomándose a cámara lenta mientras vaciaba el cargador de su pistola. Su comparecencia ante el juez fue la de un joven envalentonado y desafiante. Su frialdad y arrogancia sólo se vieron amenazadas cuando descubrió en la sala la presencia del padre de esa persona a la que había asesinado cobardemente. Su mirada se clavó en aquel anciano para reparar en el rostro de un hombre triste, cansado, que acababa de recibir la noticia del asesinato de su hijo. Años más tarde todavía recordaría con absoluta nitidez su vestimenta: un abrigo deshilachado y una camisa vieja. Era un hombre pobre e indefenso que le hizo sentirse avergonzado de su crimen. Mientras estos pensamientos recorrían su mente su conciencia le atormentaba: había asesinado al hijo de ese hombre frágil que aparecía ante él completamente destrozado y con una enorme dignidad. provocar otras muertes y para que otros desearan verse liberados de asesinos como él. Como en el caso de este ex preso del IRA, bajo la bravuconería que muchos etarras despliegan ante el juez se esconde una realidad escasamente romántica que objetivamente es susceptible de provocar un nulo orgullo o halago a pesar de sus intentos por demostrar lo contrario. En contraste con esa exaltación de la violencia en la que mu- El PSE confirma que se ha paralizado el acercamiento de presos previsto para el verano ABC BILBAO. El portavoz parlamentario del PSE- EE y secretario general de los socialistas vizcaínos, José Antonio Pastor, manifestó que habrá acercamiento de presos etarras al País Vasco, una vez que las conversaciones entre el Gobierno y ETA empiecen a dar sus frutos Asimismo, afirmó que, aunque en un principio previó que en verano se iba a poner en práctica esta medida ahora los tiempos se han ralentizado porque las conversaciones entre el Gobierno y ETA se iniciarán a finales del periodo estival. En este sentido, manifestó que, aunque es al Gobierno a quien corresponde decidir sobre cuándo procederá al acercamiento, es evidente que en pocas semanas o en pocos meses podrá empezar a haber movimientos, una vez que las conversaciones empiecen a dar sus frutos Además, dijo que desconoce si existen contactos preparatorios de las conversaciones entre representantes del Ejecutivo y de la banda criminal. Pastor consideró también que este verano Batasuna tendría que abordar la tarea política que tiene pendiente y debería dar los pasos necesarios para convertirse en un partido legal. No sé si lo están haciendo ya o no. Es algo que les corresponde a ellos, pero, en principio, sería deseable que así lo hiciesen manifestó. Pintadas contra el PP Mientras, la sede del PP de Guecho (Vizcaya) apareció ayer con una pintada en la que se puede leer un PP muerto, un euskaldun contento Se trata del tercer ataque en apenas una semana que registra el local de la formación popular, situado en la Avenida Zugazarte de Las Arenas. En el primero, varios desconocidos colocaron