Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad SÁBADO 22 7 2006 ABC Religión de residencia y acreditar la ausencia de antecedentes penales en su país de origen. También deberá indicar el centro en el que se solicita acreditar al ministro. La nueva normativa ha sido bien recibida en general por las confesiones de notorio arraigo. Así, desde Ferede se valoró positivamente el hecho de que el Gobierno hubiera recogido algunas de sus propuestas, pese a que el Real Decreto no incluye a los colaboradores voluntarios para la asistencia religiosa en las cárceles. En todo caso- -añaden los responsables evangélicos- es importante recordar que esta normativa no afecta a aquellos ministros de culto o voluntarios evangélicos que ya estén realizando una labor de asistencia religiosa en los centros penitenciarios, al margen de los acuerdos de cooperación firmados en 1992. Por su parte, el secretario general de la Comisión Islámica de España, Mansur Escudero, también se mostró de acuerdo con la nueva regulación de la asistencia religiosa en prisiones aprobada por el Gobierno. El proyecto, en opinión de Escudero, supone un importante desarrollo de los acuerdos de cooperación de 1992 El responsable islámico considera que la asistencia religiosa en la prisión tendrá un efecto beneficioso, porque permitirá la educación de los presos en unos valores cívicos y espirituales que les permitan integrarse mejor en la sociedad una vez abandonen la prisión y también a buscar un mejor aprovechamiento de su tiempo durante su estancia en el centro penitenciario Por otro lado, la Fundación Pluralismo y Convivencia creada por el Ministerio de Justicia para subvencionar las actividades culturales, educativas y sociales de judíos, musulmanes y evangélicos, ha convocado las ayudas para 2007, a la que podrán acceder todas las entidades y lugares de culto inscritos en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia. La Fundación financiará hasta un máximo de 30.000 euros por proyecto, que podrá representar, como máximo, el 75 por ciento del coste total de la actividad. Quedan excluidas de dichas ayudas las actividades relacionadas con el culto, así como otras que ya reciban financiación estatal. Procesión de la Hermandad del Cristo de la Columna por el interior de la cárcel de Picassent (Valencia) MIKEL PONCE El Gobierno amplía las competencias de las comunidades judía, evangélica y musulmana en las cárceles Permitirá la creación de locales para el culto siempre que haya una decena de reclusos de cada confesión en un centro penitenciario en prisión no podrán tener antecedentes penales en su país de origen y en España, y deberán acreditar la residencia en nuestro país JESÚS BASTANTE MADRID. El Gobierno ampliará las competencias de las religiones consideradas de notorio arraigo (judíos, musulmanes y evangélicos) en materia de asistencia penitenciaria, en virtud de un Real Decreto que desarrolla los acuerdos de cooperación suscritos por el Estado español con la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (Ferede) la Federación de Comunidades Judías de España y la Comisión Islámica de España. Según el Real Decreto, la asistencia religiosa consistirá en funciones dirigidas al ejercicio del culto, la prestación de servicios rituales, la instrucción y el asesoramiento moral y religioso, así como, en su caso, las honras fúnebres en el correspondiente rito. Ello comprende la habilitación de locales adecuados para el culto en aquellos centros penitenciarios donde haya diez o más reclusos pertenecientes a estas confesiones religiosas. En cuanto a la financiación para los gastos en locab Los ministros del culto les y personal, se ha elaborado un presupuesto de 777.940 euros y que será abonado por la Administración Penitenciaria. Sin antecedentes penales Las entidades religiosas interesadas en tener autorizados ministros de culto de su confesión en centros penitenciarios habrán de solicitarlo a la Dirección General de Instituciones Penitenciarias. Las personas que podrán pres- tar esta asistencia religiosa serán los ministros de culto que sean designados por la iglesia o comunidad de la que dependa, con la conformidad de su correspondiente federación. Los ministros de culto tendrán que reunir algunos requisitos, tales como contar con el nombramiento de su iglesia, aportar un certificado negativo de antecedentes penales en España, y en caso de ser extranjeros, contar con la correspondiente autorización Los metodistas firmarán la declaración sobre la Justificación La Conferencia Mundial Metodista, reunida este fin de semana en Seúl, se adherirá a la Declaración Conjunta sobre la Doctrina de la Justificación, firmada en 1999 por la Iglesia católica y la Federación Luterana Mundial y que, en su día, supuso un paso fundamental de cara a la tan ansiada unidad entre los cristianos. Dicha conferencia, que se celebra cada ocho años, cuenta con la participación del presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, el cardenal Walter Kasper. El movimiento metodista, de carácter evangélico, se originó en la Inglaterra del siglo XVIII como un movimiento de renovación espiritual, misionero y social. Hoy está presente en un centenar de países. La histórica firma de la citada declaración conjunta en la ciudad alemana de Augsburgo el 31 de octubre de 1999, aprobada por la Iglesia católica y la Federación Luterana Mundial, encontró un consenso entre luteranos y católicos en una materia, la doctrina de la Justificación, que se convirtió en causa de la Reforma de Lutero. A finales del año pasado, al recibir a una delegación del Consejo Metodista Mundial encabezada por su presidente, el obispo Sunday Mbang de Nigeria- Benedicto XVI manifestó su reconocimiento por la intención de tal consejo de ratificar la Declaración Conjunta Sobre la Doctrina de la Justificación. En caso de que el Consejo Metodista Mundial exprese su intención de asociarse a la Declaración Conjunta, contribuiría a la reconciliación que deseamos ardientemente y sería un paso significativo hacia la meta de la plena y visible unidad en la fe apuntó entonces el Santo Padre.