Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Cultura SÁBADO 22 7 2006 ABC FLAMENCO Los Veranos de la Villa Cante: Enrique Morente. Guitarras: Rafael Riqueni y Alfredo Lagos. Percusión: El Bandolero. Coros y palmas: Angel Gabarre, Antonio Carbonell, Pepe Luis Carmona y Enrique Morente Jr. Lugar: Patio del Centro Cultural Conde Duque. Fecha: 20- 07- 06. ÓPERA La flauta mágica Mozart: La flauta mágica Int. G. Turay, R. Harnisch, N. Ulivieri, S. S. Koke, A. Reiter. Coro de la Comunidad de Madrid. Orq. Sinfónica de Londres. Dir. escena: D. Abbado. Dir. musical: Sir C. Davis. Lugar: Auditorio de San Lorenzo de El Escorial. Fecha: 20- 07- 05 EL MORENTE MÁS PERSONAL MANUEL RÍOS RUIZ LA GRAN PRUEBA A. G. L. E nrique Morente, granadino, posiblemente tiene en Madrid más seguidores que en ningún otro lugar del país, porque en la capital española se forjó como cantaor, escuchando y alternando con maestros inolvidables de la entidad de Pepe Matrona, Juan Varea, Bernardo de los Lobitos, Rafael Romero y Pepe el Culata, más el apoyo discográfico de José Blas Vega. De ahí que el aforo de su concierto estuviera repleto de un público que le aplaude con verdadero entusiasmo. Y Enrique Morente, ya en los años sesenta y siendo muy joven, demostraba en sus actuaciones y discos que conocía un bagaje estilístico muy importante y el legado interpretativo de grandes figuras, como probó con su excelente disco en homenaje a don Antonio Chacón. Pero, al avanzar en su trayectoria, se ha revelado como el cantaor de su generación más empeñado en ser original, no solamente llevando a cabo fusiones del cante flamenco con otras músicas, sino muy especialmente adaptando los cantes a una concepción sumamente personal, algo que quedó de manifiesto de una forma rotunda en el concierto que nos ocupa. Con un acompañamiento guitarrístico de lujo, a cargo de Rafael Riqueni y Alfredo Lago- -artífices con mucha presencia y a los que lógicamente se les tiene que dar espacios para lucirse- Enrique Morente, mezclando coplas populares con versos cultos, personalizó acentuadamente tanto los estilos festeros- -bulerías al golpe, alegrías, tangos coreados en demasía, por ejemplo- -como las siguiriyas, dentro de un programa amplio, en el que no faltaron las canciones y esa rueda de tonás, con enfondamiento de sonidos tarareados guturalmente, compartida con sus acompañantes. Hay que anotar también su personalismo por fandangos y cantes malacitanos, así como esa tendencia suya a engrandecer los ayeos alargándolos y dotándolos de donosura tonal. Son peculiaridades que caracterizan la personalidad cantaora de Enrique Morente y que suelen ser muy debatidas por parte de la afición, pero que son conseguidas partiendo de ese conocimiento de la tradición que antes señalábamos. El Morente más personal estuvo además entregado a su público de una manera fehaciente. McCoy Tyner, ayer en San Sebastián EFE McCoy Tyner: Bajo el paraguas del jazz se han metido muchas cosas El pianista, que fuera miembro del cuarteto de John Coltrane, actúa hoy en San Sebastián que dará en el festival, titulado An Impulse Records History el músico norteamericano tratará de rememorar la historia del sello Impulse! C. TORRES SAN SEBASTIÁN. Lo importante es reconocer la esencia del jazz y que mantenga su carácter. En los últimos tiempos, bajo el paraguas de la palabra jazz se han metido muchas cosas y en algunas de ellas se ha perdido esta esencia aseguró ayer el pianista McCoy Tyner, uno de los grandes del jazz, que fue miembro del histórico cuarteto de John Coltrane, mi hermano mayor y mi maestro según dijo. El músico, nacido en Filadelfia hace 68 años, compareció ayer ante los periodistas, impecablemente vestido y con una franca sonrisa, que acompañó su presentación a los medios