Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 S 6 LOS SÁBADOS DE El neurocirujano José Cohen, médico de Ariel Sharón, dirige un departamento que atiende a las víctimas más graves del terrorismo cesarias, incluso simultáneas, que pueden salvar su vida. Los responsables del hospital relataron a ABC cómo los atentados fueron un duro y continuo examen a la capacidad operativa del departamento. En la Unidad de Trauma ha sido atendido Ariel Sharón en una sala especialmente protegida, destinada a personalidades, situada a la izquierda del pasillo de ingresos. La unidad está conectada con la Policía, el Ejército y la Estrella de David (equivalente a la Cruz Roja y la Media Luna Roja) y en tiempos de paz atiende sobre todo a las víctimas de accidentes de tráfico. Lo que no puede decirse en estos momentos. Cuando un paciente ingresa, el departamento de Urgencias pone toda su potencia médica en marcha en una carrera contrarreloj que tiene tres propósitos fundamentales: por un lado, evaluar su hospitalización; en su caso, intervenirlo en coordinación con anestesistas, y estabilizarlo antes de la cirugía; y por último, programar el seguimiento del enfermo. Entre los 75 departamentos del Hospital Hadassah hay especialistas de fama mundial y, por ello, allí acuden pacientes de países lejanos, algunos de Oriente Medio, para recibir trasplantes y tratamientos con los mejores medios a su alcance. En Israel hay un impuesto de sa- Con vitrales de Marc Chagall En 1962, como parte de las celebraciones del cincuentenario de la organización humanitaria Hadassah, el hospital jerosolomitano inauguró una sinagoga presidida por una joya artística: los vitrales diseñados por Marc Chagall. El sol estalla en mil colores a través de estas vidrieras que iluminan el templo, con escenas que representan a los doce hijos del patriarca Jacob, de los cuales proceden las Doce Tribus de Israel. Chagall trabajó en estos vitrales durante dos años completos. Como todo en esta tierra, los vitrales han sufrido. Durante la Guerra de los Seis Días, una granada reventó la maravillosa filigrana de colores creada por Chagall. Los responsables del hospital escriben al artista y le comunican el suceso. Él responde: Ustedes preocúpense de los pacientes y soldados heridos, que yo me ocuparé de los vitrales Y así, con 80 años cumplidos, el célebre artista volvió a reproducir las vidrieras completas- -tardó un año y medio- -según los planos originales de su propio trabajo, para dejarlas como estaban en un principio. lud, que financia el hospital en parte. Pero Hadassah nació de la organización humanitaria del mismo nombre, patrocinada por judíos norteamericanos, que ya en 1912 se movilizó para llevar la medicina moderna a Palestina. También acepta donaciones y, de hecho, los nombres de los donantes figuran por todos lados, en los pasillos y accesos, desde quién financió una modesta escalera hasta quién ayudó a comprar los más sofisticados equipos. El hospital Hadassah fue inaugurado en 1961, y tiene un hermano al otro lado de Jerusalén- -con 300 camas y 11 departamentos- situado en el Monte Scopus, un lugar que quedó fuera de control israelí en la Guerra de la Indepencencia de 1948 y fue luego recuperado en 1967, en la Guerra de los Seis Días. de sus compañeros en el departamento también tienen origen iberoamericano. Cohen y su equipo han desarrollado técnicas asombrosas en estos últimos años para intervenciones intracraneales, que han salvado ya muchas vidas. El doctor confiesa que la guerra, desgraciadamente, nos ha dado una experiencia sobrada en el tratamiento del trauma intracraneal en referencia a las víctimas de los atentados suicidas. En este departamento tratamos a un promedio de la mitad de las víctimas de los atentados graves añade. Miembros de su equipo explicaron a ABC algunos casos reales que demuestran los últimos avances de cirugía intracraneal. En concreto, el más llamativo es el caso de una niña de 14 años que, tras un atentado suicida, ingresó en la Unidad de Trauma con un pequeño orificio de 5 milímetros de diámetro por encima de la oreja derecha producido por un trozo diminuto de metralla que se alojó en su encéfalo, en el lado izquierdo. Antes, los protocolos indicaban que este tipo de casos en los que el objeto queda inmóvil en el interior del cerebro no requerían intervención, pero observamos que muchos producían un pseudoaneurisma En efecto, al recibir daño en zonas no elocuentes del cerebro una persona puede mantener las facultades cognitivas y motoras a pesar de que el objeto que ha atravesado su encéfalo haya roto alguna arteria importante. Lo que suele ocurrir es que hay una hemorragia parcialmente contenida por la presión que rodea el vaso, donde no obstante la sangre va formando una bolsa que, días después, se rompe, provocando la muerte irremediablemente. Técnicas asombrosas La técnica desarrollada por el doctor José Cohen y su equipo restaña la arteria desde dentro, llegando hasta la zona desde el interior. Para ello utiliza un microcatéter y repara las paredes rotas del vaso con pequeños filamentos metálicos que detienen la hemorragia. Paralelamente a este proceso, según las imágenes mostradas por los colaboradores del doctor Cohen, también se acaba extrayendo el objeto que causó la herida- -en este caso metralla de una bomba en un atentado suicida- -por el mismo lugar por el que entró. Y sin causar daños. Parece un milagro, pero más asombra saber que después de la intervención, y una vez dada el alta, la niña de 14 años a la que el doctor Cohen salvó la vida volvió a su colegio, y siguió siendo la primera de la clase añade el doctor sin ocultar su emoción. El médico de Ariel Sharón Pero entre todas las celebridades de la medicina que trabajan en Hadassah hay una que luce sobre las demás. Es un soltero de oro que, además, habla español. Se trata del joven doctor José Cohen, de origen argentino, que se hizo famoso por ser el cirujano que operó a Ariel Sharón. A su cargo se encuentra un departamento, el de Neurocirugía, que realiza 700 operaciones de urgencia al año, con 27 camas y una UCI de seis camas altamente especializada. Varios