Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 VIERNES 21 7 2006 ABC Cultura y espectáculos El Prado desvela en una interesante exposición el trazo que se oculta bajo las pinceladas de maestros como El Bosco, Botticelli o Rafael en 17 cuadros de su colección. Sus precisiones y seguridades, sus dudas y arrepentimientos quedan al descubierto Lo que la pintura esconde TEXTO: NATIVIDAD PULIDO MADRID. Es habitual que en estas fechas y con el mercurio disparado en los termómetros la gente se quite ropa. Pero no lo es tanto que los cuadros se quiten (metafóricamente, claro) pintura. Un streptease artístico en toda regla es el que podemos ver durante todo el verano- -y hasta el 5 de noviembre- -en el Prado. Con ayuda de las más novedosas técnicas digitales, y en colaboración con la Universidad de Milán, se puede admirar el ser más íntimo de las obras de arte, compararlas con otras creaciones de los mismos artistas, ver cómo trabajaban los maestros y elaboraban sus composiciones, saber si dudaban o no, aclarar autorías, comprobar su estado físico e incluso contemplar el trazo inédito de Memling, Pedro Berruguete o Robert Campin, artistas de los cuales no se ha conservado ningún dibujo. Gracias a las imágenes infrarrojas obtenidas a través de reflectografía salen a la luz los dibujos subyacentes que ocultó el artista a golpe de pincel y que han permanecido en secreto durante siglos. Hasta ahora. Bajo la dirección científica de Gabriele Finaldi y Carmen Garrido (ambos niegan haber violado la intimidad de los artistas) este ambicioso proyecto abarcó unas 200 obras de artistas flamencos, italianos y españoles de los siglos XV y XVI, de los cuales se han seleccionado para esta exposición sólo 17, entre los que se hallan maestros como El Bosco, Botticelli y Rafael. Un estupendo montaje de Juan Alberto García de Cubas sitúa estas pinturas junto a unas cajas de luz (acetato sobre vidrio) en las que surgen, como por arte de magia, los dibujos que ocultan aquéllas. La calidad de las imágenes, lograda con un nueva cámara digital, es extraordinaria, gracias a la cual es posible comprobar con detalle las variaciones entre el trazo primigenio del artista y su obra final. Es casi milagroso- -dice Miguel Zugaza, director del Prado- -poder penetrar en este territorio inaccesible: la idea del artista Aquello que Cézanne llamó el secreto y que Picasso dejó ver sin escrúpulos. Para Zugaza, es una nueva manera de hacer historia del arte, que nos enseña a mirar de nuevo Como curiosidad, estas imágenes ocultas, que permiten ver el trazo y el gesto e incluso determinar la datación de las obras, sólo pueden salir a la luz si los trazos son negros; el resto de los colores son impermeables al infrarrojo. Entre los hallazgos se aprecian los instrumentos que utilizaron los artistas para su ejecución. Así, Jan Gossaert empleaba la punta de plata; Memling, en cambio, se decantaba por la piedra negra. En cuanto a las técnicas, que realmente son las que definen a los maestros, según Carmen Garrido, hay pintores como Yá- Arriba, La Piedad de Fernando Gallego, óleo y temple sobre tabla (hacia 1470) Es una de las tres obras firmadas por el artista que se conservan. A la izquierda, el dibujo que yace escondido bajo la pintura. En el manto de la Virgen aparece la palabra azul Quizá sea una instrucción del pintor para uno de sus colaboradores ñez de la Almedina que optaban por las cuadrículas, al igual que Rafael, que era muy aficionado al calco. Esta técnica, que también empleó Goya, aún se sigue utilizando. Los hay, sin embargo, que usaban unas bolsas de carbón, como Alejo Fernández, de quien se exhibe La Flagelación Este proyecto científico ha servido también para determinar la autoría de algunas obras, como La Sagrada Familia (La Perla) de Rafael, o La historia de Nastagio degli Onesti de Botticelli, sobre las que había dudas. Ha quedado claro que los dibujos que hay bajo ambas pinturas salieron de la mano de los dos maestros, aunque en la obra final participaran sus colaboradores. Hay hallazgos novelescos. es el caso de la inscripción de la palabra azul en el manto de la Virgen en La Piedad de Fernando Gallego.