Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 21 7 2006 Internacional 31 VIENTOS DE GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO RADICALIZAR MATANDO HAIZAM AMIRAH FERNÁNDEZ Investigador principal de Mediterráneo y Mundo Árabe del Real Instituto Elcano os radicales no nacen, se hacen. En Oriente Medio, el radicalismo de hoy hunde sus raíces en las injusticias y agresiones del ayer. Sin comprender esto poco se puede entender de lo que ocurre en la región, ni del comportamiento de sus gentes. El radicalismo no es una condición inevitable, ni propia sólo de algunos. Cada vez que Oriente Medio se pone al rojo vivo se vuelven a encender las pasiones, y no sólo de quienes sufren directamente las consecuencias, sino también de los que, desde la comodidad de la distancia, emiten opiniones más o menos informadas- -o interesadas- -que en nada ayudan a explicar lo ocurrido ni a resolver las tragedias humanas que viven las poblaciones inocentes de uno y otro lado. Sin duda, la captura de soldados israelíes por grupos armados palestinos y libaneses es una provocación hacia el Estado hebreo, pero no es más reprobable moralmente que la férrea ocupación militar que mantiene Israel desde hace décadas, contraviniendo la legalidad internacional, ni que los constantes daños colaterales que causa su uso desmedido de la fuerza letal. El problema de fondo en Oriente Medio es L que nadie en el mundo hace respetar unas normas de convivencia que se apliquen de igual manera a todos. Nada tiene que ver esto con la defensa de la civilización occidental Es algo tan simple como tratar a las personas y a los pueblos con igualdad y dignidad, principio éste arraigado en el sistema de valores occidentales, dicho sea de paso. Mientras eso no ocurra, difícilmente Oriente Medio generará buenas noticias. Frente a las acciones de Hizbolá y Hamás, era de esperar una respuesta israelí. Ahora bien, castigar con crueldad a todas las poblaciones del Líbano y de Gaza a la espera de que se deshagan de Hizbolá y del gobierno de Hamás es algo ilusorio. ¿O acaso esa fórmula le ha funcionado antes a Tel Aviv con alguno de sus enemigos? Las poblaciones afectadas ven, a pesar de las críticas que hagan a estos grupos, que la parte agresora es Israel. Al mismo tiempo, amplias mayorías sociales árabes consideran las acciones de estos grupos como resistencia legítima frente a la ocupación, ante la pasividad de sus regímenes. ¿Realmente creen los gobernantes israelíes que, para recuperar a los dos soldados capturados, su Ejército Varios libaneses miran a un hombre alcanzado por una explosión en Beirut AP El problema de fondo en Oriente Medio es que nadie hace respetar unas normas de convivencia que se apliquen de igual manera a todos necesite destruir la infraestructura por todo el Líbano, matar por el momento a cerca de 300 personas (menos de diez eran miembros de Hizbolá) y provocar el desplazamiento de medio millón de seres humanos? Parece también contradictorio que Israel exija reforzar el papel del Ejército libanés dentro de sus fronteras, y que luego bombardee sus posiciones causando numerosos muertos. Esta no parece la mejor forma de promover la libertad y la igualdad, y mucho menos de defender los valores occidentales. La agresión desmesurada israelí puede hacer sentirse fuerte a un primer ministro que, hasta ahora, no se había estrenado en aventuras militares, pero su efecto radicalizador se seguirá sintiendo durante largo tiempo. La tibieza de la reacción internacional frente a los ataques israelíes y la falta de mediación eficaz confirman la sensación de abandono que sienten muchos en Oriente Medio. Una vez más se utiliza la violencia desproporcionada, los castigos colectivos y las demostraciones de fuerza desmedida con el pretexto de luchar contra el terrorismo. Sin embargo, después de haber aplicado estos métodos tantas veces antes, ¿no queda patente que el radicalismo no se ha reducido en la región? Mientras el valor de la vida no sea el mismo para todos, a nadie debe extrañar que continúe habiendo bombas humanas y más expresiones de desesperación destructiva.