Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 S 6 LOS SÁBADOS DE ga 3) y vitamina E (antioxidante) Esto ha dado como resultado una bomba antiedad. Para convencer a los escépticos se ha realizado un estudio sobre 57 mujeres que atravesaban un momento difícil y en las que la alteración emocional se evidenciaba claramente en sus rostros. Tras 28 días de aplicación día y noche, el 78,6 reconocieron que los signos de inquietud se habían borrado y el 82 que tenían el cutis radiante, y al 71,4 %l es habían disminuido las arrugas. Spa Ritual, aceites corporales que despiertan las emociones Masajes y emociones La emoción está en sus manos O en las manos de las tailandesas de Fusiom, entrenadas en el Templo de Po de Bangkok para que recordemos que hay otros mundos fuera de la oficina. Sus masajes tienen en cuenta que el olfato está ligado a una parte del cerebro donde se registran las emociones. Según la que se quiera despertar (alegría, tranquilidad, sensualidad... utilizan un aceite aromático diferente. Al aspirar el olor se provoca una reacción sobre el estado de ánimo y, en consecuencia, sobre el organismo. Si además se aplica en las articulaciones y en las partes del cuerpo donde están las pulsaciones, sus estimulantes notas cobran más fuerza. Ya saben. El camino de la felicidad está muy cerca: Fusiom, Alcalá, 44. Madrid. 902 40 20 30 (a partir de 70 euros) Todavía hay más. Natura Bissé ha inventado la neuroaromaterapia un concepto de bienestar que combina el empleo de esencias terapéuticas con un neuropéptido que aumenta la producción de beta endorfinas (las moléculas de la felicidad) Estos neuro- aromas -Detox (cítrico y desintoxicante) Relax (aroma floral que invita al descanso) y Stimul (intenso y oriental, para activar la circulación y reducir grasa) -se pueden catar añadiendo una gotas a la bañera o la almohada o con un masaje en los centros de estética que trabajan esta firma. Información: 93 591 02 30. (120 euros sesión de una hora) Autoestima Para demostrar que la neurocosmética no es palabrería, la firma Lancôme encargó un estudio científico que cuantifica el malestar que sienten las mujeres por el envejecimiento de su piel, y el mieux être (bienestar) que proporciona su nueva crema Absolue. Se trata de evaluar piel joven (de 35 a 40 años) piel peri o posmenopáusica (de 45 a 65 años) sin Absolue, y la misma piel madura con Absolue. El estudio se hizo con el control de un ginecólogo- psiquiatra, otro especializado en la relación con el cuerpo, otro en los estudios de la calidad de vida, y por último un dermatólogo. A las pacientes se les sometía a un test de autoestima (el mismo que mide las percepciones en los enfermos) antes de usar la gama Absolue, y se repetía un mes después de su uso, para ver la mejora psicológica. Y la conclusión fue que mejoraba significativamente la vida social y afectiva del segundo grupo de mujeres, que afirmaban que se sentían menos cansadas que las jóvenes. Este efecto, ya demostrado en 1992 con la aplicación de maquillaje en pacientes con cáncer de piel (no sólo se encontraban mejor anímicamente sino también con más defensas) nunca se había medido con una crema y va a ser presentado en el Congreso Mundial de Dermatología en Grecia en octubre. Tal como dice Eduardo Punset en su libro El viaje a la felicidad este trayecto acaba de empezar y su final es incierto. La felicidad tiene un precio. Y alto. Hypnotherapy, de Orlane, cuesta 420 euros, y se hará esperar hasta el 1 de octubre; Happylogy, de Guerlain, 54 euros, fue la pionera al salir al mercado hace tres años y es el producto más vendido de la firma entre el público joven; Absolue, de Lancôme, 150 euros, estará disponible en septiembre