Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad SÁBADO 22 7 2006 ABC Bruselas prohíbe 22 sustancias cancerígenas de tintes para el pelo b La Comisión Europea impedirá desde el 1 de diciembre la comercialización de tintes con alguna de las sustancias que aumentan el riesgo de cáncer de vejiga ABC MADRID. La Comisión Europea (CE) anunció ayer la prohibición de 22 sustancias presentes en algunos tintes para cabello, por el riesgo de contraer cáncer de vejiga que podría provocar su utilización a largo plazo. La decisión se enmarca en el proceso iniciado hace tres años por Estados miembros, industria y otros implicados para definir una lista de sustancias utilizadas en tintes capilares y que no impliquen riesgos para la salud humana, precisó en rueda de prensa el portavoz de Industria de la CE, Gregor Kreuzhuber. El portavoz explicó que la industria no ha facilitado datos sobre la seguridad de las 22 sustancias, que quedarán prohibidas a partir del próximo 1 de diciembre. Además, precisó que el Comité Científico para Productos Cosméticos que trabaja para la CE recomendó su prohibición sobre la base de un estudio que concluye que su utilización a largo plazo en ciertos tintes capilares puede provocar cáncer de vejiga. Kreuzhuber no descartó que en el futuro se puedan añadir otras sustancias a la lista de prohibiciones. Añadió que la decisión afecta a sustancias que gran parte de las empresas aceptaron en el pasado de forma voluntaria dejar de utilizar, pero que no obstante siguen presentes en algunos productos. Podemos presumir de que la prohibición no tendrá gran incidencia sobre la competitividad de los fabricantes de tintes capilares indica un comunicado de la Comisión Europea. Una de las afectadas, Margarita García, ante la Audiencia Provincial de Barcelona Margarita García es una de las 17 primeras mujeres españolas que han llevado a juicio al laboratorio farmacéutico Sanofi Aventis por los efectos adversos que le causó el fármaco Agreal prescrito para aliviar los síntomas de la menopausia Un calvario con receta médica TEXTO: JANOT GUIL FOTOGRAFÍA: ELENA CARRERAS Sólo productos seguros La prohibición se aplicará también a los tintes capilares importados de terceros países, precisó. La industria cosmética presentó al Comité Científico de la CE 115 documentos sobre la seguridad de sustancias empleadas en los tintes capilares. La CE decidirá por etapas sobre los datos aportados y la primera opinión se conocerá el próximo mes de octubre. El comisario europeo de Industria, Gunter Verheugen, explicó que las sustancias sobre las que no existan pruebas de su seguridad desaparecerán del mercado Los tintes para cabello en la Unión Europea registraron en 2004 un volumen de negocio de 2.600 millones de euros. Más del 60 por ciento de las mujeres y hasta el 10 por ciento de los hombres en la UE se tiñen el pelo, una media de entre 6 y 8 veces por año. BARCELONA. En el Juzgado de Primera Instancia número 12 de Barcelona quedó visto para sentencia recientemente el primer juicio en España contra el laboratorio francés Sanofi Aventis por los efectos adversos que el fármaco Agreal prescrito para los síntomas de la menopausia y que fue retirado del mercado el año pasado por la Agencia Española del Medicamento, ha causado a numerosas mujeres. Durante este juicio, fruto de las cuatro demandas que ya se han admitido a trámite contra el fabricante del Agreal y al que le pueden seguir muchos más- -hay unas 1.400 afectadas en España- diecisiete mujeres relataron su pesadilla. Explicaron que al consumir el fármaco, o justo después- -según ellas crea dependencia- sufrieron depresiones profundas, ansiedad, angustia, apatía, temblores, rigidez en la mandíbula y otros síntomas. La persona número 18 que está incluida como presunta afectada en esta demanda no declaró. Es Isabel, una mujer de Málaga