Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Sociedad VIERNES 21 7 2006 ABC Ciencia Bill Gates incentiva el desarrollo de una vacuna contra el sida a través de una red de investigadores Respaldará con 226 millones estudios poco convencionales al margen de ayudas públicas b La idea es combinar el trabajo de los mejores cerebros. Por eso, 165 investigadores trabajarán en 16 proyectos que servirán para crear una red científica internacional PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. En su vertiginoso intento de revolucionar el mundo dos veces a lo largo de una sola vida- -primero con la informática y ahora a través de la filantropía- la fundación creada por el magnate Bill Gates ha anunciado una donación de más de 226 millones de euros para incentivar el desarrollo de una elusiva vacuna contra el sida. Pero con un peculiar y fundamental empeño: forzar la cooperación internacional de científicos de máximo prestigio y promocionar trabajos poco convencionales. El paquete de subvenciones anunciado esta semana por la Fundación de Bill y Melinda Gates se reparte entre 16 proyectos encaminados a crear una gran red internacional de cooperación científica entre 165 investigadores repartidos en 19 países. Según ha explicado el doctor Nicholas Hellman, asesor médico de la Fundación Gates, la idea es combinar los mejores cerebros alrededor del mundo y forzar un giro copernicano en sus respectivos métodos de trabajo. Esta donación es la mayor realizada hasta la fecha por el ex presidente de Microsoft en materia de sida y se produce justo después de que el mes pasado el multimillonario Warren Buffet se sumase a este ingente esfuerzo filantrópico reconocido con el último premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional. Al trascender esta suma de fortunas al servicio del bien común, Melinda Gates confirmó que su gran sueño era impulsar una vacuna efectiva contra el virus VIH. Bill y Melinda Gates en una visita en 2003 a Mozambique, dentro de sus actividades para la erradicación de la malaria dio se encuentra implicado David Baker, bioquímico de la Universidad de Washington famoso por haber creado el proyecto rosetta home que emplea ordenadores personales infrautilizados en todo el mundo para analizar proteínas, siguiendo el modelo de SETI home para la búsqueda de vida extraterrestre. En estos momentos, la comunidad científica experimenta con un centenar de vacunas contra el VIH pero sin grandes esperanzas de lograr una protección significativa. Solamente un prototipo, Aidsvax ha llegado a la fase de ensayos clínicos a gran escala que terminaron en el año EPA 2003 sin resultados positivos. A juicio de la doctora Juliana McElrath, del Instituto Fred Hutchinson y una de las beneficiarias de la Fundación Gates, si se lograse desarrollar una vacuna con tan sólo una eficacia del 60 por ciento, lograríamos un inmenso impacto Ayuda de computadores Entre los proyectos respaldados por la Fundación Gates- -con la obligación de compartir datos y materiales- se encuentran líneas de investigación heterodoxas y poco convencionales, no proclives a recibir ayudas públicas. Desde los trabajos del doctor David Ho para aclarar el funcionamiento de las células dendríticas del sistema inmune hasta el interés de un grupo de investigadores británicos por los extraños anticuerpos desarrollados por las llamas andinas. Teniendo en cuenta la sensibilidad digital de Bill Gates, su fundación también ha decidido respaldar el proyecto del Instituto de Investigación Biomédica de Seattle para diseñar con ayuda de computadores proteínas sintéticas capaces de eliminar la legendaria capacidad del virus VIH para no ser detectado por el sistema inmune de los humanos. En ese ambicioso estu- La sonda Cassini descubre en una luna de Saturno una región con geografía similar a la terrestre DANIEL MEDIAVILLA MADRID. Xanadú era la mítica capital veraniega del imperio mongol bajo Kublai Khan y en su honor nombraron los científicos la brillante región que el Hubble descubrió en 1994 sobre la superficie de Titán, una de las lunas de Saturno. Es poco probable que a el Khan le hubiera gustado este nuevo Xanadú- -con temperaturas rondando los 180 grados bajo cero- -como residencia de verano, pero, según la información que la sonda Cassini ha enviado a la Tierra, no se habría encontrado una geografía completamente extraña. Xanadú tiene el tamaño de Australia y sus características geológicas presentan importantes similitudes con las de nuestro planeta. Las imágenes de la Cassini, tomadas con un sis- tema de radar desde la órbita de Titán, muestran la variada topografía de la zona. Partiendo desde el oeste, se observa primero una región ocupada por oscuras dunas de arena que dan paso a una zona atravesada por redes fluviales y dominada por valles, colinas y montañas. Como sucede en la Tierra, los pequeños ríos desembocan en áreas más oscuras, que podrían ser lagos, y continuando hacia el este, un cráter- -que puede tener origen volcánico o haber sido causado por un meteorito- -añade diversidad al gélido paisaje de Xanadú. Hasta ahora, sólo podíamos especular sobre la naturaleza de este misterioso país, demasiado lejano para que sus detalles pudiesen ser revelados por telescopios espaciales o terrestres explicó el científico del Proyecto Cassini de la Universidad de Arizona Jonathan Lunine. Ahora, gracias a los poderosos ojos del radar de la sonda Cassini, los hechos están reemplazando a la especulación remató Lunine. Los científicos creen que la labor erosiva que el agua realiza en la Tierra habría sido desempeñada en Titán por el metano, que conserva el estado líquido pese a las bajísimas temperaturas que se producen. Manantiales de metano Las observaciones de la sonda Huygens de la Agencia Espacial Europea y de los Voyager de la NASA sugieren que el metano caería sobre la superficie de la luna en forma de lluvia y brotaría desde manantiales. De este elemento estarían formados los ríos responsables de tallar los canales observados por Cassini y de trasladar granos de distintos materiales que se acumulan para formar dunas. El sistema de imágenes tomadas por radar ha sido esencial para superar la densa atmósfera de Titán, que impide tomar fotografías con telescopios convencionales.