de comunicación, la víspera de su actuación en la plaza de la Trinidad, en un concierto en el marco del Jazzaldia de San Sebastián, en el que tocará con varios músicos de lujo, como Charne Moffett, Eric Gravatt, Eric Alexander, Donald Harrison y el propio Steve Turre, que ya estuvo en este festival hace unos años. b En el concierto Considerado como el inventor del color modal en el piano, Tyner es uno de los músicos que han contribuido más decisivamente al desarrollo del jazz moderno y que sólo echa de menos los viejos tiempos como etapa de su vida en la que aún seguía aprendiendo. Ahora me considero un músico completo explicó. Tocar música, estar con sus amigos y su familia, en definitiva, las cosas sencillas de la vida, son las que más le gustan a esta figura de primera línea del jazz, ganador de cuatro premios Grammy y con una discografía de casi 80 álbumes. En su concierto de hoy, titulado An Impulse Records History el pianista tratará de rememorar la historia del sello Impulse! que entre 1960 y 1974 editó discos de los músicos más avanzados, como Charles Mingus, Pharoah Sanders, Coleman Hawkins, John Coltrane y el propio McCoy Tyner. No obstante, el pianista aseguró que también abordará temas compuestos recientemente. Tyner tocará después del pianista alemán Joachim Kühn, que iniciará su actuación a las 21.00 horas. Capaz de aunar en sus conciertos el virtuosismo de Keith Jarret y la maestría clásica de Bach, de cuya obra es uno de los mayores especialistas, Kühn domina todos los registros. levantó el telón. El Auditorio de San Lorenzo de El Escorial ha puesto su primera ópera sobre el escenario de la sala principal. Siempre hay mucho de sorprendente en el teatro. También cabe lo imprevisto. Lo ha sido comprobar cómo el diseño del foso deja casi muda a la orquesta, en este caso a la Sinfónica de Londres. Más aún: reducida a la mínima expresión. Es una pena, pero le ha asomado el lunar acústico a un edificio de tantas virtudes y en el que prima la cercanía con el escenario. Un detalle importante a la hora de contemplar La flauta mágica mozartiana. O de cantarla. Que se lo digan a los intérpretes de estas representaciones, encantados de tener tan próximo al veterano sir Colin Davis, fino estilista a quien la obra se le ha quedado algo envejecida. Obviamente, no se puede tener todo. Incluso, a veces, es mejor no tenerlo. Al fin y al cabo, algo hace sospechar que una versión tan morosa como la suya puede ayudar mucho a los cantantes. Más en detalle: alguien como Gregory Turay habría tenido muy difícil superar su inicial voz rozada y llegar a ser un agradable príncipe Tamino, bien es cierto que un poco desafinado y de contenida emisión. Otros beneficiados: Rachel Harnisch, a quien la lentitud le facilitó cubrir mucho la voz y calcular cada paso llegando a hacer una Pamina aplaudida y de bonito trazo; Sylvia Kobe, tan ordenada al hacer la coloratura de la Reina de la Noche, y Alfred Reiter, cuya escasez en el grave le dio a Sarastro cordialidad, que no anchura ni poder. Porque no todo el mundo pudo tener el espectro expresivo de Nicola Ulivieri, capaz de un saludable, fresco y cercano Papageno, quien, sólo por eso, mereció el cariño de la Papagena Sylvia en su agradable y simpática intervención. Así que todos juntos, con algunos otros (tan igualaditas las damas, los niños, los sacerdotes y el estupendo Coro de la Comunidad de Madrid) formaron un plantel de uniforme cordialidad. Contentos de pisar la escena ideada por Daniele Abbado en la que la obra queda reducida a sus justos términos, añadiendo mucho de teatro popular y otro poco de evocadora magia de feria. Aparentemente sencillo, ingenioso y hasta ingenuo, fiel a la letra y sonriente. Animalitos en la tierra y niños por el cielo: La flauta mágica Y