que se suicidó tras caer en un estado depresivo que su familia achaca al consumo de Agreal otros países, como Francia e Italia. Todos estos argumentos no convencen a Margarita García, una de las 17 afectadas que declaró en el juicio. La historia de esta barcelonesa de 54 años se asemeja a la de muchas de las mujeres que explicaron ante el juez su calvario, aunque en su caso la pesadilla llegó al cenit el 7 de julio del año pasado, cuando pensó en tomarse un bote de pastillas y dejar este mundo. Afortunadamente, sorteó ese abismo porque se asustó de pensar en lo que pensaba, llamó a su hermana por teléfono y fueron juntas al hospital. Margarita fue operada de una histerectomía en 2002 y al cabo de dos años su ginecóloga le prescribió Agreal para paliar los sofocos de la menopausia. En ese momento también tomaba antidepresivos que le habían recetado en 1998 por una fibromialgia que la obligó a cerrar una cafetería que regentaba junto a una socia. A los 15 o 20 días de empezar a tomar Agreal, a Margarita se le vino el mundo abajo. No eran los síntomas de la fibromialgia, era mucho peor afir- ma. Dejó de ser la persona alegre y activa, pese a la fibromialgia, capaz de llevar la casa y cuidar a sus tres hijos y su nieto. Todo me preocupaba manifiesta Margarita, quien le dijo un día a su marido: No sé qué me pasa, pero no quiero seguir viviendo Margarita no relacionó su empeoramiento con el Agreal No ponía ningún efecto secundario en el prospecto relacionado con lo que me pasaba alega. Empeoró al dejar de tomarlo Así que siguió tomando el fármaco durante un año de derrumbe psicológico sin causa conocida. El 30 de junio del año pasado, fue a la farmacia a comprar el medicamento contra la menopausia y le dijeron que lo habían retirado del mercado. No se enteró del porqué, simplemente pensó que la ginecóloga le recetaría un sustitutivo. Dejó de tomar Agreal y su estado empeoró. Temblores, rigidez de la mandíbula, el mismo estado depresivo... Tampoco entonces relacionó su malestar con el fármaco, en este caso por haber dejado de tomarlo. Y a los siete días de interrumpir el tratamiento con Agreal fue cuando Margarita pensó en suicidarse, en ese 7 de julio de 2005 que no olvidará. De ese intento ha heredado un tratamiento con antidepresivos por unos síntomas cuya causa no dedujo hasta septiembre del año pasado, cuando vio en la televisión a una mujer que explicaba los males que tenía a raíz de tomar Agreal ¡Es lo mismo que me pasa a mí! le dijo Margarita a su marido. Y se puso en contacto con otras afectadas para llevar a Sanofi Aventis a juicio y demandar al fabricante, porque Margarita exculpa a los médicos que lo recetan. Cree que son los primeros sorprendidos con lo que ha pasado. El laboratorio se defiende El laboratorio farmacéutico se defiende afirmando que no se ha demostrado que los problemas que sufrieron las afectadas, cuyos casos solicita que se estudien uno a uno, fueran por el medicamento y no simplemente síntomas de la propia menopausia. Además, durante el juicio, los representantes de Sanofi Aventis alegaron que el prospecto del Agreal que según las demandantes no alerta de los efectos adversos, es suficiente para que un médico pueda deducir posibles efectos secundarios. Recuerdan también que se sigue comercializando en Recuerdos dolorosos Margarita García sigue con los antidepresivos y ansiolíticos que le dieron tras pensar en suicidarse. Pese a todo, llevaría bien esa carga si no fuera porque explicar su caso ante el juez y escuchar el de otras afectadas le ha hecho revivir su drama. Margarita es vocal de la Asociación de Afectadas por Agreal en Barcelona, por lo que atiende muchos casos de mujeres que buscan un consuelo judicial a su pesadilla. Ahora, Margarita espera una sentencia condenatoria que sirva de precedente y provoque un efecto dominó en las otras demandas.