Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 22 7 2006 Sociedad 53 Religión El Papa aprovecha sus vacaciones para ultimar un libro sobre Cristo y su segunda encíclica Benedicto XVI viajó por sorpresa a Suiza el pasado miércoles b Destacados vaticanistas apun- tan que la segunda encíclica de Ratzinger llevará por título Labor Domini y abordará el trabajo humano y la globalización JESÚS BASTANTE MADRID. Las vacaciones de Benedicto XVI en la región de Les Combes, en los Alpes italianos, están resultando muy fructíferas. El Papa, que se refugió en este rincón utilizado por Juan Pablo II dedica buena parte de su tiempo al estudio y la escritura, así como a la práctica de su gran pasión: el piano. Pese a todo, el Santo Padre continúa sorprendiendo, y el pasado martes se dejó ver por la frontera suiza, con el pretexto de visitar el monasterio de San Bernardo. Benedicto XVI también está siguiendo de cerca el conflicto en Oriente Medio, y ha convocado para hoy una jornada de oración por el fin de la violencia en la zona. Además, envió telegramas de condolencia para las víctimas del tsunami en Indonesia. Según diversos vaticanistas desplazados a la zona para informar sobre los días de descanso de Benedicto XVI, el Papa estaría trabajando en un libro sobre Cristo, así como en una futura encíclica sobre el trabajo humano. Salvatore Mazza, enviado especial del diario Avvenire, señaló en la edición del pasado domingo que parece que, entre otras cosas, (el Papa) ha vuelto a tomar en sus manos el libro que estaba escribiendo antes de ser elegido sucesor de Juan Pablo II, un texto de teología Dicho documento abordaría el tema de Cristo y su relación con el género humano, así como la relación entre el cristianismo y otras religiones en el mundo, un trabajo en el que Joseph Ratzinger ya trabajaba cuando en abril de 2005 fue designado Pontífice de la Iglesia católica. Otro de los trabajos que ocuparán los días veraniegos del Pontífice, antes de su viaje a su tierra natal en septiembre, sería el de una nueva encíclica social centrada en el valor del trabajo humano. Dicha encíclica, la segunda de su Pontificado, podría titularse Labor Domini El Trabajo del Señor y en la misma el Papa abordaría la visión cristiana del trabajo humano, la importancia del trabajo en la sociedad y el trabajo como necesidad y deber del ser humano. A su vez, denunciaría las injusticias de la situación laboral que padecen millones de personas en todo el mundo, todo ello dentro de una visión ética del mundo globalizado. Pese a este frenético ritmo de trabajo, parece que Benedicto XVI está disfrutando de su retiro en Les Combes. El pasado domingo, las imágenes del Centro Televisivo Vaticano permitieron ver las actividades del Papa en estos días: el rato en su estudio en la residencia de los salesianos que ocupa, un paseo por el jardín, un rato de oración ante la Virgen, y unos momentos ante el piano interpretando una pieza. Quienes han tenido la oportunidad de mantener unos momentos de conversación con el Santo Padre destacan su cercanía y sencillez. Así, el obispo de Aosta, Giuseppe Anfossi, destacó a Zenit que la conversación con él es extremadamente sencilla, como es propio de su carácter. Además, cuando habla está atento a todos En declaraciones a Radio Vaticano, monseñor Anfossi relató una anécdota con el Santo Padre, con quien compartió trayecto desde el aeropuerto a la residencia donde se aloja. En cuanto subió al coche para el traslado del aeropuerto a la casa, la primera palabra que el Papa Benedicto XVI me dirigió fue para pedirme noticias de la salud de mi madre. Francamente no me esperaba tanta delicadeza apuntó el prelado. El Papa parece apreciar verdaderamente estos días de reposo; se le ve muy relajado y contento; Cuando nos hemos saludado, a su llegada, le dije: Sigo siendo el párroco de Introd Y él me respondió: Bien, en la Iglesia se necesita continuidad relataba la semana pasada Paolo Curtaz en las páginas de Avvenire. Invitación a la Expo de Zaragoza Por otro lado, el arzobispo de Zaragoza, Manuel Ureña, aseguró este jueves que tiene la intención de invitar al papa Benedicto XVI para que visite Zaragoza durante la celebración de la Exposición Internacional de 2008. Después de participar en la firma de un convenio de colaboración entre la Sociedad Estatal Expoagua 2008, Ureña insistió en que la invitación no está todavía cursada pero que ya se ha trasladado esta voluntad a la Nunciatura Apostólica. No obstante, el arzobispo explicó que estas cosas hay que estudiarlas con detenimiento y con mucha calma y mucha paciencia porque el Santo Padre no va todos los días a todos los sitios Y agregó que está en el horizonte pero queda mucho trecho por recorrer porque sus salidas tienen una significación muy concreta, y son contadas Benedicto XVI pasea, el pasado martes, en la mansión suiza donde pasa el verano AFP