Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 22 7 2006 Cultura 61 LA HISTORIA DE ESPAÑA NOVELA A NOVELA Mañana, con ABC, duodécima entrega de la colección de novela histórica. Conjura en Madrid de José Calvo Poyato, por tan sólo 1,99 euros más ÓPERA Siegfried Wagner: Siegfried Intérpretes: J. F. West, O. Sergeyeva, V. Vogel, E. Nikitin, S. Leiferkus, K. Rydl, Q. L. Zhang, N. Karl, Orquesta de París. Dir. Ch. Esenbach. Lugar: Auditorio de San Lorenzo de El Escorial. Fecha: 19- VII. El primer Borbón en un Foro intrigante LUIS CONDE- SALAZAR INFIESTA ¿QUIÉN DIJO MIEDO? ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE con otros diseñados por En 1700 moría Carlos el autor en una narraII, El hechizado sin ción en la que el falso descendencia. En su conde de Cantillana detestamento dejaba claberá desentrañar un ro que el sucesor al tromisterioso plan para no de España sería Feacabar con Felipe V, molipe de Anjou, nieto de narca con el que se iniLuis XIV de Francia y ciaba una dinastía en Esque a la postre se conpaña que supondría, severtiría en Felipe V, el gún Calvo Poyato, la primero de los reyes configuración de un nueborbones que portavo modelo de Estado, rían el cetro español. mucho más centralizaSin embargo, la compodo Página a página se sición y los intereses va desarrollando una de las alianzas eurotrama trepidante con peas no eran de lo más agentes secretos, cartas adecuado para permicifradas, espías y asesitir que eso sucediera natos. Un reto, sin duda, así. La unión de Espaeste de envolver una ficña y Francia no era plación en historia real y to de gusto para Inglaque el propio autor así terra, Holanda y el Imdefine: La mayor difiperio. Las posesiones cultad estuvo en introduespañolas de ultramar cir en la novela a persoeran una golosina denajes de ficción, como el masiado apetecible coconde de Cantillana, en mo para que se la reparCon Felipe V se configuró un modelo nuevo de Estado en España ABC el Madrid que vivía la tieran dos niños rácaguerra de Sucesión, pornos. De fronteras para que personajes como los agentes franadentro la cosa no estaba mucho meceses Regnault y Flotte existieron y se jor; mientras que Castilla apoyaba, en movieron por el Madrid de 1707 para parte, a los borbones, Aragón apoyabuscar, aunque resulte increíble, la ba, en parte, a los austracistas que caída del primero de los Borbones espaquerían en el trono al archiduque de ñoles. También ambientar determinaAustria. Buena parte del estamento das escenas, sobre todo las populares, eclesiástico apoyaba a los borbones. para que respondiesen a la realidad de Pero el muy católico Papa Inocencio se lo que ocurría Y buena parte de lo decantaba por el protestante Austria. que ocurría lo recogió Poyato de diverLa guerra era inevitable. Un conflicto sas fuentes: Conocí la historia de esta de carácter internacional que a nivel conjura en el libro de Vicente Bacallar nacional se podría definir como gue Comentario a la Guerra de Esparra civil. ña publicado en 1727; todo un clásiEn este disparatado ambiente, y cenco. Encontré documentación en el Artrándose en el Madrid de mentideros y chivo Histórico Nacional, en la sec muchos judas de alcurnia se desarroción de Estado y también en manuscrilla Conjura en Madrid la gran fictos de la Biblioteca Nacional, sección ción histórica del cordobés José Calvo de Raros y Curiosos. Me resultaron útiPoyato (1951) un especialista apasioles la Memorias del duque de Saint- Sinado de esa compleja etapa de nuestra mon Por supuesto, aquel momento memoria, que él mismo define así: A de la Historia de España también tuvo comienzos del siglo XVIII los españoEn el Madrid de su repercusión en la concepción del poles que contemplan el final de la Casa mentideros y muchos lítico como hombre de Estado. Para la de Austria y la llegada de los Borbones judas de alcurnia se política fue un momento de cambio. tienen sentimientos encontrados. HaLos ministros sustituyeron a los valibía mucho rechazo a los franceses, sodesarrolla esta gran dos y los ministerios al sistema de Conbre todo en la Corona de Aragón, pero ficción histórica sejos. Se produjo el ascenso de la pequetambién eran muchos los que deseaña y mediana nobleza a los centros de ban el final de los Austrias. El desgodecisión política. Se dio un paso de gibierno de esa dinastía había traído mugante hacia un concepto más moderno bién, como en Europa, un conflicto de cha miseria. Sin embargo, he de señade lo que es un político. En la corte, en intereses e, incluso, de estamentos solar que la división de los españoles anfin, hubo una verdadera lucha con los ciales te aquel conflicto no responde exactafranceses que Luis XIV envió como ase Conjura en Madrid es un libro en mente a un enfrentamiento entre las sores de su nieto Felipe V el que personajes reales se mezclan coronas de Castilla y Aragón. Fue tam- ra una de las propuestas de más riesgo del primer Festival de San Lorenzo de El Escorial: ofrecer Siegfried segunda jornada de la tetralogía wagneriana, en versión de concierto. Sin más. Una sola sesión musical de seis horas y media, descansos incluidos, con el escenario dedicado a la orquesta, al maestro y a los intérpretes, cantando de memoria y sin apenas gesticulación, con los mínimos elementos de utillaje, un yunque para forjar el acero, la flauta y la trompa de caza para incitar a Fafner, el dragón- serpiente, a asomar la cabeza. Ni espada, ni yelmo, ni anillo... ni tan siquiera subtítulos y, además, con la luz justa para leer el libreto publicado en el programa de mano. Pero, a cambio, este Siegfried ha tenido algo fundamental como es un protagonista. Afortunadamente, Jon Frederic West es algo más que un intérprete resistente y comunicativo. Le imprime al personaje heroísmo, brillo y un buen catálogo de detalles expresivos que, bien regulados, le llevaron a terminar el segundo acto de manera culminante, dispuesto a seguir el vuelo y, aún, le permitieron rematar el tercero crecido en fuerza y volumen. Fue entonces cuando West tuvo que imponerse a una orquesta de enorme peso, que había comenzado la obra de manera homogénea, atendiendo más al trazo general que a la realización de detalles, pero que, poco a poco, fue creciéndose en intención. Christoph Eschenbach y la Orquesta de París han llegado a El Escorial con la obra bien aprendida, en perfecta sintonía con unos intérpretes tan sólidos como bien caracterizados. Especialmente en lo que atañe al reparto masculino. De ahí el repugnante enano Mine de Volker Vogel, dibujándose poco a poco, mejorando en color y carácter. Gran realización. Elegante y con presencia el Viandante de Evgeny Nikitin, de claro lirismo y muy inteligible texto. Sergei Leiferkus dio forma a Alberich con voz sólida y vibrante. Hubo grandeza en el Fafner del veterano Kurt Rydl, como tuvo interés la oscuridad vocal y rectitud de la Erda de Qiu Lin Zhang, y corrección en el Pájaro del bosque de Natalie Kart. Olga Sergeyeva, por último, le puso a Brünnhilde garra, temperamento y la limpieza justa en el mensaje. La apuesta era fuerte, sin duda, pero sólo los grandes envites son capaces de proporcionar sólidas ganancias. Todo un éxito. E