Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional SÁBADO 22 7 2006 ABC Fallece el carnicero Ta Mok, sanguinario líder de los jemeres rojos que dirigieron Camboya Planeó los Campos de la Muerte que se cobraron cientos de miles de vidas aguardaba entre rejas a ser juzgado por los crímenes contra la Humanidad cometidos entre 1975 y 1979 bajo el despiadado régimen de Pol Pot PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. Mientras esperaba a ser juzgado por crímenes contra la Humanidad, falleció ayer Ta Mok, apodado El Carnicero por ser uno de los líderes más sanguinarios del despiadado régimen de los jemeres rojos que dirigió Camboya entre 1975 y 1979. En esos cuatro años, y bajo el mandato de Pol Pot, el Hermano Número 1 este país asiático perdió dos de sus siete millones de habitantes (un 20 por ciento de la población) Ésa es la cifra de fallecidos durante la utópica revolub A sus 80 años, ción agraria emprendida por esta guerrilla maoísta, que pretendía crear una nueva sociedad sin clases despoblando las ciudades, cerrando las escuelas y fábricas y trasladando a la población al campo para cultivar arroz. Aquel fatídico Año Cero vino acompañado no sólo de las hambrunas que desencadenó tan desquiciado plan, sino también de salvajes purgas de intelectuales y ejecuciones ordenadas por Ta Mok, acusado de idear los infames Campos de la Muerte que se cobraron cientos de miles de vidas. Ta Mok, en una foto de archivo, durante su época al frente de los jemeres rojos tribunal de Naciones Unidas celebrará el próximo año en Camboya. Curiosamente, Ta Mok, que en realidad se llamaba Ung Choeun, era uno de los dos únicos inculpados junto al Camarada Duque Khaing Khen Lev, quien dirigía el centro de tortura de Tuol Sleng, reconvertido hoy en museo del genocidio. A pesar de la brutalidad de los jemeres rojos y del sufrimiento que causaron en Camboya, sus líderes permanecen en libertad. Entre ellos, destacan el antiguo presidente Khiev Zampan, el entonces primer ministro, Nuon Chea, y el titular de Asuntos Exteriores, Ieng Sary, quienes llegaron a un AFP Dos únicos inculpados Por eso, su fallecimiento a los 80 años en el Hospital Militar de Phnom Penh, donde había sido trasladado a principios de junio por sus problemas de salud, ha supuesto un duro golpe para el juicio contra los jemeres rojos que un acuerdo con el Gobierno tras la muerte de Pol Pot en 1998. Ese año, casi dos décadas después de que el Ejército vietnamita derrocara a los jemeres rojos para frenar las incursiones en su territorio, marcó el final de esta guerrilla que se había refugiado en la jungla tras perder el poder, que el propio Ta Mok había arrebatado a Pol Pot poco antes de fallecer. Irreductible pese a la cojera que le causó una mina, este antiguo novicio budista, que en 1940 se unió a la causa anticolonial francesa cuando sólo tenía 16 años, siguió luchando hasta que fue detenido en 1999. ¿Descanse en paz? Sus víctimas jamás lo querrían.