Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 22 7 2006 Nacional 19 LUCHA CONTRA LA INMIGRACIÓN ILEGAL SITUACIÓN EN CANARIAS En plena clase de castellano, un grupo de jóvenes africanos acogidos en Gran Canaria sigue con atención las indicaciones de la profesora La oleada de cayucos sobre Canarias ha dejado, entre los 12.000 inmigrantes clandestinos, más de 450 menores, que pasan sus días en centros de acogida de emergencia donde se busca su integración. ABC ha visitado dos de ellos La guardería de África TEXTO: ERENA CALVO BERNARDO SAGASTUME FOTOGRAFÍA: ALEJANDRO QUEVEDO LAS PALMAS SANTA CRUZ. Hay que cuidar las cosas, las de los demás y las propias reprende Juan José Domínguez, el director, a algunos de los 85 jóvenes acogidos en el centro de atención a menores extranjeros de Gran Canaria. Hace una semana que llegaron a las nuevas instalaciones y, en la mudanza, muchos chicos, de entre 12 y 18 años, tiraron sus zapatillas o las almohadas de las camas. Con mucha psicología, se les premia cuando hacen bien las cosas, pero también se les reprende cuando es necesario La disciplina es muy importante en este centro, el mayor de Canarias. Sin embargo, Juan José cuenta que los chicos, de Malí en un 80 por ciento, no suelen dar problemas. Tras la charla, seguida por todos con picardía y algo de arrepentimiento, comienzan las actividades. Son las diez de la mañana, se levantaron a las ocho y ya organizaron sus habitaciones y el desayuno. Ahora se reparten por grupos. Por aquí los de castellano, los de deportes pueden ir a las canchas y los de agricultura con Armando, el capataz Un joven traduce las instrucciones del monitor, aunque los chicos- -que llegaron en la última avalancha de febrero- se han hecho muy pronto con el idioma, saben que es imprescindible Además de hacer deporte y aprender español, se familiarizan con el mantenimiento del centro, para que aprendan a distinguir entre el ocio y el trabajo Sin embargo, lo que más les motiva son las salidas a la capital o las excursiones del fin de semana Además, se les asigna una paga semanal, de unos quince euros Por cada uno de ellos la Administración gasta 30.000 euros al año. De mantenerse la actual cantidad en las Islas, 450, se transformarían en más de 13 millones cada doce meses, según el informe de un grupo de eurodiputados que visitó Canarias a comienzos del mes pasado. El centro es de carácter abierto, pero no se han registrado fugas. Al preguntárseles, los chicos dicen que están perfectamente Saben que recibirán lo que necesiten y que se preocuparán por regularizar su situación. Me alegro de estar aquí y tengo esperanzas de quedarme, pero claro que echo de menos a mi familia, la llamo todas las semanas El que habla es un malí de quince años que espera ayudar a los suyos pronto, enviándoles dinero. Detrás de cada uno de ellos hay una historia dura, aunque duros han sido también los últimos seis meses. Después de un largo viaje desde la costas africanas, pasaron de un centro a otro, hasta el que hoy ocupan. Son buenos niños y así es como debemos verlos exclama Juan José, indignado por actitudes como la de marzo, cuando incendiaron un centro en Gran Canaria que estaba por recibir a 64 menores. De manera similar, hubo en la vecina isla de Tenerife otro episodio de corte xenófobo, en mayo. Unos vecinos se manifestaron en La Montañeta (Garachico) contra la llegada de un grupo de africanos a un centro de la Cruz Roja. Hoy, de eso ya no queda nada dice con satisfacción Lourdes Guerrero, la directora. De campamento de verano Por cada joven la Administración gasta 30.000 euros al año. Los 450 que hoy se acogen suman 13 millones Se han hecho muy pronto con el idioma, saben que es imprescindible dicen sus monitores para los jóvenes tinerfeños pasó, en estos días, a albergar a 50 extranjeros. Mohamed y Dahmed- -con la camiseta del Barcelona uno, 15 años los dos- -van a jugar al fútbol a un campo que hacía tiempo no se usaba tanto. La Montañeta es una aldea de menos de 200 habitantes, en medio de un paisaje idílico, donde sobran los dedos de una mano para contar la población de jóvenes. Por eso, para programarles actividades deportivas, han debido acudir a los pueblos vecinos, donde practican baloncesto y natación. Y algunos, que no sabían hacerlo, ya nadan con bastante estilo según sus monitores. Con la juventud de Garachico es con quienes más se han integrado dice Leonor Méndez, que desde el Ayuntamiento promueve, en su área de Juventud, actividades con los inmigrantes. Muchos de ellos ya eran sastres o cocineros, en un medio como el africano, donde maduran en plena adolescencia. Y hasta me han dicho que hay uno que tiene dos hijos dice Leonor. Lo que se diga de ellos ahora es anécdota, superado el choque inicial, cuando la población asoció la palabra menores con la de aquellos sobre los que pesan medidas judiciales. Estos son jóvenes normales- -apunta- que te agradecen hasta cuando los saludas