Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura SÁBADO 22 7 2006 ABC DANZA Béjart Ballet Lausanne Coreografía y dirección: Maurice Béjart. Obras: L Art d être Grand- Père (Hugues le Bars) Elton Berg (Alban Berg y Elton John) Brel Barbara (Jacques Brel y Barbara) Intérpretes: Béjart Ballet Lausanne. Lugar: Matadero Madrid. Fecha: 20- VII EL GENIO SIGUE VIVO JULIO BRAVO an sólo unos días después de recibir la visita de uno de los grandes mitos de la historia de la danza, Mikhail Baryshnikov, ha llegado a Madrid otra leyenda: Maurice Béjart. Aquél es uno de los más importantes intérpretes de las últimas décadas; éste uno de los más grandes creadores. Y los dos utilizan el mismo camino para llegar a los espectadores: la emoción. Maurice Béjart (que no ha podido desplazarse a Madrid por su delicado estado físico) no es solamente una figura imprescindible dentro del mundo de la danza contemporánea; es, también, uno de los grandes renovadores de la escena europea, uno de los coreógrafos con mayor teatralidad y sentido del espectáculo. Ha bebido de fuentes literarias, históricas, coreográficas o musicales de muy distintos orígenes y T estilos para conformar una obra copiosa y admirable. Es autor de piezas inolvidables, desde sus tempranas versiones de La consagración de la primavera El pájaro de fuego o Bolero que siguen emocionando igual que el primer día, hasta la más reciente Le presbytère que se pudo ver en la anterior visita de la compañía a la capital. A sus casi ochenta años (los cumplirá el 1 de enero del año próximo) sigue Béjart con un caudal creativo extraordinario, con una deslumbrante riqueza de ideas y la modernidad de un joven de veinte años. Las tres piezas presentadas en esta visita a los Veranos de la Villa (las tres estrenadas entre 2000 y 2004 son la mejor prueba de esa creatividad que mantiene intacta Béjart. L Art d être Grand- Père El arte de ser abuelo Elton Berg y Brel Barbara son obras muy distintas entre sí, pero poseen todas el sello de la emoción, están las tres llenas de ganchos que atrapan al espectador desde que se levanta el telón, y tienen una calidad y una personalidad en su desarrollo abstolutamente cautivadoras. Baste como ejemplo la diferencia de emociones, de ritmos y de carácter que le imprime a la segunda coreografía- -donde los bailarines bailan los mismos movimientos primero con la música de Berg y después con una canción de Elton John- -con un simple cambio de música. Sería injusto no referirse al barro que moldea Béjart. Los treinta y cinco bailarines que componen la compañía Escena final de la coreografía Brel Barbara -procedentes de muy distintos países- -son impresionantes en todos los sentidos. Puestos a señalar individualidades, hay que destacar en primer lugar a Gil Roman, un veterano bailarín que es desde hace unos años la mano derecha de Béjart y que es un auténtico prodigio de clase, de elegancia (el último número que bailó se titula, precisamente, Avec élégance La barcelonesa Elisabet Ros es desde hace tiempo uno de los estandartes del conjunto, y en este programa muestra sus espectaculares dotes, su magnetismo y su ABC dramatismo; Béjart lo aprovecha para hacerla aparecer como una Greta Garbo de nuestros días. Los otros dos españoles de la compañía, Ruth Miró y Víctor Jiménez, no participan apenas en el programa, pero obsequiaron al público con un brillantísimo paso a dos sobre la canción Quand on a que l amour que explica por qué Béjart los llevó junto a él. Son las puntas de lanza de una compañía donde también destacan nombres como los del brasileño William Pedro o la francesa Karline Marion.